• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Quien sabe no necesita copiar ni imitar.

  • 10 octubre 2011

    El despido de Ana Pastor sería nulo.


    En este momento hay usuarios conectados a Laboro leyendo los cientos de artículos y miles de comentarios publicados.

    Suponiendo que Ana Pastor tenga contrato laboral, su cacareado futuro despido por razones ideológicas sería un despido nulo de manual, lo cual llevaría consigo que TVE sería obligada a readmitirla en las mimas condiciones (art.281.1 LPL) y a pagarle y cotizar todos los salarios que dejara de cobrar entre el despido y la readmisión. Si se negaran a la readmisión, Ana Pastor seguiría de alta en la SS y cobrando el mismo salario (art.282 LPL).

    Las razones de la nulidad del despido serían más que obvias. Es impresionante que se esté diciendo que la van a despedir porque es de izquierdas o porque no simpatiza con las derechas o incluso porque manifiesta sus tendencias en sus entrevistas. ¿Pero es que aquí nadie se ha leído nunca el art.55.5 del ET? "Será nulo el despido que tenga por móvil alguna de las causas de discriminación prohibidas en la Constitución o en la Ley, o bien se produzca con violación de derechos fundamentales y libertades públicas del trabajador."

    Pues bien, precisamente el art.14 CE dice: "Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social." Por tanto, despedir a Ana Pastor por ser del Atleti sería despido nulo no sólo por discriminación, sino también por violación de sus derechos fundamentales a la libertad ideológica (16 CE) y la libertad de expresión (20 CE). Es decir, que a un trabajador, aunque sea Periodista como Ana Pastor, no se le puede despedir por su opinión. No se la puede despedir por ser de izquierdas. De hecho, precisamente por haber manifestado opinión o tendencia política no se la puede despedir en base a ella. Pero en cambio en ciertos medios se dice todo lo contrario. Dicen que haber manifestado tendencias u opiniones es LA razón del futuro despido. O no tienen ni p... idea de derecho laboral de preescolar II o se lo pasan por el forro. Todo ser humano tiene tendencias y opiniones. Si por ser de izquierdas o de derechas se despidiera a un auxiliar administrativo de una gran empresa famosa sería noticia de portada. Pero aquí hay montones de personas diciendo y anunciando tranquilamente que a Ana Pastor la van a despedir por su opinión y no sólo no pasa nada sino que alguno lo jalea.

    Claro que en la carta de despido le pondrían otra causa y reconocerían que el despido es improcedente. Pero eso no les valdría de nada, porque la doctrina clara y consolidada del TC (SSTC 38/81, 37/86, 47/85, 114/89, 21/92, 266/93, 180/94, 136/96 y 90/97 entre otras) dice que si el trabajador aporta “un indicio razonable de que el acto empresarial lesiona su derecho fundamental”, sobre la empresa “recae la carga de probar que su actuación tiene causas reales absolutamente extrañas a la pretendida vulneración de derechos fundamentales, así como que aquéllas tuvieron entidad suficiente como para adoptar la decisión” (STC 90/97). Para el que no lo sepa, un indicio es algo menos contundente que una prueba.

    A Ana Pastor se le van a salir los indicios por las orejas de aquí a diciembre. Podría presentar un saco de indicios y como la cosa siga así le van a poner a huevo hasta las pruebas directas. En cambio TVE, ¿qué tipo de prueba en contrario podría aportar? Como no sea que aún no tiene el Pulitzer ni el Emmy entre los premios que le han dado. Porque desde luego parece que iban a tener jodido probar bajo rendimiento.

    Actualización 4/8/12: Es posible que en vez de un despido se produzca un "cese" o como lo quieran llamar. Es decir sacarla de un programa para ofrecerle otro pero con el verdadero objetivo de quitarla de informativos, al menos en horarios de audiencia. Pues bien, no sólo un despido sino que cualquier medida de la empresa puede ser nula radical (arts.177 al 184 LJS) cuando se produce con violación de derechos fundamentales, como podría ser en este caso, lo cual no sólo puede dar lugar a la reposición en la situación anterior sino también a una indemnización por daños y perjuicios, incluidos daños morales.

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Quien sabe no necesita copiar ni imitar.

    7 comentarios:

    ifanlo dijo...

    Interesante enfoque... pero claro que eso dependerá del tipo de contrato que disfrute, ¿no?

    Si tuviese un contrato de Obra y servicio para presentar el programa X, supongo que para despedirla deberían dejar de realizar el programa X, aunque luego realizarían un programa Y de formato similar. Y en ese caso imagino que podría demostrar que el cierre del programa X ha sido fraude de ley, o como se llame la figura jurídica.

    Creo que hay bastante opacidad sobre los contratos que disfrutan las estrellas televisivas; en la prensa tan sólo sale que "fulanito renovó contrato con tele-caca para la realización del programa X durante tres años" (o cosas por el estilo).

    Ashura dijo...

    A mí esta presentadora me encanta. Me gustaba Pepa Bueno cuando llevaba los desayunos de la 1, pero enseguida me acostumbré a Ana Pastor, y creo que de hecho, me gusta más su estilo incisivo al hacer las entrevistas. Me daría mucha pena que la despidiesen. Pero aunque no puedan hacerlo, por las cuestiones que habéis explicado, si que podrán cambiarla de programa, o meterla en realización, donde ya nadie la vea, ¿no?

    David Soler dijo...

    Je, todo esto es muy bonito y tiene mucho sentido. Pero no estamos hablando de un empleado cualquiera contra una empresa cualquiera. Estamos hablando de que lo que será el futuro Gobierno de España, con probable mayoría absoluta y control de los tres poderes (que ríete tú de la separación de los mismos), así como un largo historial de mangoneo serio en casos por el estilo.

    Ana Pastor podrá denunciar y probablemente sacarse una indemnización guapa, pero lo de seguir ocupando su puesto lo veo negro. Hablamos de política, no de justicia. Por desgracia, en este país la primera está por encima de la segunda en muchos casos.

    Laboro dijo...

    Ya se ha dicho que todo depende del contrato que tenga. Existen los contratos de alta dirección y dentro de las empresas públicas están los contratos "de confianza". Pero si tiene un contrato laboral normal y corriente, sea del tipo que sea y cobre lo que cobre, el despido por su opinión sería nulo.

    Obviamente la intención de fondo de este artículo no es comentar el despido de Ana Pastor, sino comentar los despidos nulos por vulneración de derecho fundamental, que son muchísimo más frecuentes de lo que podríais pensar. Por ejemplo, cuando despiden a un trabajador a consecuencia de que previamente ha demandado o denunciado a la empresa o simplemente ha solicitado un derecho.

    Noe dijo...

    A mí me parece que Ana Pastor es una periodista valiente, pero desde el punto de vista empresarial, en este ámbito del periodismo, quizás quieran conseguir la imparcialidad del presentador/a (peco de ingenuidad) Está claro que Ana Pastor no la tiene, así como el 90% de los medios de comunicación en España, algo que para muchos es un claro ejemplo del cumplimiento del citado artículo de la Constitucióny para otros una violación de lo que debería ser mero periodismo informativo.
    Imagino que esas son las dos caras de esta moneda.

    Javier Martínez (J MARVIN) dijo...

    Como periodista, lo que veo ingenuo es pretender la absoluta imparcialidad de un informador. Lo que ocurre es que Ana Pastor ejerce -de una manera a la que ya no estamos acostumbrados- la primera y crucial labor del periodista: sencillamente, preguntar. Y eso molesta, más en una época en la que ya se nos anuncian ruedas de prensa "sin turno de preguntas" y nos quedamos tan anchos. Por último, y como sugerencia a Laboro, sería interesante indagar en las relaciones laborales en las empresas informativas. Entre eternos contratos en prácticas, horas extra sin límite, falsos autónomos, etc., daría mucho de sí.

    Meldriel dijo...

    Genial como siempre, Laboro!!

    ¿Algún día nos hablarás de la baja voluntaria de contrato?

    Por ejemplo: Nunca he entendido por qué hay que dar 15 días si igualmente no te corresponde indemnización...

    Gracias!!!!

    NO SE CONTESTARÁN las consultas laborales que se hagan en los comentarios. Dichas consultas solo se admitirían y se contestarían mediante el servicio profesional de consultas laborales privadas, sin necesidad de que mencione la empresa implicada. Para escribir auténticos comentarios (no consultas laborales) pulse aquí.