El fraude de las bonificaciones y deducciones de I+D+i.

Cómo mola eso del I+D+i, ¿verdad? Qué grande. Si dices “investigación, desarrollo e innovación” llevando gafas, bata blanca y una plaquita de plástico con tu nombre, se te pone cara de Marie Curie, todo el mundo te hace caso y hasta te perdonan que seas un poco borde. Si lo dices como político, no te chistan ni los de Vox, que ya es decir. Pero en Laboro vamos a explicar hoy qué es en realidad eso del I+D+i en Españistán, o sea en las empresas de empresaurios hispánicos gestionadas por una “asesoría Pepe” y cómo se pueden trincar dinero con el cuento.

Alguno pensará que sería discutible lo que se considerara como I+D+i. Por ejemplo, parece claro que es I+D+i la investigación médica; pero ¿es I+D+i que una empresa de electrodomésticos desarrolle un nuevo modelo de lavadora que gaste menos energía? Por eso existe una definición legal de I+D+i, que es tan farragosa y extensa que ni la copiamos sino que solo la resumimos:

  • Se considerará investigación a la indagación original planificada que persiga descubrir nuevos conocimientos y una superior comprensión en el ámbito científico y tecnológico, y desarrollo a la aplicación de los resultados de la investigación o de cualquier otro tipo de conocimiento científico para la fabricación de nuevos materiales o productos o para el diseño de nuevos procesos o sistemas de producción, así como para la mejora tecnológica sustancial de materiales, productos, procesos o sistemas preexistentes.
  • Se considerará innovación tecnológica la actividad cuyo resultado sea un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos o procesos de producción o mejoras sustanciales de los ya existentes. Se considerarán nuevos aquellos productos o procesos cuyas características o aplicaciones, desde el punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes con anterioridad.

La definición es tan farragosa para dificultar los más que posibles intentos de fraude. Pero, por farragosa que sea la definición y lo difícil que sea redactarla, el sentido común nos dice que "I+D" se refiere a temas de ciencia; por ejemplo descubrir nuevos medicamentos, nuevos tratamientos médicos, la nueva teoría de supersimetría de Sheldon Cooper… De la misma forma, "i" se podría interpretar mediante el sentido común como avances en tecnología, aunque no en ciencia pura; por ejemplo las nuevas baterías de kriptonita verde que anuncian todas las semanas, más baratas y sin pérdida de capacidad con las recargas como las de litio. En conjunto parece bastante evidente que una actividad de I+D+i son cosas de científicos locos con pelos de recién levantao y que podrían no generar beneficios económicos ni de ningún tipo a corto o medio plazo, sino que incluso podrían generar costes o pérdidas. En resumen, actividades que no les interesan para nada a los empresaurios hispánicos, que son más de actividades sencillas que pueda realizar cualquier trabajador, en las que se pueda cobrar y pagar en B y que se puedan subcontratar.

Como tiene mérito que las empresas se dediquen al I+D+i, y sobre todo porque esas actividades son las que más hacen avanzar la economía y la sociedad de un país, se recompensa económicamente a esas empresas. La recompensa es cobrarles menos, tanto en las cotizaciones a la SS de los científicos recién levantaos como en el impuesto de sociedades, que digamos que es el IRPF de las empresas.

Pero Pepe el de la asesoría ve una cosa de "subvenciones" y solo mira más o menos el nombre y qué papeles hay que echar. ¡Que han sacao una ayuda para las empresas de I+D+i!; voy a contárselo a Gonzalo, el de la empresa que me hizo la web de la asesoría, y le cobro 500€ por echarle los papeles. Y se lo cuenta, y le dice que su empresa es de I+D+i porque hace webs con carrito de compra y que puede pedir la ayuda. Y se lo cuenta al otro empresaurio o empresario que tiene una tienda de informática super avanzada, porque saben cambiarte la pantalla del móvil cuando se te rompe y te ponen Linux en el ordenador para que no pagues Windows. Porque claro, quién va a decir que una empresa de cosas de ordenadores no es de I+D+i. ¿Y una startup? Eso es más I+D+i todavía, porque está en inglés nivel alto: encargao se dice developer manager y jefe se dice CEO. Hombre, por dios, que no es lo mismo porque no es igual.

Por eso, para evitar en lo posible que puedan colarse los Pepes, los Gonazalos y los Pacos de taller, la legislación también contiene unas exclusiones. Legalmente, no se considerarán actividades de I+D+i las actividades que no impliquen una novedad científica o tecnológica significativa. Que no, Gonzalo, que tú empresa hace aplicaciones y páginas web como cualquier otra, que no te inventas nada nuevo y que usas las mismas herramientas de programación y diseño que usa cualquier otro. Pero Gonzalo, si hasta Paqui la de administración tiene el Office pirateao. Que no Paco, que tienes un taller de cambio de aceite y neumáticos y ahora no eres I+D+i porque ya sepas cambiarle la batería a los coches eléctricos.

Pues a pesar de todo lo explicado, en Laboro ya hemos conocido varios casos de fraude. Empresas que simplemente hacen lo de siempre para ganar dinero, sin inventar nada, pero han echado los papeles para pagar menos porque dicen que son I+D+i. No hablamos de casos discutibles, sino de casos descarados que no son de I+D+i ni de broma. Porque ni Gonzalo el de la consultora, ni Manolo el del bar ni Paco el del taller han montado su empresa para arriesgar inventando ni investigando nada, sino solo para ganar pasta y eludiendo y trincando impuestos, salarios y cotizaciones en la medida de lo posible. El “que inventen ellos” de toda la vida, que también está inventado.

Lo que cabe preguntarse es cuánta parte del dinero público que se está destinando a estas ayudas está justificado en actividades reales de I+D+i real y cuánta parte se están trincando los Gonzalos, Manolos y Pacos con la ayuda de las “asesorías Pepe”. Sobre todo, cabe preguntarse hasta dónde llega la comprobación de la SS y Hacienda, porque si se limitan a creerse lo que dicen los papeles que echan los Pepes, puede que esté todo bien y tengan derecho a las ayudas, ¿o se llaman "paguitas" según quién las cobre?

Puedes suscribirte gratis para recibir por email los nuevos artículos que se publiquen sobre derechos de los trabajadores. Proporcionamos servcios profesionales de consultas laborales privadas y de redacción de denuncias ante Inspección de Trabajo, sin necesidad de decir en qué empresa trabajas. Dispones del libro "Tus Derechos en el Trabajo", de otros libros y modelos y de la recopilación gratuita de "conocimientos básicos" para aprender a defenderte tú solo, sin obligación de pagar abogado.

Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Son otros los que copian contenido e imitan el nombre.

4 comentarios: