• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 28 febrero 2018

    El cobro del "paro" también beneficia a los empresaurios.




    La prestación contributiva por desempleo, que es el nombre oficial del "paro" que se puede cobrar al finalizar una relación laboral en ciertos casos, se supone que fue pensada en beneficio de los trabajadores. Una especie de seguro de desempleo, es decir que la SS te paga un dinero cuando sufres el "accidente" de quedarte sin trabajo, al igual que la aseguradora se supone que te paga la reparación cuando alguien te da un golpe en el coche. Pero esto es Españistán, por lo que el uso de esta prestación se desvirtúa y acaba beneficiando a los empresaurios pero pareciendo que beneficia a los trabajadores. ¿Es que te parece rara una cosa así? Pues lo mismo que te venden que para facilitar la contratación hay que facilitar el despido, que es como decir que para que las parejas tengan más hijos hay que facilitar su abandono en la puerta de un convento. El uso fraudulento de esta prestación se basa en los siguientes elementos:

    1. Cualquier empresaurio pronto se da cuenta de que el despido barato e incluso gratis es sencillísimo de conseguir en Españistán porque muchos trabajadores solo quieren "los papeles del paro" y si se los dan firman lo que sea. Es decir que gracias a la existencia de la prestación por desempleo, no se impugnan muchísimos despidos que podrían ser improcedentes o incluso nulos. En el momento en que el trabajador sabe que ya ha trabajado el suficiente tiempo para cobrar paro y/o subsidio cuando le echen, prefiere no meterse en líos de demandas. Es más, son millones los trabajadores que a cambio de los papeles del paro pactan despidos supuestamente indemnizados pero sin cobrar realmente la indemnización, es decir que se la queda el empresaurio aunque los trabajadores se creen que el dinero se queda en la empresa, que no es lo mismo pero tampoco lo saben. Por tanto, gracias a la prestación por desempleo el despido puede costar mucho menos de lo que dice la Ley o no costar nada o incluso producirle beneficios al empresaurio, que podría convertir dinero de la empresa en dinero del empresaurio en B que supuestamente cobró el trabajador.

    2. Lo mismo cabe decir de demandas de reclamación de cantidad por diferencias salariales causadas por haberse "equivocado" de convenio o por haberse "equivocado" de categoría profesional o por haberse "equivocado" en las nóminas o por haberse "equivocado" en el finiquito o incluso por haberse equivocado en todo a la vez. El trabajador no suele presentar este tipo de demanda ni siquiera después de que le echen por la misma razón que en el punto anterior, es decir porque tiene el paro y se conforma. Pero si el trabajador no tuviera esperando el dinerito del paro, otro gallo cantaría tras muchos despidos, tanto en lo que respecta a la impugnación del mismo como a la posible reclamación de cantidad.

    3. La mayoría de gente no sabe de dónde sale del dinero del paro. Creen que procede de una especie de ente indeterminado llamado "Estado". Algunos hasta dicen que lo paga "el gobierno". Pero no. El paro es una prestación de la SS y que por tanto se paga básicamente con el dinero de las cotizaciones a la SS. Es decir, con el mismo dinero con el que se pagan las jubilaciones y otras prestaciones contributivas. Los trabajadores pagan cotizaciones a la SS aunque muchos tampoco lo saben. Alguno dirá que las empresas también pagan cotizaciones; pero eso sería como decir que las empresas pagan los coches de los trabajadores, las casas de los trabajadores, los teléfonos de los trabajadores y las salidas a cenar de los trabajadores. Es extraordinariamente obvio que el dinero de las cotizaciones empresariales también sale del mismo sitio que todo lo demás, es decir del fruto del trabajo; por lo que quien realmente paga las cotizaciones de la empresa es también el trabajador aunque sea con su trabajo en vez de directamente con su dinero. Por tanto, el dinero que cobran de paro los extrabajadores lo pagan básicamente los trabajadores, una parte con su trabajo y otra parte con sus cotizaciones directas.

    4. Gracias al cobro del paro muchos procesos de acoso laboral consiguen el objetivo que persiguen los empresaurios que los aplican. En principio el empresaurio suele pretender que el trabajador dimita, para que se vaya sin cobrar, pero podría ser difícil conseguirlo precisamente porque en caso de dimisión no hay derecho inmediato a la prestación por desempleo. Pero el empresaurio listo y con experiencia sabe que no hace falta llegar a tanto. Suele bastar con que le ofrezca "los papeles" del paro a la víctima de la forma explicada en el primer apartado. Es decir tú me firmas un despido en el que supuestamente te pago 10.000€, te doy los papeles del paro pero los 10.000€ me los quedo yo y si no quieres te quedas pero te sigo puteando.

    En resumen, la prestación por desempleo también puede servir para lo de siempre, que es para facilitar que los empresaurios puedan pagar lo que quieran y despedir cuando quieran y como quieran. ¿Que los trabajadores también se benefician porque es una ayuda para sobrevivir en caso de desempleo? Pues sí, pero es una ayuda que básicamente los trabajadores se pagan unos a otros, con lo que al colectivo empresaurial eso le da lo mismo.

    Un hecho que corrobora esta tesis es la existencia del famoso certificado de empresa, que es un absurdo requisito para solicitar el paro. En ese certificado la empresa pone la causa de la finalización de la relación laboral y las cantidades cotizadas en los últimos 180d, que son con las que se calcularía la prestación. Actualmente la mayoría de estos certificados se envían directamente al SEPE por vía telemática, pero eso no quiere decir que el requisito haya dejado de existir aunque los trabajadores ya no vean este certificado. El requisito es absurdo porque realmente este documento no le haría ninguna falta al SEPE al contener datos que la administración ya posee. Cuando la empresa da de baja al trabajador en la SS también comunica la causa de la misma y como es obvio la SS también sabe lo que la empresa pagó de cotizaciones por ese trabajador. Es decir que el SEPE podría calcular automáticamente el importe del paro dándole a un botoncito si quisiera hacerlo. Al igual que la AEAT calcula y genera automáticamente los borradores de la declaración del IRPF con los datos que ya tiene, que es mucho más complejo.

    Pero el requisito del certificado produce el efecto de que los trabajadores entiendan el paro como una cosa que es la empresa la que se lo da, es decir para que la empresa sea quien "autorice" o de el visto bueno al cobro del paro con la entrega de dicho certificado. De esta forma el empresaurio puede aplicar todo lo expuesto. En realidad no es imprescindible el certificado de empresa para solicitar el paro, pero eso muchos trabajadores no lo saben y quizá a algún funcionario se le esté olvidando informar de ello a los trabajadores despedidos sin certificado.

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    7 comentarios:

    alguien dijo...

    Hola, precisamente esta semana pasada tuve que ir por tercera vez al sepe porque la empresa no había enviado el certificado de empresa (y eso que yo lo llevaba en mano porque me lo enviaron por email).
    Pero en el sepe me decían que no podían "darme" el paro porque no tenían el certificado "en el sistema" y no podían saber el importe para calcular lo que tenían que pagarme.
    Lo de ir por tercera vez es porque las dos veces anteriores me dijo la empresa que ya lo habían enviado, así que cada vez pedía una cita previa para ir al sepe. Así hasta 3 veces.
    Y es que son unos ...
    Saludos.

    Anónimo dijo...

    en el sepe no te dicen que puedes pedir el paro rellenando el papel de carencia de documentación cuando no te han dado el certificado porque entonces tienen que trabajar ellos para pedírselo a la empresa

    Anónimo dijo...

    Hola, escribo desde 'el otro lado'.

    Siempre está muy bien estar al tanto y pensar out of the box. Normalmente los artículos son buenos, hasta útiles, pero he de decir que creo que carece un poco de sentido este.

    ¿Quién cojon** se va a pensar que es la empresa la que le paga el paro? Por supuesto que el paro puede beneficiar a los empresarios, y al trabajador, para eso está. Pero tampoco creo que tenga sentido poner supuestos inverosímiles [p. ej. que el trabajador crea que le hacen un favor al echarle porque le paga la empresa el paro (?)] para hacer que tenga sentido. Creo que eso lo pensará si acaso el 0,00001% de los trabajadores.

    Bueno, seguiré leyendo. Saludos y buena labor.

    - JRC

    Lara dijo...

    Pues pasar pasa....seguramente no será lo más común pero yo ya lo he visto unas cuentas veces y soy bastante jovencita. La empresa te hace la vida imposible y luego se sienta y te dice, mira, vamos a ganar todos tu te vas con el paro y yo me libro de ti.

    Laboro dijo...

    ¿¿¿¿Que quién???? ¿¿¿¿¿Supuestos inverosímiles????????? ¿¿¿¿¿¿¿Que no hay trabajadores que crean que le hacen un favor al echarle??????

    Pues los hay a montones y cualquiera que se dedique a esto lo sabe y los ha visto. No solo que crean que le hacen un favor sino que directamente pide ese favor al empresaurio. Gente que al empresaurio que los está puteando les va rogando y llorando que los eche con los papeles del paro. Ni siquiera dicen o mencionan la palabra despido o indemnización. Le llaman "pedir los papeles del paro" directamente. No hablamos de casos en los que se quieran ir porque hayan tenido un hijo, porque se cambien de ciudad o porque se hayan cansado de trabajar, que por supuesto también existen. Hablamos de gente que lleva más de un año sin cobrar como parte de un acoso, o un montón de meses con funciones humillantes, con cambios de horario para joder, todo para que se vayan... y el remedio en el que piensan es "pedir los papeles del paro".

    ¿Dónde pone en el artículo que haya gente que se crea que el paro lo paga la empresa? Lo que dice es que hay gente, a cientos de miles sino millones, que no solo se creen que la empresa "autoriza" el paro emitiendo el certificado, es decir "los papeles", sino que aplicando ese pensamiento directamente piden esos "papeles".

    Anónimo dijo...

    Abundando en el punto 3, en realidad es el propio trabajador el que paga el 100% del su cotización a la Seguridad Social, sólo que se usa un sistema similar al de las retenciones en las facturas de los autónomos, donde la empresa hace de recaudador para el Estado.

    ¿Y qué sentido tiene esto? Pues que el trabajador no tenga la sensación de que el Estado le está robando el fruto de su trabajo, ya que la mayoría justifica que el empresario se forre a costa de su trabajo, pero luego le molesta pagar impuestos y cotizaciones de las que sí obtiene contraprestaciones.

    Me explico, de manera muy resumida y obviando los detalles menos relevantes para simplificarlo. Imaginemos que un trabajador firma un contrato por 30.000€ brutos anuales, de los que sabe que le van a hacer una retención, pongamos del 20% por IRPF y otros conceptos, y que al final del año habrá cobrado sólo 24.000€ netos. La empresa, pagará, pongamos otros 10.000€ de Seguridad Social. Al final, el reparto de los 40.000€ que la empresa detraerá del capital generado por el rendimiento del trabajador serán 24.000€ para el trabajador y 16.000€ para el Estado.

    Lo que en realidad pasa es que el contrato es de 40.000€, que es lo que la empresa contabiliza como costes por el trabajador (a partir de ahí, lo que genere es beneficio para ella), y que la retención no es del 20%, sino, en este caso, del 40%: 16.000€. Pero vete a decirle a un trabajador que va a tener que dar al Estado el 40% de su salario, y después, de lo que le quede, pagar otro 21% de IVA en todo lo que compre, más IBIs, tasas de basuras, Impuesto de Circulación, etc, etc, etc... (realmente creo que se pagan demasiados impuestos o, más bien, que se gastan muy mal, pero eso es otro debate).

    Enhorabuena por vuestra labor de divulgación de estos temas !

    FERNANDO GOMEZ MAYORDOMO dijo...

    Gracias Laboro por este "nuevo" artículo y es que por mucho que nos hables de éste y otros temas, parece existir algunas personas que o bien no leen con suficiente atención o bien no entienden bien lo que se explica al tratar los mismos. Es por ello que yo aprecio aún más si cabe tu persistencia en explicar "las cosillas del fanástico mundo laboral de Españistan" porque algunos Españistanos somos duros de sesera o renuentes a ver las cosas desde otros puntos de vista quizás más acertados que aquellos otros que dada su omnipresencia en ciertos medios de comunicación e insistente frecuencia por presentarnos las cosas como a ellos les interesa que las veamos, no por ello son más ciertos ("Una mentira repetida mil veces termina por aceptarse como cierta").
    Sí, el paro lo pagamos con nuestro trabajo todos los cotizantes y es tan fácil de verlo en cada una de nuestras nóminas.
    Y el que albergue dudas de cómo actúan ciertos empresaurios para deshacerse de empleados a bajo o nulo coste 'enrrollándose' porque les da "los papeles pa'l paro" pero sin finiquito o con uno de m. es porque o ha tenido mucha suerte y no se ha dado de bruces con esa fauna empresaurial o no tiene mucha experiencia en el mundo laboral de Españistan.
    En cuanto a qué hace el SEPE o los servicios de empleo de las CC.AA. y cuánto más podrían hacer sin marear a los solicitantes, no hay más que pasarse por cualquier oficina de empleo o telefonear a la misma para darse cuenta de que en bastantes ocasiones te hacen dar vueltas para buscar este o aquel documento que ellos pueden obtener desde su ordenador sin mayores problemas. Por otro lado, todos sabemos bien qué poco o ningún interés ponen en dichas oficinas de empleo en comprobar los diferentes contratos para simplemente ver si cumplen los mínimos legales.

    Publicar un comentario.

    NO SE CONTESTARÁN las consultas laborales que se hagan en los comentarios. Dichas consultas solo se admitirían y se contestarían mediante el servicio profesional de consultas laborales privadas, sin necesidad de que mencione la empresa implicada.