• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 28 mayo 2018

    La baja por depresión explicada para trabajadores.




    La situación sería la siguiente: el médico de cabecera le da la baja a un trabajador por depresión, ansiedad o cualquier otra enfermedad de tipo psicológico. En principio sería una baja por contingencias comunes, concretamente por enfermedad común por no ser en teoría una enfermedad profesional ni un accidente de trabajo. Entonces la mutua y/o el médico de la empresa llama al trabajador a revisión médica y éste le cuenta la causa de su problema psicológico. Por ejemplo estar sometido a un fuerte estrés a causa de la imposición de numerosas horas extras ilegales, cuando no a todo un proceso de acoso laboral. Supongamos que hubiera algún tipo de médicos que le soltaran la siguiente perla: "tú no tienes un problema psicológico sino un problema laboral"; con el objetivo de presionar al trabajador para que pidiera el alta voluntaria a su médico de cabecera. Si fuera el médico de una mutua incluso podría solicitar al sistema público de salud que diera de alta al trabajador, aunque esta propuesta tendría que ser motivada.

    Pues bien, no hace falta ser médico para darse cuenta de la burrada. La depresión es una enfermedad como otra cualquiera e incluso peor que muchas, como todo el mundo sabe a estas alturas, incluyendo ese tipo de médicos. Lo que significa estar de baja o IT por contingencias comunes es que hay un médico de cabecera que ha certificado que tú tienes una enfermedad que te impide trabajar, sea cual sea la causa de esta enfermedad. Es decir que cuando un trabajador está de baja por enfermedad común solo tiene que "justificar" que está enfermo y eso lo tiene justificado de la única forma posible y suficiente, que es el parte de baja. No necesita más. No tiene que justificar que la enfermedad no haya sido por su culpa o que no haya sido por culpa de la empresa o que sí que lo haya sido. La causa de la enfermedad es indiferente en lo que respecta a la incapacidad de trabajar, que es el hecho que justifica la baja.

    Por tanto si un médico de estos te dijera que no tienes un problema psicológico sino un problema laboral en realidad no estaría diciendo que tú no estuvieras enfermo e incapacitado para trabajar, porque eso solo lo podría decir quién fuera quién para decirlo, que sería el médico de cabecera en enfermedades comunes. Todo lo contrario: estaría diciendo que la causa u origen de esa enfermedad sería el trabajo, con lo que estaría reconociendo que se trataría de una enfermedad profesional o accidente de trabajo y por tanto de una baja por contingencias profesionales. Es decir que el estrés y/o el acoso causan la enfermedad psicológica y esa enfermedad psicológica causa la incapacidad para trabajar. Lo que no puede discutir el médico es que estés enfermo e incapacitado para trabajar, porque eso ya lo ha dicho tu médico de cabecera. Ahora bien, si quiere discutir que la baja sea por contingencias profesionales en vez de comunes, que lo haga si quiere. Pero entonces pagaría la mutua tanto la baja como el tratamiento médico, con lo que a lo mejor no habría demasiado interés en mover el tema.

    En resumen, decir que no tienes un problema psicológico sino un problema laboral sería la misma gilipollez -sí, gilipollez- que si te rompieras la pierna al bajar la escalera en mal estado de tu empresa y te dijera que no estás enfermo de pierna sino que tienes un problema de escalera. Si tienes un problema laboral que te causa un problema psicológico entonces lo que tienes es una contingencia profesional, por definición. La depresión no es una enfermedad profesional oficial por la sencilla razón de que no está en el cuadro oficial de enfermedades profesionales. Pero la depresión sí que puede ser un accidente de trabajo, en cuyo caso la baja también sería por contingencias profesionales. ¿Porque lo pone en Laboro? Pues no, porque lo pone en el art.156 LGSS, que indica los tipos de accidente de trabajo y uno de ellos es las enfermedades no profesionales "que contraiga el trabajador con motivo de la realización de su trabajo, siempre que se pruebe que la enfermedad tuvo por causa exclusiva la ejecución del mismo."

    Por tanto si a causa del trabajo tú tuvieras una depresión o cualquier enfermedad psicológica o de cualquier tipo no reconocida como profesional que te impidiera trabajar, entonces la baja no sería por contingencias comunes sino por contingencias profesionales. Muchas gracias, señor médico de estos, por reconocer que la causa es el trabajo. Otra cosa sería que al trabajador le interesara o no le interesara iniciar el proceso para cambiar las contingencias comunes por las profesionales, cosa que dependería del caso particular. Recordemos que de baja por contingencias comunes se cobra menos que por profesionales a no ser que el convenio lo mejore, que por profesionales podría haber lugar a reclamación de indemnizaciones a la empresa y que los medicamentos con receta oficial serían más baratos.

    También podríamos tener el caso de que la causa de la enfermedad pisicológica del trabajador estuviera fuera de la empresa. Por ejemplo un fallecimiento o enfermedad muy grave de un pariente muy cercano como el cónyuge o un hijo. Supongamos que un médico de estos le dijera al trabajador que no tiene un problema en la empresa sino un problema externo y que por tanto no hay razón para que esté de baja 😀 😀. Con dos cojones y un palito: todo lo contrario que en el caso anterior. Es decir que los médicos de estos te habrían dicho que si la causa estuviera en el trabajo entonces no tendrías por qué estar de baja porque no tendrías un problema médico sino un problema de trabajo; pero si estuviera fuera del trabajo entonces te habrían dicho que no tendrías que estar de baja porque no tendrías un problema de trabajo sino un problema personal.

    Como es obvio este "razonamiento" tendría el mismo nivel que el anterior -sí, otra gilipollez- porque de nuevo se repite que la baja solo se justifica en la existencia de una enfermedad psicológica que impide trabajar, sin importar nada la causa. La causa solo importaría para el tipo de baja pero no para el propio hecho de la baja. Es decir que si la causa no estuviera en la realización del trabajo sería una baja por contingencias comunes y si estuviera en la realización del trabajo sería baja por contingencias profesionales. Pero baja en ambos casos, es decir enfermedad en ambos casos, no porque lo dijera el trabajador o lo dijera en Laboro sino porque lo diría tu médico de cabecera en el parte de baja.

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    9 comentarios:

    Anónimo dijo...

    Si estas con depresion y te dicen eso lo mejor es decirle me estan dando unas ganas de meterte dos tiros que seguro que me encuentro mejor luego

    D dijo...

    Me acuerdo de la noticia del funcionario que llevaba 15 años sin trabajar, empalmando bajas y vacaciones. Todo el mundo indignado: los compañeros, el sindicato, "la empresa", mis compañeros comentando el tema...

    Yo dije: ¿si el médico le da la baja siempre, dónde está el problema? ¿No tiene credibilidad? ¿Nadie se plantea que a lo mejor no puede trabajar de verdad?

    Pues eso, estamos acostumbrados en criticar al de al lado, sin ver cual es el verdadero problema...

    FERNANDO GOMEZ MAYORDOMO dijo...

    Desconozco si la anécdota del médico de la mutua que comenta que lo de que la enfermedad no es de origen psicológico, contingencias comunes, sino laboral, contingencias profesionales, es un caso real o no, pero ciertamente es una gil. digna de ser grabada y aportada como prueba en un juicio para la determinación de contingencia (y posiblemente de alguna otra demanda porque bien sabemos cómo los médicos de las mutuas "presionan", siendo suaves al elegir el verbo, al enfermo para que solicite el alta voluntariamente).
    En mi opinión la redacción del artículo 156,e, ya está exigiendo la aportación, (con un criterio bastante abusivo, al utilizar "por causa exclusiva") una prueba "diabólica" de que una enfermedad ha que tener una génesis laboral o profesional sin ningún género de dudas. Sin embargo, parece matizar esta exigencia cuando en la letra f de ese a.156 dice: "Las enfermedades o defectos, padecidos con anterioridad por el trabajador, que se agraven como consecuencia de la lesión constitutiva del accidente". En todo caso, sigue existiendo una exigencia de prueba diabólica porque caso de que se padezca una depresión, por seguir con el ejemplo de Laboro, demostrar que se ha agravado como consecuencia de 'lesión constitutiva de accidente' laboral o profesional, es casi como exigir mostrar la fotografía de un agujero negro.
    Por último, a los empresaurios, privados o públicos, frecuentemente se les olvida las cláusulas del convenio que mejoran las retribuciones de los empleados en situación de IT (tal vez para ahorrarse unos eurillos a cuenta del enriquecido currante). Incluso tras haber confirmado el TSJ la sentencia de instancia que determinó la contingencia como accidente laboral y pagar la mutua la diferencia del 70% al 75%, el empresaurio se hace el tonto diciendo que como a él no se le ha condenado, que no tiene que pagar nada y tampoco la diferencia del 75% al 100% de mejora del convenio colectivo de empresa vigente. Con lo que el resultado es: demanda de reclamación de cantidades de eurillos, si no se quiere pecar de padefo.

    Anónimo dijo...

    Una matización: los medicamentos en AT no es que sean más baratos que en CC, es que son gratuitos para el trabajador y van a cargo de la mutua.

    jose sanchez dijo...

    articulos como este hacen que cuando leo a laboro se me escape una sonrisa como gesto de aprobacion, seguir así.
    un abrazo

    Anónimo dijo...

    Ojalá hubiera publicado este artículo ayer.. Sin ir más lejos hoy he ido a revisión de mi baja por depresión a la seguridad social y el Dr me ha dicho que ya no puedo estar más de baja que llevo muchos dias. Muchos días? Pues si, es muy pesado estar así que quiere que le diga. Pues nada deja el trabajo o vuelve que sólo yendo se solucionan los conflictos laborales en los que estás inmersa porque no te podemos tener de baja hasta que salga el juicio.. gracias a Dios que me ha dado 15 días más, que bueno el inspector Eso sí, en 15 días me ha dicho que si no tengo el alta me la darán.

    Koba dijo...

    Así sin ser experto en absoluto, me suena que tras un tiempo de baja (seguro que menor que 15 años) te tendrían que dar una invalidez o algo así. Pero si es mala suerte que encadenas accidentes y enfermedades, sí que se debería partir de la base de que un médico no se va a jugar perder empleo y licencia para que un tipo pueda cobrar sin trabajar...

    Dulze-ína dijo...

    Una compañera, lleva algo mas de un año con ansiedad y trastorno adaptativo por el acoso y la situación de estrés por el trabajo. Todo empezó cuando un día, no pudo más, y la dio un ataque de ansiedad en el curro, y gracias a que la metimos caña para ir a la mutua en ese mismo instante y mil pruebas que ha tenido que recopilar, le han reconocido accidente de trabajo, uno de los pocos casos al menos en Euskadi, el TSJ lo ha ratificado. Esto ha ido unido al incumplimiento de los riesgos psicosociales por parte de la empresa, la cual ha sido multada con una triste multa de 3900€.... A pesar de eso, animo a todas las personas que sientan este tipo de dolencias por culpa del trabajo a denunciar los riesgos psicosociales, a denunciar que la causa es laboral, a pesar de lo barato que les pueda salir a los empresaurios, pues con la explotación de las trabajadoras aún les sale a cuenta pagar esa multa, pero poco a poco avanzaremos en la lucha del reconocimiento de estas dolencias cómo enfermedades profesionales y no será tan difícil demostrarlo, ni las multas serán tan pequeñas. Pues poco a poco nos están matando, cómo lo ha hecho la silicosis. Es la nueva esclavitud del siglo xxi, la que nos trae estas situaciones, que muchas veces llegan a situarnos entre querer vivir o morir. Una tortura que no deja marcas, ya que lo que se rompe es el alma. Algún día Laboro, os haré llegar nuestra lucha por escrito, nuestras victorias que cuentan desde la nulidad de mi despido y mi readmisión por vulneración de la garantía de indemnidad, pasando por conciliación laboral, categoría profesional, revocación de sanciones... Con esto os digo, que todo lo que Laboro nos cuenta, es posible, si lo luchamos. Es un calvario para quien da el paso a denunciar estos atropellos, no lo voy a negar, pero la satisfacción al final es indescriptible.

    Deberíais de ser asignatura obligatoria desde la secundaria

    Anónimo dijo...

    A mi lo de tener un problema laboral y no de salud me lo digo directamente el medico de cabecera. Tócate los cojones Mari Loli, se ve que lo de dormir menos de 4 horas diarias, lo de tener ganas de tirarme por un acantilado, y lo de tener taquicardias cada vez que recibía un correo electrónico de mi acosadora particular dejan de ser síntomas de enfermedad si te sucede en el trabajo.

    Ahora, si estas en el paro y tu acosador es el vecino de enfrente nadie lo pondría en duda.

    Publicar un comentario.

    NO SE CONTESTARÁN las consultas laborales que se hagan en los comentarios. Dichas consultas solo se admitirían y se contestarían mediante el servicio profesional de consultas laborales privadas, sin necesidad de que mencione la empresa implicada.