• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 01 noviembre 2010

    El horario invernal perjudica a las familias y beneficia a las empresas.




    El Capitán Obvious ha hecho un análisis comparativo, desde el punto de vista de los trabajadores, del efecto económico del cambio al horario de invierno.

    En España, el tramo horario en el que podemos encontrar a un mayor nº de ciudadanos fuera de casa es entre las 8:00 y las 15:00. Hay muchos millones de personas que son empleados públicos, profesores, bancarios, etc. y sobre todo muchísimos millones de alumnos de todos los niveles de enseñanza. Por supuesto hay horarios y excepciones para todos los gustos, pero el tramo horario con mayor concentración de "casas vacías" sin duda es este.

    Por contraposición, la mayor parte de horas con "casas no vacías" se concentran en el tramo complementario al anterior, es decir de las 15:00 a las 8:00 del día siguiente En consecuencia, el horario de invierno implica que muchos millones de hogares van a tener que pagar una hora diaria más de iluminación artificial al anochecer una hora antes. La causa fundamental es que aunque los padres no estén en casa antes de hacerse de noche, muchísimos hijos sí que están porque la gran mayoría tiene jornada sólo de mañana en sus centros educativos. El ahorro contrapuesto que produce que amanezca una hora antes no lo disfrutan las familias porque al tener que salir de casa hacia las 8:00 igualmente tienen que levantarse y preparar la salida con luz artificial. En cambio en las empresas no parece que pueda haber mucho ahorro medio en iluminación con el horario invernal porque en muchísimas o quizá en la mayoría hay iluminación artificial a tiempo completo y en las que sí pueden usar la luz natural sólo puede haber una hora de ahorro por la mañana y sólo en las empresas que abran como mucho a las 8:00.

    Donde está el meollo del asunto es en el gasto de calefacción. No hace falta decirle a nadie que el gasto de calefacción en invierno es muy superior al gasto de iluminación, también en términos medios. En la gráfica chapucerilla de al lado se ve como es la evolución media de la tª exterior en función de la hora del día en horario de invierno. Por supuesto que depende del día y los valores no siempre son los mismos, pero el perfil de la curva siempre será más o menos sinusoidal. Por otro lado es evidente que una calefacción programada con termostato consume más cuanto mayor es la diferencia entre la tª exterior y la tª interior deseada. Por supuesto depende de otras variables, pero ésta es un de ellas y desde luego no es la menos importante.

    Mantener el horario de verano implicaría que la gráfica se desplazará una hora hacia la derecha y por tanto la tª media exterior en la franja "casas no vacías" sería más alta y en la franja "casas vacías" sería más baja. Conclusión: manteniendo el horario de verano los hogares gastarían menos dinero en calefacción y las empresas gastarían más. El efecto es aún mayor si tenemos en cuenta que en la inmensa mayoría de los hogares no se enciende la calefacción de noche. Sobre esta conclusión se podrán hacer todas las excepciones que se quieran, pero si la verdad tiene media, está más cerca de esta conclusión que de otras.

    La conclusión final del análisis del Capitán Obvious es que el cambio al horario de invierno hace que las familias paguen más luz y más calefacción y las empresas paguen como mucho la misma luz y desde luego menos calefacción.

    Se ha informado oficialmente que el ahorro energético total que produce el cambio al horario de invierno es del 5%. Sin ninguna duda que este dato debe ser totalmente cierto. Lo que no nos dicen los organismos oficiales es que en términos medios, ese ahorro total lo están pagando las familias y lo están disfrutando las empresas.

    Cualquier compañía eléctrica o de gas podría comprobar fácilmente si la conclusión del Capitán Obvious es cierta o falsa. Bastaría hacer una media de los importes de las facturas que van a un CIF (empresas) y las que van a un DNI (empresas y autónomos). Un cálculo en la semana antes del cambio y otro en la semana posterior y como tienen datos de años el estudio sería bastante fiable. No tenemos ninguna duda de que el dato confirmaría la veracidad de la conclusión. Otro problema es que ninguna empresa se ponga a hacerlo porque no van a morder la mano que les da de comer.