• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 17 octubre 2019

    Las facturas falsas.




    En este nuevo artículo publicado en Laboro vamos a hablar de las facturas falsas, que quizá sea el método más habitual por el que los empresaurios sacan el dinero de sus empresas. Entenderemos por factura falsa aquella que una empresa A emite a otra empresa B por un servicio inexistente. Hay muchos tipos de falsedades pero los trabajadores tienden a pensar en los típicos casos de las películas: billetes falsos, carnets falsos, cuadros falsos... es decir documentos u objetos que simulan ser auténticos pero que no han sido emitidos o fabricados por su verdadero "autor". No es el caso de las facturas falsas, que son "auténticas" desde el punto de vista que es verdad que la factura ha sido emitida y cobraba por la empresa A y también es verdad que ha sido recibida y pagada por la empresa B. Es decir que la factura existe realmente y la hizo realmente la empresa A, no es un cuadro falso de Dalí. Lo que es falso en las facturas falsas es el concepto que figura en la factura, es decir que no existe el servicio que se supone que la empresa A prestó a la empresa B o bien existe pero el precio es desproporcionado. Digamos que sería como un DNI auténtico a nombre de Fulanito Pérez pero esta persona no existiera.