¡ATENCIÓN! El sistema de suscripción por email de Laboro va a cambiar. Para seguir suscrito o suscribirte por primera vez (es gratis) tienes que darte de alta en el nuevo sistema. La suscripción sirve para recibir gratis por email los nuevos artículos que se publiquen en Laboro, que informan a los trabajadores sobre sus derechos, nóminas, despidos...

27 septiembre 2019

La jornada a la carta.

La "jornada a la carta" es un derecho laboral para todos los trabajadores que está en vigor desde marzo de 2019. En realidad se llama derecho de adaptación de la duración y distribución de la jornada de trabajo, pero a las pocas semanas la prensa del régimen le puso este nombre de "jornada a la carta" con el claro interés de desvirtuar y desacreditar este nuevo derecho, presentándolo como una especie de lujo o capricho del trabajador vago que perjudica a los abnegados empresarios que solo piensan en darte de comer a ti y en levantar el país.

23 septiembre 2019

El truco de "lo hemos acordado con el sindicato".

La situación es la siguiente. Un empresaurio de pronto decide cambiar las normas laborales en su empresa. Que si cambiar el horario, que si bajar los sueldos, que si cambiar las funciones, que si cambiar los días de descanso, que si cambiar las condiciones del salario variable, que si cambiar las vacaciones... O incluso cambia cosas más "serias", como los tipos de contrato, el convenio de aplicación o hasta cambiar a los empleados de empresa. Entonces algunos trabajadores le preguntan al empresaurio o a su encargao, perro fiel, que por qué, que ahora qué pasa, que no me viene bien, que si se puede hacer legalmente... Pero el empresaurio y/o el encagao resuelven la cuestión contestando que se lo han preguntado al delegado tal del sindicato cual y que ha dicho que sí, que se puede, que no pone ningún problema.

19 septiembre 2019

La empresa no puede cambiarte de contrato sin consecuencias legales.

Cuántas veces se oye decir a un trabajador algo así como que "mi empresa me ha cambiado de contrato", pero sin que el trabajador lo firme. Sencillamente eso no se puede hacer. Mejor dicho: hacerlo tiene unas consecuencias legales totalmente diferentes a las que pretende la empresa y favorables para el trabajador. No estamos hablando de modificar el contrato vigente sino de finalizar dicho contrato vigente e iniciar uno nuevo y todo ello sin que el trabajador firme nada. Por supuesto, esta idea es perpetrada por una "asesoría Pepe". Es de simple sentido común que un contrato es un pacto entre dos partes, por lo que es materialmente imposible que una empresa inicie unilateralmente un contrato de trabajo que vincule al trabajador. La jugada podría ser como la siguiente:

16 septiembre 2019

Seguir cobrando sin trabajar.

La legislación laboral prevé un caso en el cual el trabajador puede seguir cobrando de la empresa, estando de alta en la SS con sus correspondientes cotizaciones, pero sin prestar servicios y por supuesto contra la voluntad de la empresa. No estamos hablando de vacaciones, ni de festivos, ni de descansos, ni de permisos retribuidos ni de bajas médicas. Estamos hablando de la no readmisión o readmisión irregular tras un despido nulo.

12 septiembre 2019

Por qué los empresaurios no piden que baje la prestación por desempleo (el paro).

De vez en cuando oiréis que las asociaciones de empresarios piden que bajen la indemnizaciones de despido o que suban las bonificaciones por contratación indefinida o que aumente la flexibilidad en las relaciones laborales. O incluso las oiréis quejarse de que los trabajadores tienen muchas vacaciones y muchos permisos retribuidos. Pero pocas veces oiréis a un empresaurio listo quejarse de que los trabajadores cobran mucho de paro cuando los despiden o de que lo cobran demasiado tiempo o de que en general prefieren cobrar el paro antes que trabajar. Por supuesto que sí que se lo oiréis decir a Paco el del taller o a Eustaquio el taxista, porque entre los empresaurios también hay tontos y listos como en cualquier colectivo. Los listos se dan cuenta perfectamente de que en el fondo esto del cobro del paro beneficia más a los empresaurios como colectivo que a los trabajadores como colectivo.