• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 21 marzo 2019

    El principio de "cuanto peor, mejor" aplicado por los trabajadores.




    Hay muchos trabajadores que han ido mejorando sus conocimientos sobre normativa laboral básica e incluso avanzada. Entre esos trabajadores abundan los que pretenden que la empresa "arregle" cualquier ilegalidad o irregularidad pero olvidando que hay casos en los que al trabajador le puede beneficiar que algo esté "mal" hecho. Y esos casos no son ni pocos ni extraños.

    A nadie le cabe ninguna duda de que el empresario hará siempre lo que le convenga o crea que le convenga a él, por encima de lo que pueda convenirle al trabajador. La empresa nunca contrata al trabajador por hacerle un favor ni para mejorar la economía del país ni por ninguna otra razón que para ganar dinero y algunos también para tener personas a su disposición para poderlas someter. Por lo que el trabajador tiene al menos la mima legitimación ética para hacer lo propio, es decir lo que le convenga a él como trabajador por encima de lo que le convenga a la empresa y/o al empresario. El trabajador solo trabaja para una empresa para ganar dinero, no para hacerle un favor a la empresa ni para levantar la patria ni por ninguna otra razón. Es decir que si tu jefe puede ser megaliberal para lo suyo, tú también puedes serlo para lo tuyo.

    Entre los diversos procedimientos de buscar la conveniencia personal del trabajador está el que en este momento queda bautizado como "principio de cuanto peor, mejor" aplicado al mundo laboral. Consiste sencillamente en dejar que la empresa haga las cosas mal cuando el resultado de hacerlas mal convenga al trabajador. ¿Para qué y por qué avisar de que no sé qué cosa estuviera mal para que lo arreglaran si eso conviniera a la empresa y perjudicara al trabajador? Por lo que la clave del asunto sería encontrar o conocer los casos en los que una cosa mal realizada beneficiara al trabajador. En la normativa laboral hay varios casos de este tipo, entre los que están los siguientes:

    1. A igual salario, mejor un contrato temporal en fraude que un contrato indefinido. Si al acabar el contrato pensaras demandar, con el temporal en fraude tendrías más posibilidades de que se declarara el despido improcedente. Pero con contrato indefinido, probablemente la empresa te echaría mediante despido objetivo, que podría tener bastantes probabilidades de que sea fuera declarado procedente y por tanto con una indemnización inferior.
    2. Estando de alta en la SS, mejor trabajar sin haber firmado físicamente el contrato que habiéndolo firmado, porque un contrato verbal se presupone indefinido y a jornada completa. Aunque la empresa lo haya comunicado al SEPE por internet.
    3. Mejor cámaras de vigilancia ocultas y sin aviso que cámaras a la vista y regularizadas. El despido por las pruebas obtenidas de cámaras ilegales no solo sería improcedente sino que podría ser incluso nulo con violación de derechos fundamentales y por tanto generar derecho a readmisión "obligatoria", salarios de tramitación e indemnización adicional por daños y perjuicios.
    4. A igual salario, mejor estar en cesión ilegal de trabajadores a la empresa cliente que tener contrato de trabajo directo con la empresa cliente. Eso es lo que las empresas cárnicas olvidan contarle a sus empresas clientes. Es algo parecido al temporal en fraude, es decir que un despido estando en cesión ilegal de trabajadores tendría muchas más posibilidades de que fuera improcedente.
    5. A igual salario, mejor trabajar para un grupo de empresas contratado solo por una de ellas que contratado por el grupo. Más o menos lo mismo de antes: aumentan las posibilidades de que el despido sea improcedente.
    6. En los procesos de negociación colectiva (ERE, ERTE, MSCT, convenio de empresa) perjudiciales para los trabajadores, mejor dejar que la empresa cometa errores de forma y que se salte el procedimiento todo lo que quiera. Aumentarían las posibilidades de despido improcedente o incluso nulo, de forma individual y hasta colectiva.
    7. De la misma forma y por las mismas razones que en el caso anterior, en los procesos individuales perjudiciales para el trabajador (despido individual, rebajas salariales, cambios perjudiciales de horario, sanciones, traslados...) puede ser mejor que la empresa lo haga mal.
    8. Si quieres irte de la empresa cobrando, puede ser mejor dejar que la empresa genere causas de extinción voluntaria indemnizada. Por ejemplo, que dejaran de pagarte durante al menos 3 meses o que te bajaran el salario de forma injustificada. Por eso en Laboro se ha publicado muchas veces que la mejor arma del trabajador contra la empresa no es el Estatuto de los Trabajadores ni los Juzgados de lo Social sino el ahorro.
    9. Si la empresa no te paga lo correcto y/o no te paga puntualmente generas derecho al 10% de intereses moratorios, que no tienes cuando te paga "bien". Incluso podrías generar derecho a extinción voluntaria indemnizada por retrasos graves.
    10. Si te despiden o te finalizan el contrato tienes derecho a cobrar el paro, reuniendo el resto de requisitos habituales para el mismo. Pero no si te vas voluntariamente mediante dimisión. ¿No se te ocurre ninguna causa por la que un empresaurio quisiera despedirte? Qué raro, habiendo tanto trabajador que cada día llora diciendo todo lo que tiene que hacer, incluyendo cientos de horas extras ilegales, para que los empresaurios no los despidan.
    11. Si tienes contrato de tiempo parcial y tu nómina no incluye el resumen separado de las horas ordinarias y complementarias, se presume que el contrato es realmente de jornada completa.
    12. Si la empresa te impone la fecha de vacaciones con menos de 2m de antelación puedes impugnar esas fechas solo por esa razón y recuperarlas aunque ya las hubieras disfrutado.
    13. Prescindiendo de la fecha de despido, no puede ser peor que te despidan estando de baja que te despidan estando de alta porque podrían haber más probabilidades de despido nulo de la 1ª forma que de la 2ª. Lo mismo cabe decir respecto al despido estando en reducción voluntaria de jornada o en cualquier otra de las situaciones de protección contra el despido.

    Como es obvio, habría otros casos en los que dejar las cosas mal no beneficiaría al trabajador sino todo lo contrario. El típico caso sería dejar que la empresa te pagara menos de lo correcto o que te debiera dinero durante más de 12m, porque mediante demanda de reclamación de cantidad solo podrías recuperar los 12 últimos. Aunque además tuvieras derecho a los intereses y/o a la extinción voluntaria por impagos o retrasos.

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    18 comentarios:

    1. Antes de leer laboro para conocer los entresijos del derecho laboral ni me hubiera imaginado que cuando un empresario te hace mal las cosas pudiera provechar esa ocasión para mejorar mi situación laboral.
      Se me ocurre una situación que viví hace unos años en la que hubiera disfrutado si a la empresa en la que trabajaba la hubieran pillado mintiendo para establecer un ERE y jodernos a todos los trabajadores. Porque un ERE te jode de verdad.
      Esto pasó en el año 2012 con una crisis ya instalada que los empresarios a los que no les iba mal (solo un poco peor que antes de la crisis) aprovechaban para realizar abusos como no pagarte las nóminas de varios meses, pero ellos si pagaban sus cositas, coches de los caros, ropas de marca, vida de lujo.
      En esa situación plantan un ERE que no sabes lo que es verdaderamente y te quieren hacer que firmes su aprobación. Todos los trabajadores firmamos, yo el último y poniendo muchas pegas (pero padefo total). Ahora he leído en laboro que hubiera sido mejor no haber firmado porque si no lo aprueban los trabajadores de la empresa se revisa con más profundidad en la autoridad laboral y había más mentiras que en las promesas electorales. Justificaban disminución de dividendos que hacían peligrar el futuro de la empresa poniendo ejemplos de los clientes que ya no tenían de 10 años de antes de la crisis ((2007). Yo cuando lo leí no me lo podía creer, yo era muy inocente laboralmente. Tuvieron muchos defectos de procedimiento que nos hubieran beneficiado a los trabajadores además.
      Esto además pasa cuando estás indefenso, pensando cuando cobraras la siguiente nómina muy nervioso y el árbol no te deja ver el bosque, además en tu búsqueda de una solución recurres a abogados de sindicatos que no tienen ni puta idea y que no te saben explicar nada de tus derechos laborales y que el único que te puede ayudar eres tú mismo. Cuando descubrí laboro era tarde para ese empresaurio en ese ERE. Luego le denuncié pero cuando me fui, es decir, ya no le veía día a día. Por desgracia tengo a otro a tiro que también me las hace (pagarme de menos) y que estoy intentando asegurar que pague sus bajezas. Me cuesta porque sigue siendo todavía padefillo, son años de aguantar que han hecho mella en mi carácter, ¿tendré el síndrome de Estocolmo?. A veces pienso “no estoy tan mal y si denuncio me quedo sin trabajo”. Miedos que no acabo de superar.
      Este último artículo de Laboro te abre los ojos para dilucidar una estrategia laboral que beneficie alguna vez a los trabajadores que somos como los perros cuando nos acaricia el amo. El empresario no nos da de comer, es nuestro trabajo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. En la vida vamos a fallar estrepitosamente y nos van a tomar el pelo una y otra vez. Eso sí, lo que diferencia una persona inteligente de una idiota, es que el inteligente aprende la lección y actúa en consecuencia.

        Así que ya sabes, si tienes un nuevo jefe que te hace cosas como pagarte de menos, pues lo inteligente es irte al artículo de laboro sobre los medios de prueba e ir recabando pruebas válidas.

        En cuanto a las cantidades, hace poco se publicó aquí un artículo que avisa de que la AN da por válidos los mails como medio de prueba. Así que te buscas el artículo sobre como "ampliar" el periodo de reclamación de 12m y aplicas.

        Un saludo.

        Eliminar
    2. La experiencia me ha enseñado que hay que trabajar según la Ley, es decir según tu convenio. Porque si trabajas según te dicta tu conciencia (de PaDeFo) o según te dicen tus jefes, trabajarás de más.Y eso que haces de más, ni pagao, ni agradecido.
      Las relaciones laborales se basan en un contrato de trabajo, ni más ni menos. Tú le avisas a tu jefe de cuándo le operan a tu madre en cuanto lo sabes. Y el jefe te avisa de que te despide 15 días antes o el mismo día. La diferencia está en que tú haces las cosas con buena intención y la empresa según la ley.

      A ver si espabilamos los trabajadores, que hoy tenemos más información que nunca y estamos peor que hace 40 años.

      GRACIAS Laboro por sacarnos de esta indefensión aprendida y abrirnos los ojos a la cruda realidad.



      ResponderEliminar
    3. Ojo, que como dice una maldición "Dios te dé pleitos y los ganes" O sea, entiendo que todos los consejos son ceteris paribus, nada que objetar; pero no se cuenta con los quebraderos de cabeza, vida y bolsillo para conseguirlo en cada uno de los casos. He visto en mi entorno más despidos por temporal en fraude con la indemnización de finalización del contrato temporal (¡o sin ella!) que la indemnización por improcedente (que no ha sido ninguno).

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Tú lo que habrás visto en que todos los que tienen contrato temporal en fraude en tu entorno se van de la empresa cuando les dicen, cobrando lo que les dicen y por supuesto sin demandar. Quebradero de cabeza y de bolsillo ninguno porque se puede hacer sin abogado y en el acto de conciliación la empresa, si fuera lista, debería preferir pagar el improcedente por las buenas porque si no lo hicieran cobrarías igual con demanda y juicio y además podrías presentar denuncia en inspección para que transformaran en indefinidos a todos los demas temporales en fraude. O sea que quien más tiene que perder a las malas es la empresa.

        Eliminar
      2. Esto ocurre mucho. A la hora de demandar todos tenemos una idea general de que habrá juicio, y eso requiere abogados, y estos cobran mucho, y tú no sabes bien del tema, y al final no se hace nada.

        Eliminar
      3. Hola Dalet, los quebraderos los tienes sin los pleitos también pasándolas canutas sin cobrar y aguantando tomaduras de pelo porque encima tienes que poner de tu parte para seguir en el curro. Las denuncias lo que hacen es aclara la situación y para el trabajador un descanso. Yo he visto gente que se ha ido con 10 años de antigüedad sin nada solo porque le daban los papeles del paro y el empresario de un contento. Una vez que te despiden o antes hay que denunciar, no tienes nada que perder y mucho que ganar

        Eliminar
    4. enorme entrada, en muchas ocasiones pasando asesoría, apercebía por ejemplo en el contexto de las sanciones 'de no dar lecciones de derecho al empresario' para que 'te sancione bien', deja que haga la chapuza e impugnala ... quien rie ultimo...

      ResponderEliminar
    5. Es cierto que hemos aprendido mucho de Laboro, pero el problema de ir a malas con el empleador, aunque pienses que él haya ido a malas contigo, es que ya te va a coger la matrícula y vas a pasar a la lista de negra de los primeros despidos objetivos o los puteados. Hay gente que no valora tanto el hecho de cobrar un buen finiquito o alguna indemnización por 'negligencia' del empresaurio. Generalmente prefieren tener un trabajo estable y tener al jefe contento para ir mejorando su salario.
      Al final depende de la percepción que te de el empresaurio, el tipo de empresa y las trampas que te haya hecho. También de cuanto paro te queda y de como esté el panorama de encontrar nuevo empleo en tú sector.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Tienes toda la pinta de ser un empresario

        Eliminar
      2. Huevos de hierro21 marzo, 2019

        Qué va. Tiene jodidas las glándulas de la libertad

        Eliminar
      3. El típico mandamiento del padefo deluxe, así nos luce el pelo...

        Eliminar
    6. Huevos de hierro21 marzo, 2019

      Soy Huevos de hierro gracias a laboro. Pero en la empresa donde trabajo la mayoría de los compañeros se autocastran y son eunucos a las ordenes del sí Guana jefe. El argumento es que no pueden hacer otra cosa nada más que sentir temor al despido porque están hipotecados hasta las cejas y de letras de cochazos hasta las cejas también. Entonces he descubierto que en el cuerpo humano existen unas glandulas en las cejas, a las que he bautizado las "glandulas de la libertad". En este caso las tienen atrofiadas.

      ResponderEliminar
    7. Estupendo artículo.

      "El mejor arma contra la empresa es el ahorro". El mejor consejo que se le puede dar a cualquier persona trabajadora.

      ResponderEliminar
    8. El problema es que no vemos que la relación laboral es totalmente asimétrica. El que nos contrata saca más de nuestro trabajo que lo que nos paga. Si no fuera así no nos contrataría.

      Y para más inri, hacemos mal negocio cambiando nuestro tiempo por dinero. El dinero fluye en muchos sentidos y hay variadas formas de conseguirlo. El tiempo solo en uno y no hay forma de conseguir más, lo tenemos contado.

      Partiendo de esa asimetría, tenemos que ser conscientes de que le hacemos un favor al empresario y como tal, debemos cuidar de elegir al que más se lo merezca y nos respete.

      ResponderEliminar
    9. Se ponen las cosas complicadas en el chollo. ¿Que hacemos?

      Primero mantener la calma que mientras hay trabajo el tiempo corre a favor del empleado.

      De segundo es informarse, aqui en Laboro tenemos para dar y tomar pero tambien se pueden hacer consultas por fuera y aqui. Esa informacion es obviamente para defenderse y contraatacar.

      Tercero, tener paro acumulado es importante por si hay despido y no sale otra cosa y/o el juicio. Por eso si nos quedamos en paro, deberia ser para buscar otro chollo en un tiempo corto prudencialmente o para capitalizarlo y montar algo o quizas unos meses de formacion y a la guerra de nuevo

      Cuarto; tener un colchon economico es fundamental mientras no sale otro trabajo (o se lo crea uno mismo) y no sale el juicio.

      Quinto, esto ya habia que haberlo hecho antes y es no hipotecarse con la casa, coche, movil, viajes... es decir ajustarse al sueldo con lo cual nos lleva al ahorro que varios de vosotros remarcais.

      Y esto ya depende de las circunstancias de cada uno pero por ejemplo un treintañero con estudios superiores en una ciudad grande sin hipoteca, sin hijos pues no se deberia dejar putear... por otra parte un padre de familia con hipoteca e hijos pues quizas tragaria mas. Ojo que este ultimo si hubiera hecho o le hubieran salido bien las cosas tendria un buen colchon y un gran experiencia para que no permita que nadie en el trabajo se ria en su cara. Pensad que cuantos mas años lleveis en un mismo trabajo mas caro le sale el finiquito al empresaurio y ese tiempo corre a favor del trabajador.

      Seguro que se podrian aportar mas consejos pero aqui van los mios que he aprendido con el tiempo.

      ResponderEliminar
    10. En época la Antigua Roma había una máxima indiscutida: "Sí quieres la paz, prepárate para la guerra". Naturalmente alguien dirá que trabajar para otro (o como autónomo) no es comparable a una guerra pero tienen tantas similitudes que aquella máxima latina debe estar en la cabecera de todo trabajador. Y es que estará equivocado el empleado por cuenta ajena que no crea que la relación laboral no es más que un continuo conflicto de intereses y motivaciones contrapuestas entre dos partes asimétricas en la que una tiene el poder de dirección y disciplinaria y la otra sólo tiene el poder de negarse a someterse a la voluntad de aquél pero no el poder de imponer su voluntad sobre la de aquél.
      Este artículo de Laboro no es más que la exposición de algunas tácticas que bajo determinadas circunstancias y dentro del marco legal o el "reglamento de juego" que las leyes nos permiten, pueden ser útiles al trabajador precavido pero a la vez decidido a hacerse con la victoria parcial o total, tomando la iniciativa ("El que pega primero, pega dos veces") sin desaprovechar la oportunidad que en un momento surja o provocando el incidente que haga surgir la oportunidad (p.ej. buscar el despido por negarse a meter horas extraordinarias).
      Pero estas tácticas requieren unos requisitos y características en los "jugadores de campo", de las que he mencionado dos (decisión y previsión, que conllevan formación o asesoramiento y ahorro - aspecto clave que también Laboro propugna pues las guerras se ganan cuando se consigue dejar sin aprovisionamiento al enemigo). Otro requisito, íntimamente ligado a aquellos dos, es la constancia para 'aprovisionarse' de pruebas documentales y testigos que, llegada la oportunidad, nos sirvan de 'armas' para contrarrestar el ataque, preparado o no, del adversario o iniciarlo.
      Para finalizar, si el adversario es consciente o llega al convencimiento de que el enemigo, el trabajador, es un rival poderoso, temible, o bien pertrechado para la lucha, será cauto y adoptará precauciones, medidas o incluso llegará a acuerdos; pero en ningún caso esa actitud cauta nos puede llevar al engaño de creer que no va a desencadenar el conflicto, sino que buscará el momento propicio a sus intereses, las circunstancias a su favor, o las negativas para la otra parte, o sea nosotros. Y es llegado ese instante, cuando debemos desplegar estratégicamente nuestro arsenal.

      ResponderEliminar

    NO SE CONTESTAN las consultas laborales particulares en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.