• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 21 febrero 2019

    La gran excusa del miedo al despido.




    Todos o casi todos los trabajadores suelen citar el miedo al despido como la principal y hasta única causa de que los demás trabajadores no demanden o denuncien por los típicos incumplimientos de la legislación laboral en sus empleos. Por ejemplo por contratos temporales en fraude, por fechas de vacaciones impuestas, por salarios inferiores al convenio, etc. Ese miedo no solo se cita como la supuesta causa de no demandar sino también como causa de no hacer lo que no necesitaría una demanda, como por ejemplo negarse a hacer horas extras ilegales.

    Es obvio que este miedo existe realmente en muchos casos. Pero más de uno ya se habrá dado cuenta de que en muchos otros casos el miedo no es la verdadera causa sino que es una simple excusa. Los que no se lo crean quizá cambien de opinión tras leer este artículo, porque a ver qué explicación pueden tener casos como los siguientes:

    Pongamos como ejemplo a nuestro querido Porfirio, mecánico del taller de Paco. Porfirio trabaja 60h semanales y aún dice que podría ser peor porque su mujer, Toñi la camarera, trabaja 72h semanales en el bar de Manolo. Por supuesto, ambos se niegan a demandar a Paco o a Manolo para que les paguen esas horas extras y más aún se niegan a dejar de hacerlas, porque dicen que si lo hicieran los despedirían. Pero resulta que Porfirio de vez en cuando pasa como dietas el tiquet de una comida en el burger con Toñi y sus hijos, o le cambia gratis el aceite del coche a sus amigos o le pone gasolina a su propio coche con la tarjeta de la empresa. Toñi por su lado les cobra menos a sus familiares y amigos cuando van a comer al bar, de vez en cuando manga unos filetes de pechuga para llevárselos a casa y de vez en cuando se queda con 10€ de la caja dejando de ticar algo. De vez en cuando ambos se ponen de baja médica a la vez para irse de puente y suben las fotos del viaje al Facebook. Estos casos son frecuentísimos. Es decir que el trabajador que por lo visto tiene miedo de reclamarle a la empresa lo que le corresponde legalmente no tiene miedo de robarle a esa misma empresa lo que no le corresponde legalmente.

    También tenemos los casos de los jovenzuelos con el típico empleo para pagarse sus gastos mientras que siguen viviendo en casa de sus padres. Que si repartidores de una pizzería, que si camareros de bar de copas, que si profesores de mates en una academia, que si monitores de campamentos de verano. No contribuyen económicamente en su casa y todo lo poco que ganan se lo gastan en cosas importantísimas, como en cambiar de teléfono cada año porque les hace mucha falta, apuntarse a Netflix, salir de copas los fines de semana, comprarse ropa molona... Cosas que algunos dicen que son propias de la edad. Pero estos jovenzuelos en muchas ocasiones trabajan sin contrato escrito ni alta en la SS, cobran en B lo que al empresaurio le da la gana pagarles y sin vacaciones ni festivos retribuidos. Pero tragan con todo porque por lo visto tienen miedo a que les despidan.

    También llama la atención que muchos trabajadores que dicen tener miedo al despido resulta que no tienen miedo de quejarse verbalmente al jefe por todas las ilegalidades, incluso de malas maneras y llegando hasta el insulto personal o puede que algo más. Este tipo de trabajadores suelen terminar sus quejas con frases que pretenden ser lapidarias, como por ejemplo "bueno, lo voy a hacer pero que sepáis que esto no está bien", "vale, pero que sepáis que eso no es así POR LEY"... Con lo que en el mejor de los casos solo consiguen que se rían de ellos, porque obviamente la empresa ya sabe que eso es ilegal e incluso sabe por qué Ley exactamente es ilegal; pero la empresa también sabe que el trabajador no sabe ni siquiera de qué Ley se cree que está hablando y sobre todo la empresa conoce a ese trabajador y sabe que después de todo hará igualmente lo que le digan aunque sea después de montar el pollo. ¿Dónde está el supuesto miedo en casos como éste? El que tiene miedo de verdad no solo no demanda sino que obviamente tampoco se queja y menos aún de malas maneras.

    Otro caso llamativo es el de los trabajadores con mucha antigüedad a los que les quedan menos de 2 años para jubilarse y que también siguen tragando con todo. Si les echaran cobrarían paro hasta la jubilación, con lo que no perderían cotizaciones para la misma. Además, sumando el paro con la indemnización incluso podrían cobrar más durante esos 2 años que si siguieran trabajando. Pero estos trabajadores siguen echando sus horas extras ilegales y disfrutando de vacaciones en febrero porque la empresa lo decide, porque tienen mucho miedo a que los despidan siendo tan mayores para buscar otro trabajo.

    Quizá sea el momento de recordar otra vez que la demanda o denuncia es una de las formas de protección contra el despido. Es decir que el despido a causa de una demanda o denuncia es nulo y por tanto con readmisión obligatoria cobrando y cotizando los salarios perdidos entre despido y readmisión. No solo eso sino que además las denuncias ante Inspección de Trabajo son gratis y no es obligatorio contratar abogado para una demanda ante los juzgados de lo social (laboral). Pero estas garantías para el que quiera demandar al final producen otros tipo de casos curiosos. Son los trabajadores que no demandan porque tienen mucho miedo a que los despidan, al final los despiden igual cuando a la empresa le viene bien, pero el trabajador tampoco demanda después del despido porque le dicen que en caso de despido improcedente la empresa los puede readmtir. Es decir que el trabajador que tiene o tenía mucho miedo a que lo despidieran tiene aún más miedo a que lo readmitan. Eso lo saben los empresaurios de sobra, aunque a ellos mismos les cueste creérselo. Por eso algunos despiden a sus trabajadores pagándoles la indemnización que les da la gana o incluso sin indemnización, pero añadiendo la "amenaza" directa al trabajador de que si demandara lo readmitirían. Mano de santo, oiga usted.

    Pero sin duda el caso más curioso es el de los trabajadores que quieren que los despidan porque no aguantan el trato, las horas extras ilegales, la falta de descansos, etc. Trabajadores que incluso mendigan a la empresa "los papeles del paro" sin cobrar la indemnización, es decir regalándole la indemnización al empresaurio como persona física, no a la empresa. Pero la empresa se lo niega y el trabajador sigue tragando con todo. O sea que ese trabajador que quiere que le despidan e incluso lo ha mendigado resulta que sigue tragando con todo porque se supone que tiene miedo de que le despidan. ¿Ah, que no te crees que existan casos así? Pues a paletadas, oiga usted.

    Para finalizar tenemos una variante del caso anterior, que digamos que ya es rizar el rizo. El caso de los trabajadores que están mucho tiempo, incluso años, mendigando periódicamente que les despidan pero se lo niegan todas las veces; hasta que cierto día se hartan y se marchan voluntariamente incluso sin preavisar. Es decir que el que quería que le despidieran seguía tragando con las condiciones ilegales porque decía que tenía miedo a que le despidieran y cuando no le despidieron se fue no solo sin indemnización sino también sin paro e incluso con descuento en el finiquito por falta de preaviso y sobre todo habiendo tragado con todas las ilegalidades hasta el último minuto. Eso sucede aunque no os lo creáis. De hecho, hasta se podría decir o sospechar que todo empresaurio con experiencia sabe que la mayoría de los que mendigan el paro sin indemnización al final se marchan si se lo niegan el tiempo suficiente. Quizá en sus primeros tiempos de empresaurio no se crean que en el mundo puedan existir trabajadores así, pero con la experiencia lo aprenden.

    Parece evidente que en casos como estos no existe realmente el miedo al despido sino que el problema del trabajador es otro y sin duda es un problema "psicológico" o de comportamiento, por decirlo de alguna forma, que no solo se manifestará en el trabajo sino también en muchos otros aspectos de su vida. Algunos lo llaman la evitación a toda costa de cualquier enfrentamiento, otros lo llaman no saber decir que no, otros lo llaman hacer siempre lo que haga todo el mundo y no hacer nunca lo que no haga nadie, otros lo llaman necesitar que otro les diga en todo momento lo que tienen que hacer...

    Otros incluso lo tienen teorizado y dicen que este falso miedo al despido es una manifestación de la que llaman "indefensión aprendida". Es la condición de un ser humano o animal que ha "aprendido" a comportarse pasivamente, con la sensación subjetiva de no poder hacer nada y que no responde a pesar de que existen oportunidades reales de cambiar la situación aversiva, evitando las circunstancias desagradables o mediante la obtención de recompensas positivas. Desde luego la definición parece hecha a la medida de al menos alguno de los casos relatados anteriormente, sobre todo de los dos últimos.

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    41 comentarios:

    1. En mi opinión se trata,efectivamente, de un miedo de raíz psicológica, de falta de asertividad. El mismo miedo a no decir NO en el resto de ámbitos fuera del laboral.El mismo mecanismo por el que mucha gente, por ejemplo, compra(ba)una enciclopedia carísima que no necesitaba, a un vendedor persuasivo al que ni conocía ni debía nada.

      Y por cierto, en mi trabajo hay un especimen que lo sabe todo sin tener ni ptidea, que dice que lo que sea es así POR DECRETO LEY. Que creerá él que es más que por ley.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. En lo de la enciclopedia has acertado al 100%. De hecho el modelo de negocio de muchas empresas es ese. Ya no existe la venta "a puerta fría" del vendedor de aspiradoras a domicilio, pero ha sido sustituida por un negocio muchísimo más lucrativo, que es el spam telefónico. Las frecuentísimas llamadas no deseadas de todo tipo de empresas ofreciendo sus productos. Es negocio porque saben que un alto porcentaje de gente no sabe decir que no y/o directamente no se enteran ni de lo que les dicen ni incluso de lo que ellos mismos contestan. Por mucho dinero que les cuesten todas esas llamadas, los beneficios son mayores. Al final solo se trata de conseguir el nº de cuenta o el de tarjeta para hacer cargos, porque saben que ese tipo de personas tampoco lo devolverá nunca. En realidad el mecanismo es el mismo que usan las empresas para la explotación laboral. Por eso en muchas empresas en las que el trabajo lo puede hacer cualquiera (hostelería, comercio, vigilancia), el proceso de selección no consiste en buscar a los mejores trabajadores o a los más listos sino sencillamente a los más "flojos". Cuando tienes experiencia en el trato con la gente, a un "flojo" lo detectas nada más se sienta en la mesa y cuando abre la boca ya no hay error posible.

        Eliminar
      2. Eso último, de los flojos , es una verdad cultural de sobretodo este país. Somos unos burritos, en general;yo siempre pongo como ejemplo el fútbol en este país, que o eres del Madrid o eres medio bobo sin término medio.

        Eliminar
      3. ¿Spam telefónico?
        Hay países tan raras que por ley están prohibidos estas llamadas.

        Vale, un ejemplo : Canada.

        Eliminar
    2. Esa indefensión aprendida es fruto de 35 años de represión que vivieron nuestros abuelos/padres (lo digo por mi edad) y transmitida a nosotros por la educación en casa y colegios. Es triste pero es así. De ahí el miedo a todo, ya que rebelarse significaría represión.
      Y peloteo aparte, blogs como este ayudan a abrir los ojos, a pensar, sobre todo a pensar que el trabajador tiene mucho más poder del que parece.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Totalmente de acuerdo. Siempre he pensado que los españoles tenemos el miedo incrustado en el cerebro después de décadas de represión y genocidio ideológico cortesía de los franquistas, o siglos por la iglesia.
        No hay que sacar a la momia del Valle para dársela a su familia, hay que hacerle un tour por cada ciudad de España y usarla de meadero público en las plazas. Tendría grandes beneficios democráticos, ideológicos e incluso laborales, como bien explica el artículo. Y los primeros que deberían ir a mear al dictador son los liberales, y si no van, no son liberales, solo fascistas.

        Eliminar
      2. BRAVO, BRAVO, BRAVISIMO!!!!!

        El factor psicólogico! Ahí le habéis dado!

        Añado otra poniéndome en plan pitufo filósofo: y el factor social??
        El poder sentarse con unos amigos a charlar Coca-Cola en mano de lo malo que es el jefe/trabajo/condiciones.
        _No, el mío más!
        _Ya, pero el mío...
        _No, no! Escuchad las p*tadas que me hacen en el mío...
        _Qué mal va el país...

        Yo oigo auténticas competiciones de quién sufre más en el trabajo!!!

        Eliminar
      3. La indefensión aprendida existe en todos los países, no es exclusiva de los españoles.

        Eliminar
      4. Claro. Pero compara los chalecos amarillos franceses con... bueno, con nada ahora mismo, pero si quieres con las manitas y los gritos silenciosos del 15m... 😏

        Eliminar
    3. Ya no sólo es miedo a demandar ellos, es que si tú demandas los propios compañeros te hacen el vacío, como si fuese una enfermedad que se pegase o algo. Evidentemente lo hacen por si el jefe les ve contigo y te asocia con "la gran rebelión" de alguien que sólo pide sus derechos.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Algunos lo hacen por eso. Pero otros muchos lo hacen porque les jode que tú hagas lo que ellos no han hecho antes porque "nadie lo hace". No por miedo ni nada, sino por no hacer lo que todo el mundo. Es decir gente que sencillamente dedica su vida a intentar detectar que es lo que se supone que tienen que hacer y lo que no tienen que hacer en cada momento según la tendencia mayoritaria y no permiten que otros se salgan del redil.

        Eliminar
      2. Que verdades más grandes!! Yo estoy en litigios con la empresa y soy peor que una garrapata para ella, mientras oigo a compañer@s decir que van a llamar al jefe para negarse a hacer esto, aquello y lo de más allá, la llamada nunca llega y encima pagan por ir a trabajar y yo en la sombra partiéndole la caja y si puedo chinchando más jajaja.

        Eliminar
    4. Tambien esta la gente que empieza su vida laboral pidiendo el oro y el moro, y al no conseguir absolutamente nada, deciden bajar sus espectativas cambiando el chip de "exigir derechos" a "tragar con lo que venga". Con ese cambio de chip, empiezan a llegar contratos laborales, creando en la mente del trabajador la idea aprendida de que hay que tragar si no se quiere volver a la situacion inicial.
      Desde luego, el tema es complejo

      ResponderEliminar
    5. No tardarán en aparecer los comentarios de los que digan no estar de acuerdo con el artículo pero en su mismo comentario demuestren ser, sin darse cuenta, uno de los casos citados en el artículo. Nos vamos a reír.

      ResponderEliminar
    6. es que este es un país de mingafrias y lameculos.

      ResponderEliminar
    7. Lo peor de todo es que este tipo de trabajadores van dejando a su paso un reguero de compañeros en esta y otras facetas de la vida que se tienen que terminar ocupando de sus hijos, de hacer las cosas que ellos no hacen (¿os suena eso de "yo no puedo ir a la reunión del colegio porque si no me despiden, así que mejor id los que no sois padefos y haced lo que haya de deberes para las familias por mí"?)...

      ResponderEliminar
    8. Lo de que el despido es nulo a causa de una demanda o denuncia me lo comentó mi abogado, pero se le olvidó decir lo de "cobrando los salarios perdidos" durante el año y medio hasta que se celebró el juicio. Juicio donde me vi obligado a aceptar un acuerdo contra mi voluntad en el momento que vi que iban a jugar sucio y lo perdería todo. Mi abogado estaba vendido. ¿Se puede hacer algo después de haber firmado un acuerdo? Mi abogado no me permitió ver los papeles del acuerdo hasta después de pasado el plazo de reclamación del mismo.

      ResponderEliminar
    9. Me ha gustado mucho el artículo.

      ResponderEliminar
    10. Después de leer este artículo, como siempre dando en el clavo, me siento identificado con mi miedo al despido. Yo siempre he sido pasivo y por evitar enfrentamientos he cedido a los abusos de los empresarios.
      En la ante última empresa en la que estuve muchos años de vez en cuando dejaban de pagar las nóminas de varios meses y ninguno de los trabajadores decía nada, solo nos quejábamos en grupo. Es más yo he tragado varios años justificándome que tenía familia y desde que entré quería irme. También me he justificado el no denunciarlo nunca porque estaba buscando otro trabajo para largarme. Todo son excusas para no enfrentarnos al miedo al despido. Mi miedo también estaba justificado porque como era una empresa familiar muy pequeña si denunciaba y me quedaba la vida diaria sería un asco. El empresaurio decía que no tenía dinero pero pagaba su hipoteca, sus coches, sus vacaciones y la de los hijos, etc.
      Cambié de empresa (porque me salió otro trabajo) y ahora he topado con otro empresaurio. Ahora pago por trabajar, debido a que mi categoría profesional es de las que más cotizan, me paga la nómina y le devuelvo parte del coste a la SS. Este empresaurio es un ladrón y yo no hago nada. En vez de denunciar me justifico bajando el rendimiento de mi trabajo, haciendo lo menos posible y contándolo aquí. Lo que no hago es quejarme con compañeros, ni en el bar ni en casa.
      También es una empresa muy pequeña y sé que tengo las de ganar si lo denuncio. Mi miedo con el que me justifico es que si sigo en la empresa en la que estamos codo con codo con el empresaurio ladrón la vida sería insoportable después de la denuncia. Además de que tengo más de 50 años y me sería muy difícil conseguir un nuevo trabajo y en estas edades se oyen perlas “que suerte tienes de tener trabajo”, como si fuera.

      Lo que he aprendido en la vida es que lo que empieza en un trabajo mal, nunca va a mejor sin hacer nada, solo empeora. En esta web he aprendido también que lo que te roban de la nómina no es para salvar a la empresa como justifica el empresaurio ladrón, si no que directamente es para el bolsillo del ladrón, para en mi caso también pagar a un jubilado que de vez en cuando hace algún trabajo en negro y para que el empresaurio pague la cena de navidad que en el fondo la pago yo. Además como figura que yo gano la nómina completa no solo me roba lo de la SS, si no que pago más a hacienda de IRPF sin cobrarlo y el justifica más gastos en su empresa.
      Sé que los miedos se superan enfrentándose a ellos directamente, pero una cosa es la teoría y otra es hacerlo. Lo voy a intentar en cuanto tenga ocasión y lo contaré aquí para que a quien le pase tenga más información.

      ResponderEliminar
    11. Denuncié a mi jefe por irregularidades (en lo social ),me indemnizó ,pactó conmigo una cláusula nula sobre denuncias en la inspección de trabajo.
      Me olvidé de ella . Un año y medio después me llegó una información falsa que ella se montó para quitarme valor y se lo dijo mi a más de uno con un ex compañero la tenía grabada el también pero el chaval no me falló cuando lo necesité me pasó el audio,fue a testificar conmigo cuando denuncié por lo penal por deshonor y imagen otro juicio ganado con pena de presión para ella . Así que miedo ninguno .

      Otro jefe chulito después de 7 meses ,(contrato en fraude ) el último día le dije que te firmo no conforme con la indemnización empezó a decirme que ya te hago fijo y esto digo no y además nunca m hablaste como hacemos con las horas que hice demás y me sueltas esto es lo que hablé contigo en la entrevista. Entrevista ? Cual ? En todo caso le dije tú entrevjsta no podrá estar encima de la legislación,lo demandé no se presentó en la conciliación mandó su abogada con un poder notarial y firmó ella por el .
      hasta el último céntimo no solo eso , es que mi abogado lo quisó joder más la parte que me pagaba en negro el abogado la negó porque dice que no aparece en ningún papel así que le vamos a joder y mi ex jefe acabo llorando . Son todos iguales .pero miedo ya lo perdí hace mucho tiempo. Me hice amigo de los abogados. Más que de empresaurios

      ResponderEliminar
    12. Mi mujer tiene una trayectoria larga de contratos en fraude de ley, lleva años de contrato en contrato con subrogaciones incluidas. El caso es que ha cogido la baja por tener una gripe muy fuerte y la han despedido. La dicen que en cuanto se pase la gripe la vuelven a coger. Cuando eso ocurre no la vuelven a coger. Yo la dije que era el momento propicio para denunciar y poner su situación laboral más favorable pero me dijo que no lo hacia porque tenía miedo de que no la volverían a llamar y es lo que ha sucedido. Por miedo ha perdido una oportunidad, además de que ella no tiene que ver a sus jefes todos los días que podría ser otro miedo.

      ResponderEliminar
    13. Hola, tengo una pregunta relativa a este tema, ¿qué haces cuando denuncias ante Inspección de Trabajo un caso claro y probado de cesión ilegal de trabajadores, pero la empresa cliente es tan potente, que mágicamente no hay ninguna cesión ilegal y todo está perfecto (según los inspectores)? Esto no es una suposición, es un caso real.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Busca un abogado y denuncia en un juzgado, la inspeccion de trabajo no funciona a no ser que este denunciado!

        Eliminar
    14. A mí no me da miedo el despido, me dan miedo los sicarios.

      ResponderEliminar
    15. Es un buen articulo para países donde hay trabajo y los trabajadores se pueden permitir reclamar sus derechos sin miedo a que les despidan, ya que saben que van a encontrar otro trabajo al día siguiente. De eso modo, los empresarios se toman en serio a sus trabajadores. EN Españistan es muy diferente, hay mucho demandante y poco trabajo, lo que complica las cosas para el trabajador y se lo facilita todo al empresaurio. Así es fácil abusar de los trabajadores y de la gente en general, en un país donde la picardia, la corrupción y la falsedad están al orden del día. Cada parrafo me parece una falta de respeto a los trabajadores que sufren abuso. El empresauiro abusa y roba a Toñi y ella, dentro de las pocas posibilidades que tiene de devolvérselo es llevándose algo de comida a su casa y asi contrarrestar al ladron (robar a un ladron que injusto). Vuestra solucion es que Toñi le denuncie. Asi se crea un buen ambiente de trabajo y ganas de ir a trabajar todos los dias, claro que si. Sabes que si denuncias estas condenado a irte tarde o temprano, sin paro y sabiendo que quizás no encuentre trabajo en una buena temporada. Pero vosotros reiros jajaja, que tonta Toñi se deja engañar. Me da la sensacion de que Toñi es mas inteligente que muchos y se garantiza el pan, un ambiente de trabajo aceptable y se cobra sus horas extras por otro lado. Robar a un ladrón no es criticable.
      Luego se critica a los chavales de los que abusan mas todavía dada su baja experiencia laboral. Les pagan mal, en negro y ni les cotizan a la S.S. pero los culpable son ellos por no denunciar, no el empresario de hacerlo. Las culpables son las mujeres maltratadas por no denunciar, no los hombres que las maltratan (así se ve mas fácil, ¿verdad?). Sabéis criticar todos los perfiles de los trabajadores y sabéis como se aprovechan los empresarios, pero nadie hace nada, solo hacer mas leña del árbol caído y criticar al débil, al trabajador, al que no sabe de leyes, al que necesita dinero para pagar la hipoteca, la luz, el agua, el coche, etc., no sus vicios y no se puede permitir que le falte el sueldo un mes. Pero sigamos imaginando que vivimos en un país maravilloso lleno de oportunidades laborales y justicia.
      Resumen: la gente sigue tragando con todos estos abusos porque no se puede permitir perder su sueldo, por eso piden el paro a toda costa y llegan a perder su indemnización (que vergüenza de país), solo por tener cubiertos esos meses donde no tengan trabajo y no verse abocados a vivir en condiciones lamentables. Nada es culpa de los trabajadores, es del Sistema que ha creado este miedo e inestabilidad económica, que obliga a tragar con muchas irregularidades.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Ya estaba tardando en salir un comentario como este. :-) :-) Ahora yo podría decir que como adivino no tengo precio pero no sería verdad porque me ha bastado con llevar mucho tiempo leyendo los artículos de esta web y sobre todo los comentarios portentosos de algunos.

        Eliminar
      2. Olé tus huevos !

        Huy, perdón, no tienes !

        Eliminar
      3. Estoy, en parte, de acuerdo contigo. Todo depende de la necesidad y cargas de persona (tener hipoteca, hay que tener en cuenta de que tenemos que pagar el sitio donde vivimos , a no ser que vivas de gratis con alguien), su circunstancia (coger experiencia en un empleo , ser mayor de 50 años) y la zona donde resida (hay más empleo en Madrid que en Extremadura , por ejemplo ) Muchas veces no es conveniente perder el curro y nos vemos obligados a aceptar condiciones ilegales. También es cierto que si denuncias, vas a aguantar un ambiente de trabajo hostil.

        Estoy de acuerdo con laboro en el que el factor psicológico es importante, pero hay que tener en cuenta todas estas circunstancias.

        Eliminar
    16. La indefensión aprendida (IE de Seligman) es un "miedo generalizado aprendido" durante y a través de principalmente experiencias propias pero también de otros que se convierte en estructural en la personalidad del individuo y que se refleja en sus actitudes y en una disminuida o en una total falta de capacidad de respuesta de evitación y escape. Asi son habituales manifestaciones conductuales como la no asertividad y otras que en el artículo de Laboro se han descrito. Estas conductas indeseables pueden provenir de cualquiera de las dos partes de la relación laboral, y la IE también puede ser el origen del comportamiento de inacción de una u otra de las partes del contrato, e incluso de ambas a la vez.
      Cuando un trabajador o un empleador 'tragan' con lo que la otra parte les hace, la idea de que otros sustitutos les podrían hacer también eso e incluso peores cosas suele estar detrás del comportamiento de tolerancia que a su vez tiene como origen causal la IA.
      Añadamos la 'aversión a las pérdidas' (AP) que en todos los humanos existe. ¿Cómo se manifiesta esa AP? Según algunos, el empresario hace contratos temporales en fraude de ley por miedo a que si le va mal el negocio, tenga que pagar indemnizaciones por despido más elevadas que con contratos indefinidos (obviando los costes de posibles demandas por fraude legal). Y ¿por qué el empresario omite esta ultima posibilidad en sus cálculos de perdidas? Por su conocimiento propio, o el de otros empresarios de que hay una baja probabilidad de demanda por los trabajadores despedidos con contratos fraudulentos. De este modo, el empresario guiado por ese 'sesgo de disponibilidad',SD, (esto se refiere a que la gente calcula la probabilidad de que algo suceda en función de la facilidad con que recuerde casos; así si son muchos, hay una alta probabilidad de que algo suceda) cree que no va a tener ese tipo de pérdidas (por demandas judiciales).
      Traslademos todo esto al tema de 'tragar' con el abuso, la ilegalidad, etc. por parte del trabajador. El trabajador tiene aversión a las pérdidas, en este caso a perder el trabajo en el que hace horas extra contra su voluntad, o en el que disfruta las vacaciones que se le imponen. Según esta aversión de pérdidas y a su vez guiados por el SD,(y junto a la IA que como mecanismo preconsciente de modulación de la respuesta está funcionando subrepticiamente) el trabajador 'tolerante' cree que acabar con el empleo actual le supone un coste mayor que la ventaja de dejar de 'tragar' los abusos del empleador, con lo que lo evaluará como 'pérdida' en el cómputo final. Si añadimos que durante dicha evaluación el SD va a estar actuando de manera que el trabajador va a recordar muchos más casos de otros trabajadores que se encuentran en paro tras acabar con su empleo anterior, llegamos a la conclusión de que el trabajador aceptará como altamente probable que si toma la decisión de acabar con el contrato, termine formando parte de las listas de desempleados.
      A estos mecanismos, podemos añadir otros factores socioculturales y económicos como: la presión social ejercida por la familia, los amigos y compañeros (el rechazo y "el vacío de éstos"), los medios de comunicación; la disponibilidad de recursos tales como oportunidades y ofertas de empleo, prestaciones económicas; 3, oportunidades de formación profesional, etc; vemos cuáles son los agentes que pueden o podrían influenciar o incluso determinar la toma de decisión o actuación final.
      Esta teoría es una de las muchas otras posibles explicaciones de muchos o algunos de los casos en que se produce "tolerancia" de los abusos de los otros en el ámbito de las relaciones laborales, pero lo indiscutible es que hay una relación en la que una parte tiene poder y ventajas sobre la otra, con lo que la probabilidad de "perversión' de la relación es alta (y si no recordemos el estudio de los estudiantes carcelarios y los estudiantes encarcelados).

      ResponderEliminar
    17. Por supuesto que la culpa es del maltratador/abusador. Pero si esperas que cambie por si mismo, eres un iluso. Eso sólo cambiará por presión de los propios trabajadores. Y los padefos no ayudan. Claro que hay que mirar el corto plazo y buscarte las mañas día a día, pero también hay que mirar al futuro y el cuadro general, ambas cosas, no quedarse solo en la picaresca o el lloriqueo infantil e irresponsable, que somos adultos y ciudadanos de pleno derecho (si nos lo creemos, claro!).
      Por cierto, hay elecciones, vas a votar en función de quién ha subido el SMI, en función de las banderitas o a nadie y te conformas con llevarte unas pechugas?

      ResponderEliminar
    18. Cómo era Laboro... Superman y Spiderman ... Jajaja... derecho no ejercido, derecho perdido. Así que trabajadores, pónganse las pilas.

      ResponderEliminar
    19. Falta uno un día y me encuentro con un nuevo artículo y un montón de comentarios. :)

      Pues bien : en el tercer párrafo, al final donde la frase empieza con "Es decir que el trabajador que por lo visto tiene miedo..." creo que falta un "y" o un "pero" entre "corresponde legalmente -y- o -pero- no tiene miedo..."

      En serio : puede ser,también, una forma de síndrome de Estocolmo que es lo que le pasa a algunos trabajadores...

      Ahora a leer los comentarios, que seguro son buenos, por lo menos algunos.

      ResponderEliminar
    20. Me gustaría proponer a Laboro un artículo en el que se comenten las propuestas electorales de los diferentes partidos en lo laboral. Aunque pensándolo bien, esas propuestas son papel mojado ya que cuando llegan al poder ya vosotros sabeis....

      ResponderEliminar
    21. Me he quedado absorta al leerte, podría darte nombre y apellidos para cada perfil... es triste, yo soy el perfil que se negó a que la explotaran, despidieron (ilegalmente) y claro que denuncié. y animo absolutamente a todo el mundo a que lo haga.

      ResponderEliminar
    22. Hola, me sumo a lo indicado por Anónimo. Me gustaría conocer las propuestas electorales de cada formación política en lo referente a las cuestiones laborales, así como su postura ante la forma en que se gestiona y se debería gestionar la prevención de riesgos laborales en el país. Gracias.

      ResponderEliminar
    23. Experiencia de 43 años de trabajo: LOS TRABAJADORES MÁS RESPETADOS, AQUELLOS QUE SE HACEN RESPETAR.
      Como bien se dice en el artículo, cuando has hecho una denuncia (obviamente con sentido común y recogida de pruebas previa), estás más fuerte (no solo psicológicamente) desde el punto de vista legal (principio de indemnidad), pues cualquier despido es mucho más difícil y ante un despido sin causa este será declarado 'nulo' (no improcedente) con lo cual no se pierde el trabajo ni los sueldos del tiempo que dure el proceso.
      Y a partir de ese momento ... no te hacen la vida imposible (porque ya has aprendido a no dejarte) ... TE VAN A RESPETAR MÁS, esa es la realidad.
      Es mi experiencia, contra poderosa multinacional.
      Salud

      ResponderEliminar
    24. Amigos de Laboro:
      Ante todo daros las gracias por vuestros artículos que¡son utilísimos! y pediros que tratéis un tema que he visto muy poco aquí.Se trata del embargo judicial en la nómina.Cierto es que hay un apartado reciente que dice cómo calcularlo pero no he leído nada en caso de despido,si prescribe cada 5 años,qué pasa si el acreedor no lo cobra,etc..
      Gracias de antemano.

      ResponderEliminar
    25. Cuánta jerga psicológica veo. La razón es sencilla y tiene su origen en la pereza española: es mucho más fácil no hacer nada, más sencillo y cómodo, nisiquiera pensar que es mucho esfuerzo. 25 euros en una consulta laboral? Uff que caro. 25 euros en dos cubatas? Barato. Es cuestión de prioridades.Y pensar, esforzarse en aprender todo lo que no se sabe en materia laboral, e ir contracorriente, da una pereza muy grande.

      ResponderEliminar
    26. Hola a todos. Ante todo, me gustaría darte las gracias, Laboro por tus publicaciones. No sólo descubres que tienes más derechos de los que creías, sino que te motivan a perder ese miedo del que hablas y ser valiente, porque a fin de cuentas, se trata de hacer justo lo que debería de serlo, y acabar con los abusos de quienes "tienen el control". Precisamente ahora me encuentro en una situación de conflicto con mi jefe. Tengo un contrato eventual. Inicialmente me hizo contrato de 4 meses, transcurridos los cuales, prosiguió mi relación laboral por otros cuatro. Está misma semana se me termina el contrato. Cual es mi sorpresa que hace un par de días me encuentro con el cuadrante de horas recien puesto y veo que trabajo hasta el día que finaliza mi contrato y un FIN al día siguiente. Lógicamente entiendo que no me van a renovar más. Al ponerme en contacto con mi jefe y preguntarle por qué no me ha sido comunicado ni verbalmente ni con preaviso, él sencillamente me dice que en un fin de contrato no tiene que haber preaviso. Según mi convenio, "el empresario estará obligado a notificar al trabajador con 15 días de antelación la finalización del contrato temporal. El incumplimiento dará lugar a una indemnización de un día de salario por cada día de retraso". La no renovación se consideraría igual? Un saludo

      ResponderEliminar
    27. Huevosdehierro25 febrero, 2019

      Es más sencillo: Si tienes miedo es que no tienes valores, ni dignidad, ni educación, ni libertad, ni te sabes reír hasta de tu sombra, ni aprecias la vida, ni la tierra, ni los pueblos, ni a tus padres, ni a tus ancianos. Todos estamos de paso en la vida, pero parece que unos más que otros, y el tema es que para mí el compañerismo ha quedado limitado a andar por la empresa esquivando a tanto arrastrado a los que no quiero pisar, con mucho respeto.

      ResponderEliminar
    28. La empresa tiene cogido el pulso a cada trabajador y como tal tenemos que saber ponernos en nuestro sitio frente a está, sino nos nos tendrá ganada la batalla aunque no la guerra, por lo menos en mi caso.
      Yo tengo claro que trabajo por dinero y no por hacer favores a la empresa y si me toman el pelo o vacilan o veo una situación injusta hacia mi como trabajadora lucho por ella si la causa lo merece a pesar del precio que tenga que pagar y las consecuencias. Paso de ser "padefo", que lo sean otros si asi les va mejor!!

      ResponderEliminar

    NO SE CONTESTAN las consultas laborales particulares en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.