• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.
  • 27 junio 2017

    El finiquito negativo. Qué hacer cuando la empresa te dice que le debes dinero.

    Cuando el trabajador se marcha de la empresa a veces sucede que se encuentra con la desagradable sorpresa de un finiquito negativo. Suele suceder cuando es el trabajador quien se marcha voluntariamente, no cuando es la empresa la que da por finalizada la relación laboral, aunque también puede suceder en ese caso.

    21 junio 2017

    Las curiosísimas cotizaciones a la SS de los sacerdotes, futbolistas, toreros y presentadores de TV.

    Algunos aún se preguntan porque muchos dicen que Españistán es un país de pandereta. A lo mejor es por cosas como la siguiente. Como todo el mundo debería saber y seguro que saben los seguidores habituales de Laboro, todo empleador tiene que dar de alta en la SS a sus empleados y pagar las cotizaciones correspondientes, que son un porcentaje de su salario, para simplificar. Por eso a veces a las empresas "se les olvida" darles de alta y/o practican alguna de las habituales formas de ocultar la existencia de una relación laboral. Además cada trabajador tiene que ser incluido en un grupo de cotización, que depende del tipo de funciones que haga en la empresa. Por ejemplo, el grupo 1 corresponde a funciones de ingenieros y licenciados, el grupo 2 a ingenieros técnicos y así sucesivamente hacia "abajo" hasta llegar al grupo 10 de peones y al grupo 11 de menores de 18a.

    12 junio 2017

    El despido por quejarse verbalmente.

    Supongamos que un trabajador se informara sobre sus problemas laborales y llegara a la conclusión de que lo que le hace la empresa vulnera la legislación y a consecuencia de ello decidiera "hablarlo con el jefe". No sobre problemas laborales digamos que bastante técnicos, como por ejemplo podría ser la valoración de un coche como salario en especie, sino sobre los típicos y obvios problemas laborales en Españistán. Como unas horas extras ilegales, un salario por debajo de convenio, un contrato temporal en fraude, un proceso de acoso laboral, falta de vacaciones, etc. etc.

    05 junio 2017

    Formas de irse de la empresa por voluntad del trabajador.

    Casi todos los trabajadores dejan su empleo mediante la famosa "baja voluntaria", que en realidad se llama dimisión. Pero casi todos también ignoran que existen otras formas legales de irse de la empresa o de que al menos deje de existir la obligación de seguir trabajando para la misma. La dimisión es solo una de ellas y la que más conviene a la empresa; pero no siempre es la que más conviene al trabajador.

    29 mayo 2017

    Ni los jueces ni la Inspección son el hada madrina.

    Basta con leer muchos de los variados "comentarios", que en realidad son preguntas, que publican en Laboro alguno de sus lectores, probablemente los ocasionales pero no los seguidores habituales. El típico podría ser algo así como "en mi empresa nos obligan a trabajar 45h semanales, ¿qué puedo hacer?" Que sería lo mismo que si preguntaran "¿a quién se lo tengo que decir para que venga a arreglarme mis problemas?" Este tema ya se trató recientemente en un reciente artículo publicado en Laboro con un título muy claro: "Los juzgados y la Inspección no están para solucionar los problemas del trabajador". Pero parece que algunos aún no lo entienden completamente. Algunos directamente esperan que venga Superman (Inspección) sin avisarle, porque con su vista de rayos X verá al jefe decirle que haga 5h extras todas las semanas y entonces irá a pegarle. En cambio otros parece que han entendido que basta con contarle su problema a la persona adecuada (inspector, sindicalista, juez...), en el plazo adecuado, de la forma adecuada (diferentes tipos de demanda o bien denuncia) y que consiguiendo la victoria (sentencia y/o sanción) todos sus problemas estarían solucionados. Es decir que parecen creer que el inspector o juez transformaran su mal empleo en un buen empleo. Pero en muchos casos la cruda realidad sería que sus problemas no se solucionarían tampoco así.