• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Quien sabe no necesita copiar ni imitar.

  • 13 diciembre 2011

    La carga de la prueba en accidentes laborales recaerá en la empresa.


    En este momento hay usuarios conectados a Laboro leyendo los cientos de artículos y miles de comentarios publicados.

    Otra novedad importante y favorable a los trabajadores en la nueva LJS es su artículo art.96.2. Traduciendo: si un trabajador demanda a su empresa por temas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, será la empresa la que tenga que demostrar que existían las medidas de prevención. No será eximente que fuera el trabajador quien tuviera la culpa del accidente, mientras que no hubiera habido temeridad, y menos aún que el trabajo siempre se hubiera hecho de la misma forma habitualmente. Antes de la nueva LJS era el trabajador el que tenía que demostrar lo contrario.

    Es decir, que cuando sea cierto que un trabajador se niegue a usar las medidas de prevención la empresa tendrá que sancionarle e incluso podría ser causa de despido disciplinario procedente si hubiera reiteración (con sanciones previas firmes) y gravedad suficientes. Dicho de otra forma: al empresariete hispánico se le ha acabado la excusa de "no quieren ponerse la mascarilla / arnés / casco / etc." Ante cualquier demanda por accidente o enfermedad, la empresa será la que tenga que demostrar que las mascarillas / arneses / cascos / etc. estaban disponibles en el lugar de trabajo y en el momento del accidente y que ningún supervisor / encargado / jefe / cabo chusquero había permitido o consentido que el trabajador no los usara.

    Esto es mucho más importante de lo que parece porque muchísimos empresarios e incluso asesorías ignoran la existencia del recargo de prestaciones. Esto significa que si un trabajador tuviera un accidente de trabajo o enfermedad profesional con culpabilidad de la empresa, podría solicitar el incremento de entre el 30% y el 50% de lo que cobrara de baja y/o invalidez con cargo a la empresa. Por ejemplo, si el accidente terminara en una incapacidad permanente absoluta el trabajador tendría derecho al cobro de una pensión de la SS del 100% de su salario de por vida; pero además la empresa le tendría que pagar aparte el recargo 30%-50% también de por vida. Es decir que el trabajador acabaría cobrando entre el 130% y el 150% de lo que cobraba antes del accidente. Este recargo de prestaciones ya existía antes de la LJS. Lo que no existía antes era la inversión de la carga de la prueba, que hará más sencillo cobrar dicho recargo.

    Tampoco les va a valer a las empresas con el viejo truco de subcontratar a la típica empresa cárnica (la que sólo se dedica a proporcionar personal) para que si pasa algo se coman el marrón, porque el art.96.2 extiende la carga de la prueba "a los concurrentes en la producción del resultado lesivo". Es decir, tanto a la empresa contratista como a la contratada si ambas participan en la actividad en la que se produjera el accidente o enfermedad. Además en estas contratas por cárnicas siempre o casi siempre hay cesión ilegal de trabajadores, con lo que el marrón se lo acabará comiendo la empresa contratista al ser la que realmente estaba regulando el trabajo, siendo la cárnica un mero testaferro. Además el profesional que represente al trabajador no será g... y sabrá que la contratista habitualmente será la que tenga los bienes y el dinero que embargar.

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Quien sabe no necesita copiar ni imitar.

    3 comentarios:

    sin dijo...

    mas claro que esto: el agua!

    jalabl dijo...

    HOLA LABORO , somos grandes seguidores aca de vuestro blog.Corrigenos vosotros que sois los expertos en la materia; ¿para este tipo de casuistica no se acordó en muchos c.colectivos la contratacón de un seguro privado con cargo al empleador y cobertura al empleado por invalidez y muerte de responsabilidad colectiva?

    Laboro dijo...

    Claro, pero eso al trabajador le es indiferente. El caso es que si hubiera un recargo de prestaciones él lo va a cobrar igual. Si la empresa tiene un seguro que se lo cubra, mejor para ella y si no lo tiene, paga la empresa.

    Lo malo de estos casos es cuando la empresa ha dejado de existir. Entonces el trabajador probablemente tendría que meterse en un pleito civil contra la aseguradora para cobrar, porque seguro que por las buenas no le pagarían. Posteriormete la aseguradora probablemente iría a pleitear contra los administradores de la empresa que desapareció para que respondieran con sus bienes personales.

    NO SE CONTESTARÁN las consultas laborales que se hagan en los comentarios. Dichas consultas solo se admitirían y se contestarían mediante el servicio profesional de consultas laborales privadas, sin necesidad de que mencione la empresa implicada. Para escribir auténticos comentarios (no consultas laborales) pulse aquí.