• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 08 enero 2018

    Cuando el empresaurio deniega la reducción voluntaria de jornada sin razón alguna.




    Un alto porcentaje de los trabajadores que hayan solicitado alguna medida de conciliación de la vida laboral y familiar a un empresaurio hispánico habrán pasado por la situación de que sencillamente les deniegan la solicitud sin que exista ninguna razón suficiente para ello. Sobre todo al solicitar la reducción voluntaria de jornada. Algunos trabajadores se preguntan por qué los empresaurios tienen ese comportamiento irracional y qué pueden hacer ellos en ese caso.

    Veamos un ejemplo: esta noche gran combate en el MGM de Las Vegas entre Paco el del taller y Perico el mecánico. Perico es mecánico jefe y tiene jornada continua de 9:30 a 18:30 con una hora flexible no retribuida para comer. Perico le pide a Paco, uno de los típicos empresaurios, una reducción voluntaria de jornada del 50% con nuevo horario continuo de 9:30 a 13:30 para poder llevar y recoger a su hija del colegio y estar con ella por las tardes, que para eso es la conciliación de la vida familiar y laboral. Pero Paco le dice a Parico que no le da ese horario porque es "obligatoria" la pausa de una hora para comer, cosa que por supuesto se saca absolutamente de la manga y obviamente se lo dice única y exclusivamente para j... De esa forma Perico tendría que trabajar por ejemplo de 9:30 a 14:30 haciendo una pausa absurda que a la empresa de nada le serviría y cobrando lo mismo que si saliera a las 13:30 sin pausa y además no podría recoger a su hija al salir del colegio. Como es evidente, el objetivo verdadero de Paco sería que Perico o bien renunciara a la reducción o bien hacerle pagar un precio por ella aparte de la reducción proporcional del salario. Con ese mismo objetivo, en otras ocasiones Paco le diría a Perico que para darle la reducción le tendría que bajar su categoría a mecánico ordinario, "porque un jefe no puede tener reducción"; o bien que le tendría que trasladar a otro taller de la empresa, que por supuesto curiosamente estaría más lejos del domicilio de Perico y/o del colegio de su hija. Todo para joder, que ya está bien de estúpidos puntos suspensivos para mentes flácidas. Todo para hacerle pagar el precio adicional, por supuesto aparte de la reducción del salario al 50%. Se equivocaría quien se creyera que hubiera exageración en este ejemplo, porque en Laboro se han visto casos reales incluso peores y muchos asiduos de Laboro lo han experimentado en sus propias carnes.

    ¿Y por qué Paco quiere hacerle pagar un precio extra a Perico para concederle la reducción voluntaria o cualquier otra medida de conciliación que proponga? O lo que es lo mismo: ¿por qué Paco no quiere que Perico trabaje la mitad cobrando la mitad si podría contratar a otro trabajador para las tardes mediante un contrato temporal por interinidad que además no estaría en fraude como casi todos los demás? La causa de esta irracionalidad se fundamenta en que para que una relación laboral tenga sentido para un empresaurio hispánico en su hábitat natural de Españistán es absolutamente necesario que tenga 3 características fundamentales:

    1. El empleado tiene que hacer el trabajo.
    2. El trabajo del empleado tiene que servir para algo.
    3. El empleado tiene que estar jodido. Trabajar tiene que ser una putada para él, de forma que lo único bueno que tenga sea el salario. Especialmente, es impensable que el trabajador tenga un buen horario que pudiera parecerse al de un funcionario y más aún que tuviera mejor horario que el propio empresaurio, aunque éste fuera quien se llevara los beneficios en A y los sobres sin facturar en B.

    La 3ª característica no es más que otra variación del típico paradigma españistano "tú no sabes con quién estás hablando". El empresaurio contempla la relación laboral no como un intercambio económico de trabajo por salario sino como una relación de control y sobre todo de sumisión. Lo que más le gusta de tener empleados no es que le produzcan beneficios sino poderles controlar a su antojo y echarles la bronca de vez en cuando. ¿Que tú me vas a decir a mí, que soy empresario, a qué hora vas a venir y cuántas horas vas a trabajar? ¿Que tú vas a tomar decisiones sobre tu trabajo? ¿Que el camarero la va a decir a Manolo el del bar lo que tiene que hacer? ¿Que "la chica" le va a poner condiciones a Puchi la de la tienda de ropa? De eso nada, que tú tienes que estar agradecido porque te dan de comer y sobre todo tienes que saber quedarte en tu sitio y respetar a los superiores. Efectivamente, hay encargaos que se refieren a si mismos como "tu superior". ¿Será superior de raza o de qué será?

    Cuando falta la 3ª característica el empresaurio digamos que piensa que le están engañando. Mejor dicho, piensa que podría exprimir más esa relación laboral. Si un trabajador está contento con su jornada de 40h y la empresa tiene beneficios, ¿por qué no meterle 45h y añadirle los sábados por la tarde? Es tan sencillo como eso. Una reducción voluntaria de jornada es evidente que es una mejora organizativa para el trabajador que le permite compaginar su vida familiar con la laboral, por la cual paga el precio de la reducción proporcional del salario. Pero para Paco ese precio no sería suficiente ni mucho menos porque desaparecería la 3ª característica de la relación laboral que tiene con Perico. Es decir que aunque Perico siguiera haciendo el trabajo, siguiera siendo un buen mecánico y cobrara la mitad de salario con la reducción al 50% de su jornada, al mismo tiempo Perico dejaría de estar jodido o lo estaría en menor medida al menos en lo que a los horarios respecta, lo que para Paco es totalmente impensable. Además, Perico habría decidido su propio horario, lo que es más impensable aún para Paco. Pero ojo, que Paco no lo piensa de forma racional, es decir que él no impone el precio extra sabiendo que no debería hacerlo. Todo lo contrario: Paco es tan ignorante, especialmente cuando no es el propio empresaurio sino un simple encargao, que su cerebro reptiliano procesa que él hace lo que tiene que hacer. Es decir que para él es cierto, natural, correcto y sobre todo necesario que un empleo suponga indefectiblemente que el empleado esté jodido por alguna o varias razones. Porque para Paco eso es un empleo y si no sería otra cosa, que suele describir como "trabajo de funcionario", "vivir de puta madre" y con otras sandeces parecidas.

    La posible solución en casos así podría pasar por dos puntos. En primer lugar Perico tendría que solicitar la reducción voluntaria siempre por escrito, en previsión de que el ansia de joder de Paco le pudiera llevar al despido o a cualquier forma de acoso laboral solo por haber pensado en ejercer sus derechos. Cabe recordar que la simple solicitud de la reducción es uno de los casos, aunque no el único, con protección contra el despido improcedente. Pero para poder disfrutar de esta protección, llegado el caso, sería necesario probar que la reducción se solicitó, cosa que podría ser imposible en caso de solicitud verbal.

    En segundo lugar, Perico podría presentar la demanda ante los juzgados de lo social pidiendo la reducción voluntaria si ésta cumpliera con todos los requisitos y Paco se negara solo porque sí. Entonces, si el caso llegara a juicio, Paco tendrá que explicarle al juez porque es "obligatorio" hacer una pausa para comer a las 12:00 o porque es necesario trasladar a todos los que se reducen la jornada o porque los mandos intermedios no tienen derecho a la conciliación familiar. Cabe recordar que Perico también podría solicitar en dicha demanda una indemnización por los daños y perjuicios causados por la negativa absurda de Paco.

    El procedimiento sería análogo en caso de que Perico solicitara otra medida de conciliación, como por ejemplo el permiso de paternidad o el de lactancia.

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    6 comentarios:

    manifiestadeprimente dijo...


    Pues, como siempre, muy certero en tus análisis Laboro.

    Enhorabuena

    JUAN CARLOS Calvo dijo...

    Chapó por el artículo,me encanta como destripan uds. el pésimo sistema laboral españistano y sus "empresaurios",con esa sátira tan gratificante que les caracteriza.
    Gracias!!!

    Unknown dijo...

    Doy gracias, a que no tengo familia a mí cargo y con ello, a la mínima Falta flagrante de la ley, pido la cuenta y las horas y me largo con un portazo verbal.

    Unknown dijo...

    Doy gracias a que tengo una estupenda familia a mi cargo y dos cojones a mi cargo también. Con ello, al màs mínimo incumplimiento del contrato, del convenio o del ET por parte del empresario, ni pido la cuenta ni me largo de la empresa, me quedo dando por culo con la ley en LA mano y la conciencia tranquila, denuncio lo que haga falta en la inspección de trabajo, demando en los juzgados lo que haya y a quien haya que demandar, y si todos los trabajadores hicieran eso en vez de largarse, el nombre España acabaría en ña y no en ñistan.

    Noah-chan dijo...

    Te doy las gracias Laboro por tus artículos. Porque desde que fui madre leyéndote me sentí capaz de conseguirlo, y luché sola contra el empresaurio consiguiendo la reducción con el horario que mejor me convenía. Ahora soy ese grano en el culo que le molesta cuando se sienta, y la única forma en la que intentan joderme es no dándome regalos y cestas de Navidad. Pero todo llega, y la discriminación laboral también la pagarán cuando menos lo esperen.
    Mil gracias por tu trabajo. Por hacernos sentir fuertes.

    Ramón Ruiz dijo...

    Si un trabajador pide la reducción del 50% de su jornada, en realidad no cobrará la mitad del salario sino un poco más no?
    Ya que el plus transporte se debería de pagar íntegro, solo el salario base y otros pluses se pagarían al 50%... Por lo que en parte al empresario un trabajador a media jornada le sale más caro que uno a jornada completa, no?

    Publicar un comentario.

    NO SE CONTESTARÁN las consultas laborales que se hagan en los comentarios. Dichas consultas solo se admitirían y se contestarían mediante el servicio profesional de consultas laborales privadas, sin necesidad de que mencione la empresa implicada.