• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 20 julio 2020

    En las empresas no existen los "superiores".




    Muchos trabajadores crean que un jefe o encargao o empresario es algo parecido a un "superior", como en el ejército. Muchas empresas redactan por escrito sus normas usando el término "superior". Por ello, muchos creen que los trabajadores tienen que tratar con mayor respeto a sus "superiores" que a la inversa. Incluso creen que el encargao y sobre todo el empresario se puede permitir ciertas dosis de mala educación o falta de respeto con los trabajadores, pero nunca el trabajador con los "superiores". Dicho de otra forma: que el trabajador no puede "contestar" a un "superior". Todo ello so pena de despido o sanción. Hasta hay quien cree que un trabajador no puede opinar de la empresa ni decirle a un "superior" que hace mal su trabajo o que sería mejor que lo hiciera de otra forma. Como es obvio, cuanto más patán sea el encargao, mayores probabilidades hay de que crea ser "superior", pero precisamente por creerlo no pasaría de ser un gorrilla. Por definición, al patán que no ha sido nunca nada en su vida ni podría serlo, le encanta que le pongan una gorra para creerse almirante. Hay hasta quien paga por ser gorrilla, montando su propia empresa y haciéndose empresaurio.

    Pero debería ser más que evidente para todo el mundo que esto es mentira. Es decir que las obligaciones legales de respeto y consideración a la dignidad son las mismas en un sentido que en el otro y por supuesto que la libertad de expresión no está limitada dentro de una empresa. Obviamente, esto no quiere decir que no exista el poder disciplinario de la empresa dentro de las relaciones laborales. Pero es que eso no es lo mismo y no implica que exista el personaje "superior" dentro de una relación laboral como lo entienden muchos trabajadores, encargaos y empresaurios.

    La única diferencia en términos de prioridad en la relación entre empresa y trabajador es que la empresa es la que tiene el poder de organización; cosa obvia porque se supone que el dinero lo pone la empresa y los medios de producción son de su propiedad, aunque esto fuera mucho suponer en algunos casos. A consecuencia de tener el poder organizativo, la empresa tiene también "un llamado poder disciplinario que le permite adoptar decisiones sancionadoras de eficacia inmediata, sin necesidad de acudir a las instancias judiciales para su imposición y efectividad” (STC 21/12/95). Es decir que ni siquiera hablamos de poder disciplinario real, como en el ejército. Hablamos solo de "un llamado" o mal llamado poder disciplinario que le sirve a la empresa para atacar primero con un despido o una sanción. Pero en ningún caso la empresa podría evitar que el trabajador impugnara la sanción o despido en en plazo de 20 días hábiles y en el juicio sería donde la empresa tendría que demostrar que la sanción fuera justificada o el despido fuera procedente, no al revés.

    Pero en ningún sitio dice que el trabajador le deba una mayor dosis de respeto o tratamiento al encargao o al empresaurio, o que no pueda "contestar", o que no les pueda decir lo que hacen mal o lo que tendrían que hacer o lo que opina de la empresa y de su forma de trabajar. Por tanto, se puede impugnar la sanción o despido precisamente por no haber tenido en cuenta la intencionalidad y el comportamiento recíprocos, cuando se sancione a un trabajador sí y a otro no por los mismos hechos, o porque no existe la ofensa en las críticas o sugerencias, incluyendo las apreciaciones y juicios de valor. Como es obvio, ningún trabajador necesita permiso del encargao Juan de nivel 7 para hablar de lo que quiera con el jefecillo Pedro de nivel 3, incluyendo para hablar del propio encargao Juan. Es decir que todo ello no justificaría una sanción y menos aún un despido, que sería lo que se solventaría en el juicio, tanto si le gustara como si no a la empresa y al encargao. En resumen, el mal llamado poder disciplinario le sirve a la empresa para tener la primera palabra, por así decirlo, pero no la última. El pobrecillo encargao ni siquiera tendría la primera, porque quien sancionaría o despediría ni siquiera sería él sino la empresa.

    Dicho de otra forma: ¿que el jefe o el dueño de la multinacional te tutean? Pues tú les tuteas si quieres. ¿Que les quieres decir que se equivocaron en el trabajo de ayer? Pues se lo dices si quieres. ¿Que te insultan o te tratan con mala educación? Nadie te impide dispensarles el mismo trato. ¿Que no te saludan? Pues si quieres, tú a ellos tampoco. ¿Que le quieres decir al jefe de tu encargao lo que este hace mal o podría hacer mejor en su trabajo? Pues se lo dices. En nada de ello habría falta sancionable y menos aún sería causa de procedencia de un despido disciplinario.

    Para finalizar, un caso antológico conocido y constatado directamente en Laboro. Un encargao se molestó con un trabajador porque al parecer no le gustaba su forma de saludarle al llegar al trabajo. Por lo que fue a echarle la bronca solo por eso, diciéndole que su obligación era saludar correctamente "a un superior". La respuesta del trabajador, que obviamente tenía una formación muy superior a la del encargao, fue para ponerla en los sobrecitos de azúcar: "¿Superior de qué? ¿De raza?"

    Artículos relacionados:

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    12 comentarios:

    1. Gracias por la ayuda que nos prestáis.

      ResponderEliminar
    2. Ésto me recuerda a la ¿noticia? "Acuchilla a un informático que le «estaba hartando con sus tonterías»"

      jajajaj

      ResponderEliminar
    3. Cómo necesitaba este artículo. Ya van dos veces que viene un inspector a mi servicio pretendiendo que haga algo que no tengo que hacer. La primera el 14 de abril(cuando no era obligatorio el uso de mascarillas) que me pusiera guantes y mascarilla porque le daba a él la gana, encima de que no nos traían ni la cantidad ni la calidad adecuadas, mis compañeros como corderos, yo me negué. La segunda que le tenía que demostrar que llevaba las placas del chaleco anticorte bajándome la cremallera, negativa a que me hagan un registro, mis compañeros confiesan que no las llevan y se van corriendo a ponérselas. Lo peor, llegar a creer oyendo su defensa de su actitud cobarde, que yo soy muy chula y que estoy como una cabra o algo así.

      ResponderEliminar
    4. El problema está en el calificativo del despido. En el juzgado dirán, gracias a una de las modificaciones del Estatuto de los Trababajadores de la "modélica transición" si es "procedente" o "improcedente". Pero de lo que mucha gente no es consciente es que si es "improcedente" signigica que no procede lo que argumenta el empresario, pero estás de patitas en la calle con una indemnización que con los años han ido rebajando.

      Lo que puede calificarse como "despido libre". Con un coste, pero libre. Te acuso que has metido mano en la caja, no lo puedo demostrar, y en el juzgado dicen que es improcedente, con lo que te dan la razón de que no has metido mano en la caja pero estás en la calle.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Totalmente de acuerdo, un artículo flojito laboro. Desgraciadamente el currito tiene que agachar la cabeza aunque sepa que tiene todo el derecho a cobrar su indemnización, y de que te sirve si luego no hay trabajo. No hay que ser padefos pero lo contrario tampoco, siempre perfil bajo.

        Eliminar
    5. El "superior de raza" me ha matado. Que risa, por favor. Me he imaginado una escena de Cuéntame porque a ese "superior" lo han sacado de los 60, sino de los años 30, o hasta del s XIX, amosandadondevaelflipao....

      ResponderEliminar
    6. Si tú, mi “superior” o mi “supremo” (en la jerarquía de la empresa), no me pagas lo debido, o no cumples lo debido de alguna otra forma, y no porque no puedas, sino porque no quieres hacerlo, para embolsarte tú más dinero,* supongo que tengo derecho a tratarte como el ladrón/maltratador que eres. Es decir, moralmente, nada de “superior”, sino “(muy) inferior” respecto a quienes NO somos ladrones/maltratadores. Robar salario denota una falta de respeto muy grande hacia el empleado. Qué menos que este pueda, a cambio, recordarles a los ladrones (al “superior” y/o al “supremo”) tal condición y expresarles el desprecio y asco que le producen. Tampoco debería nadie censurar que el agraviado se exprese libremente con sus compañeros y conocidos. O, al menos, que el agraviado pueda ignorarlos y evitarlos, exactamente como se haría con un excremento que por alguna razón no se pudiese limpiar.

      Para mí, tan hijo de puta es el que da la orden de robar o maltratar de cualquier otra forma a un subordinado como el que la ejecuta. (También son reprobables quienes roban o maltratan a un igual o a un superior, pero no es el tema de este artículo.) Y también meto en este mismo saco, por cercanía o “irradiación” (jeje), a los subnormans lameculos de los ladrones/maltratadores, aunque creo que los lameculos no me merecen tanto desprecio como los culolamidos. A los de este saco ni los trago ni los trato. Y supongo que no tengo que acopiar y aportar pruebas para justificar mi actitud. Solo faltaba. Que soporten ellos la carga de la prueba y que sean ellos los que demuestren que no son dignos de entrar en dicho saco. Porque seguro que los habrá muy cínicos que digan que eso es acoso; es decir, verdugos queriendo hacerse las víctimas.


      * Suele ser bastante obvio si estamos ante un caso u otro; de todas formas, esto lo pueden corroborar perfectamente los representantes legales o sindicales de los trabajadores, dado que estos tienen acceso a información contable y de gestión.

      ResponderEliminar
    7. Muchas gracias por este artículo. En España y en pleno XXI todavía queda la sombra del cura, del sargento y del señorito.

      Y en cuanto a cómo transforma una gorra a cualquier idiota, recomiendo ver la película alemana El Experimento (2001).

      ResponderEliminar
    8. Esto me recuerda la pelicula "abajo el periscopio" cuando el general amenaza al capitan del submarino Doge con 'tenga usted cuidado Dodge, esta hablando con un oficial superior' y el otro le consta sin cortarse 'no, solo con un oficial de mayor graduacion'. La cara del general, un poema. Ahi queda. Es la respuesta que todos deberiamos dar.

      ResponderEliminar
    9. El problema es que sería un despido improcedente BARATO y por tanto la actitud del trabajador tendría la consecuencia inmediata de no seguir trabajando con una limosna de finiquito en el bolsillo.

      Además hay más factores a considerar, como que esos "superiores" mediocres suelen tener habilidades sociales y van en camarilla bien con otros trabajadores o con otros "superiores" y al final vuelven la situación contra ti, haciendo irrespirable el trabajo, la convivencia... Y luego encima cuando pides ayuda por el acoso te dicen "es que es un acoso sutil, si no tienes una grabación donde se escuche que te amenazan con romperte las piernas y te insultan en arameo el juez ni lo considera".

      No es tan fácil.

      ResponderEliminar

    NO SE CONTESTAN las consultas laborales en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.