• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 15 julio 2019

    Experiencias personales sobre la gota que colmó el vaso del trabajador.




    En los comentarios que escriben los lectores de Laboro hay muchos en los que su autor se declara como "padefo en rehabilitación", "intentando dejar de ser padefo" o incluso como "expadefo". Es decir que todos ellos fueron padefos anteriormente o incluso aún lo son pero en menor grado. Algún lector sugirió un artículo para esta sección "Cuenta tu caso" que tratara sobre "la gota que colmó el vaso de tu padefismo". Es una idea muy buena y apropiada en estas fechas en las que muchos trabajadores inician o están a punto de iniciar sus vacaciones.

    Así que vamos al lío. Tú. Sí, tú, el que estás leyendo. ¿Eres un padefo? Probablemente no o al menos no del todo, porque si lo fueras no estarías leyendo Laboro. Pero si antes eras mucho más padefo que ahora y sobre todo si ahora no lo eres en absoluto... ¿qué te pasó?

    O sea que eras el trabajador ideal para el empresaurio hispánico y ahora resulta que eres un rojeras que vas por ahí leyendo de lo que no sabes, hablando de lo que no te importa, impidiendo que los empresaurios levanten Españistán creando empleo y riqueza, dando trabajo a los inspectores y a los jueces, que se estudiaron la oposición para ayudarte a ti, dando trabajo a los sindicalistos que cobran para ayudarte a ti, teniendo hijos sin preguntarle al jefe si le viene bien, poniéndote enfermo sin permiso, yendo a votar y encima votando mal... ¿Fue un proceso gradual? ¿Cómo comenzó? ¿Qué acto de tu empresa o encargao fue el que te llevó a decir que hasta aquí hemos llegado? Cuenta, cuenta, maldito bolivariano feminista radical LGTBI...

    También puedes contar casos ajenos de expadefos o padefos en rehabilitación y proponer nuevos temas para esta sección "Cuenta tu caso".

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    42 comentarios:

    1. Laboro, soy el carnicero de las 60h, Si lo hubiera sabido hubiese metido los 2 tochos que he escrito en el apartado de casos extremos de padefismo aquí en este nuevo.

      De todas formas, es una excelente idea. Mis felicitaciones al respecto y desde aquí animo a todos los que sufran cualquier atropello que publiquen su caso.

      ResponderEliminar
    2. Hace tiempo en una consultora "carnica" me desasignaban la ultima semana del proyecto (y me tocaba ir a la sede de la empresa en vez de ir a cliente) para que cuadraran las cuentas del proyecto (pq las mordidas de otros lados no permitian tener a todos los curritos todo el mes). Una de esas veces me arme de valor y les dije que si me hacian los papeles para poder cobrar paro me iba pq claramente no les interesaba tenerme y estaba harto de tener que cambiar de centro de trabajo una semana al mes. Al final me hicieron un despido procedente. Ahora lo hubiera intentado hacer de otra forma, pero era joven y padefo ;)

      ResponderEliminar
    3. En mi caso fué cuando me denegaron el horario solicitado cuando pedí la reducción de jornada. Ahí ya me puse a denunciar, por eso, y por los trienios que no me estaban pagando. Y ya no he dejado pasar ni una más. Ahora soy mucho más feliz y a la empresa ni se le ocurriría hacer algo parecido, porque lo gané todo.

      ResponderEliminar
    4. En cuanto me tocaron los huevos por primera vez con las horas extra, vacaciones y demás...me afilié a CNT y se acabaron las tonterias por su parte :-)

      ResponderEliminar
    5. En mi caso estuve 14 años "pasando de follones" al darme cuenta de que habían modificado mi antigüedad para no aplicarme la subida de trienio que me correspondía. De esta forma se retrasaron dos años cada uno de los saltos de trienio en mis nóminas.
      Finalmente, animado por otros compañeros y por qué no con la lectura de páginas como Laboro, me animé a hacer una reclamación por escrito, acompañada de nóminas y certificado de Vida Laboral, y se me reconoció la antigüedad, eso sí, sin carácter retroactivo.
      Aparte del valor y de dejar de "pasar de follones", Hay que sumar el conocimiento de las leyes y derechos laborales para utilizar los canales adecuados en cada caso.

      ResponderEliminar
    6. Después de un año cobrando con retraso y de unos meses con varios intentos de despido y chapuzas varias, “mi” empresa de fue al traste y me dejaron dinero a deber y casi tres nominas. Tuve que ir a juicio para recuperar mi dinero y fue antes de la reforma laboral, así que tuve suerte. Desde entonces comprendí que no era mi empresa, sino la de otro y que el contrato es lo mínimo y lo máximo que debo hacer como empleada. Ni horas extras sin pagar, ni trabajar gratis ni nada más. Se acabó el cachondeo. Porque cuando van mal dadas, no puede ser el último mono el que ponga su dinero y su culo.

      ResponderEliminar
    7. Cuando era joven e inexperto, y me dijeron que me pidiese las vacaciones, pero ojo, con una duracion igual o menor a 10 dias por periodo vacacional, pense en pedirme semanas completas, de Lunes a Domingo (7 dias). Mi jefe, todo un aguila imperial del jefismo dedocratico, cuando contabilizo las vacaciones, me las apunto desde el sabado hasta el domingo de la semana siguiente (9 dias). Cuando me entere de que solo me quedaba '1 semana y algunos dias sueltos' porque ya habia disfrutado 2 semanas, entonces entendi porque la gente se cogia desde el viernes hasta el domingo de la semana siguiente (10 dias). ¿Mi solucion? pedir los dias que me restaban (30-18=12), desde el Martes al Jueves. Me costo algun 'cambio de parecer' con mi jefe, pero trago de malos modos, ya que las condiciones de seleccion de vacaciones eran 'de una duracion maxima de 10 dias', pero no habia un numero minimo de dias a elegir.

      Para el año siguiente, mi jefe, escarmentado del año anterior ya que dijo que yo 'disfrute de mas vacaciones que nadie y que ya no iba a poder hacerme el listo', especifico en las condiciones de seleccion de vacaciones que el periodo minimo vacacional era de 7 dias y el periodo maximo era de 10 dias. Un plan sin fisuras. Solicite las vacaciones desde el Viernes al Jueves siguiente (7 dias), todo para volver un Viernes que ya de porsi era poco habil, y tener de nuevo el fin de semana libre.

      ¿Pensais que aqui acaba la cosa? No, porque de nuevo, el Jefe en toda su actitud Jefecil, decidio acabar con mis privilegios, haciendo que al año siguiente las vacaciones serian de un minimo de 7 dias, un maximo de 10, y no podrian empezarse un Viernes, ni terminarse un Lunes (aqui estuvo listo). Pero, si habeis prestado atencion al primer parrafo, era un tiro en el pie en su estrategia primigenia de contar los fines de semana de comienzo de vacaciones, haciendo que todo el personal comenzase a cogerse vacaciones desde el Jueves al Domingo de la semana siguiente (11), por lo cual, para el tercer periodo, al personal solo le quedaban 8 dias, que al empezar a contar un Jueves, terminaban el Viernes de la semana siguiente, habiendo dado a todo el personal 2 dias extra de vacaciones.
      ¿Que hice yo? Solicite mis vacaciones de Jueves a Miercoles...

      Para el año siguiente, sento la cabeza y decidio que la empresa decidiria 2 semanas y el trabajador los dias restantes, pero en bloque ¿Y los dos dias de pico? pues nadie los solicito, ya que nuestro Jefe protagonista contaba que el personal pidiese semanas completas y poder rascar el fin de semana anterior. Por mi parte, y desde entonces, mis 16 dias de vacaciones empiezan el Martes y terminan un Jueves.

      ResponderEliminar
    8. Buenos días.

      Como buen padefo que he sido durante 16 años siendo el trabajador ideal, nunca llegué tarde, nunca dije que no a nada, hice las horas que hiciese falta para terminar un trabajo, alargando incluso la jornada por la noche en mi casa hasta la madrugada y al día siguiente allí como un clavo puntual, incluso tooodo el fin de semana trabajando. Tragando con todo, sin cobrar horas, reduciendo sueldo cuando al empresaurio le parecía, nunca me lo agradecieron ni tuvieron gesto alguno, incluso se ponían farrucos si pedías aumento o un día de vacaciones o ir al médico con permiso retribuido. Un buen día caí enfermo de un día para otro, 1,5 meses de baja, bueno, me puso a parir, de que si era cuento, que me iba a despedir, etc...., me exigía que sacará trabajo en mi casa, etc..... Ahí fué cuando me di cuenta de mi padefismo. A mi vuelta, malas caras, etc.... A todo esto fuí padre a los pocos meses y tuve encima la osadía de disfrutar del permiso de paternidad, entonces entró ya en cólera. A mi vuelta, me sacó de mi despacho, aprovechando unas supuestas obras, metió a otra persona allí, me colocó la mesa en el peor sitio de la empresa humillandome ante el resto de persinal, la calidad de mi trabajo había bajado, no rendía lo suficiente, etc..... En estas que contraataqué en forma de reducción de jornada por guarda legal, después de la protección de los 9 meses por permiso de paternidad. Una vez se la tuvieron que tragar, a la semana empiezan a llover sanciones, todas muy graves. Yo procedí a los 19 dh a impugnarlas todas y con vulneración de DF y solicitando las indemnizaciones de la Lisos (eso no se lo esperaban). Eso fué mano de santo, a partir e ahí todo cambió, va todo como una seda, todo son buenas caras, que me dan algo para firmar, les remito a mi abogado sin acritud, me han subido incluso el sueldo, en la conciliación, anularon todas las faltas, también les solicité una indemnización que amablemente pagaron y si no a juicio. Antes no me respetaban y ahora en apariencia si, je je. Por supuesto, no renuncié a la reducción, estaré así hasta que el infante tenga 12 años y voy a tener otro para seguir así la verdad es que sale rentable, haber si me jubilara. La empresa va bien, por lo tanto el despido objetivo está muy jodido, el disciplinario también es muy jodido, pues de mi época de buen padefo soy muy disciplinado, nunca llego tarde, cumplo todas las órdenes, etc, etc.. y voy a seguir allí trabajando, pero con mis "condiciones" y no las de ellos, je je, que se jodan. Si deciden despedirme ya saben las que les espera, pues si por ponerme faltas ya impugné, se pueden imaginar lo que haría si utilizan su último cartucho, volvería por la puerta grande, después de unas vacaciones de 10 a 12 meses y cobrando.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Hola, que es indemnización de la lisos?

        Eliminar
      2. Perdona, Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social

        Eliminar
    9. Buenas,
      aquí un ex-padefo además con la sentencia bajo el brazo calentita del 4/7 (el día de mi independencia)
      Trabajo para una empresa del sector marítimo, 8 años, y pagan bien, por encima del convenio (sin tablas desde 2012, gracias Rajoy) y además en su día me pusieron "una subida de sueldo que cobraría en una sola paga a final de año".
      Bien, esta "prima" era simplemente la zanahoria colgando del palo... así aseguraban mi docilidad, el hecho de que no se disfruten los dos días de asuntos propios -nadie- o que la jornada de 38hs semanales del convenio se la pasen por el forro (12 días laborables mas al año de vacas).

      Un días, tras discutir con un encargado porque mi polivalencia era un poco toca cojones (cinco cambios de dpto. en un año, como que queman... ) decidieron quitarme esa paga, 2500€ oiga... que no era moco de pavo.

      Así que se me hincharon las gonadas y denuncié... el proceso empezó en febrero de 2017 y la sentencia en julio de 2019... se toma su tiempo la justicia, entre medias perdí las subidas anuales de la empresa -me queda solo los trienios que me han absorbido hasta ahora pero ya se les acaba el chollo- y las primas siguientes que añadí a la denuncia y he recuperado.
      Total, 3 pagas mas 10% de interes y el reconocimiento de un derecho adquirido cada año en diciembre.

      La empresa me intentó convencer para que me fuera yo en enero del 2018, a cambio de retirar la denuncia... pero claro... que ganaba yo con eso? irme al paro? una indeminizacion inferior...

      Ahora supongo que cuando acabe el periodo mas o menos prudencial de protección (un año?) intentarán echarme, pero ya habrá aumentado mi base de cotización, habré cobrado lo atrasado y sumaré tranquilamente otro trienio mas....

      Ah... y las horas de convenio es lo siguiente que este ex-padefo va a reclamar.

      Fiaros de laboro, lectores ocasionales, grabar todo y denunciad, una salida voluntaria es una victoria para la empresa por mucho que os pueda el orgullo de "me voy yo antes que me echen"... un despido siempre es beneficioso, la indemnizacion se puede aumentar en la conciliacion o antes de entrar a juicio, y en todo caso son ELLOS los que han de demostrar que el despido es objetivo o disciplinario (acordaros de esta pagina, el apellido: procedente, improcedente o nulo lo pone el juez, no la empresa)... un despido te da paro, indemnización y posibilidad de denuncia.

      Gracias a la gente detrás de laboro por hacer que gente como yo abra los ojos, aunque sea pasados los 40, y digamos "nunca mais"
      Un abrazo!

      ResponderEliminar
    10. Creo que nunca fui un padefo a tiempo completo, aunque creo que todos lo hemos sido alguna vez a tiempo parcial, sobre todo al principio de nuestra carrera laboral. Cuando empecé a trabajar, con 14 añitos, estuve 3 meses sin asegurar. Con motivo de una bronca por parte de mi jefe, le dije que que pasaba von mi afiliación a la seguridad social, y creo que se cagó un poco, porque a la semana siguiente estaba dado de alta. A partir de ahí, he tenido varias situaciones "complicadas" en las que no me he callado, pero si escarbo, seguro que alguna vez he tragado con algo que no debería. Pienso que lo fundamental para dejar de ser un padefo es tener conciencia de clase, algo que, lamentablemente, no abunda en estos tiempos. Gracias por vuestra página, se la recomiendo a todo el mundo. Fuerza y adelante.

      ResponderEliminar
    11. 1.- En una reunión privada de jefes de departamento mantenida a finales de abril de 2018, para intentar solucionar una situación conflictiva con algunos trabajadores, expongo la idea de que se debería mejorar las condiciones laborales del personal, p. ej. pagando a tiempo y no con retrasos de 15 y 20 días.

      2.- Este hecho llega a oídos del gerente, no sentándole nada bien que yo, como su jefe de departamento haya expuesto esa opinión y decido intentar darle una explicación, siendo imposible ya que, a la solicitud de hablar con él, me contesta que soy un sinvergüenza y que él no tiene nada de qué hablar conmigo; delante de 2 trabajadores de la empresa. Hasta ese momento yo había sido un trabajador intachable, al que se ponía de ejemplo, comprometido con la empresa y muy bien visto, no solo por él, sino por el resto de la plantilla.

      3.- Tras este hecho, y a los pocos días (2 de mayo) me reúnen en el despacho, el gerente y la directora para indicarme que han tomado la decisión de trasladarme de puesto a otro de inferior categoría; manteniéndome la nómina (pero no la parte en B que hasta ese momento cobraba como complemento) y que, a partir de ese momento, mi puesto lo ocuparía uno de mis compañeros, que fue ascendido. Tras este hecho tomo la determinación de que a partir de ese momento trabajaré lo que indique el actual convenio y que exigiría todos los derechos que me correspondieran. Ya que después de 16 años en la empresa, no entendía la manera que la empresa tenía de pagar el buen trabajo hecho hasta ahora por mí. Además de que esperaba unas disculpas por parte del gerente, que me había insultado.

      4.- Próxima la fecha que tenía como tope para denunciar la bajada de categoría, decido hablar con el abogado de mi sindicato (CGT) y tomo la decisión de denunciar a la empresa, ya que nadie se había disculpado conmigo por insultarme y, además, nadie en la empresa había tenido la delicadeza de escuchar mi versión.

      5.- Cuando llega la demanda a la empresa se produce un monumental cabreo por parte del gerente que decide sacar fotocopias de la demanda y colgarlas en todos los departamentos de la empresa, con la consiguiente guasa de todo el mundo, retirándolas al día siguiente.

      6.- El 25 de mayo de 2018, estando trabajando junto al ascendido, se produce un altercado entre el gerente y yo, siendo testigo directo la otra persona; en la que el gerente me insulta llamándome: “maricón” y que “no tenía cojones”, por ir por la espalda y no tener “cojones” para decir las cosas a la cara.

      6.- Se produce el juicio por MODIFICACIONES SUSTANCIALES DE LAS CONDICIONES LABORALES y la empresa es obligada a reconocerme en nómina el sueldo en B que hasta ahora me estaba pagando y a reingresarme en mi anterior puesto en las mismas condiciones.

      7.- A partir de ahí, he ido interponiendo denuncias por diversos conceptos como la reclamación de varios pluses, los atrasos del convenio, la regularización fiscal de lo pagado en B anteriormente, etc.

      8.- La gota que, supongo ha colmado el vaso para él, ha sido la denuncia por injurias que estaba próxima a cumplir el plazo legal de prescripción que puse el 15 de mayo del presente año y que llegó a su conocimiento 3 días antes de presentarme la carta de despido.

      Para mí la gota que colmó el vaso fueron los insultos y la falta de disculpas por parte del gerente.

      Un saludo y buen verano a todos.

      ResponderEliminar
    12. Enraged Citizen15 julio, 2019

      En mi caso fue hace bastante tiempo, por entonces en el sector de la construcción en la época precrisis.

      Es cierto que la mayoría de personal técnico/cualificado cobrábamos por encima de convenio (a cambio de que no se pagaban las horas extras y se subía el sueldo cuando al jefe le salia del arco del triunfo)

      Así que como joven padefo inberbe, estaba tan feliz con mi sueldazo por encima de convenio.
      Pasado un tiempo se dió la casualidad de que contrataron a un amigo mio, pero de peón (personal no cualificado) al que le pagaban por convenio y las horas extra.
      Concretamente yo era el jefe del jefe de mi amigo (que tiene guasa)

      Entonces hablando un día con mi amigo, me doy cuenta de que teniendo aproximadamente el mismo horario (aunque a veces salia yo mas tarde) había épocas (sobre todo en verano) en las que el ganaba bastante mas que yo a cuenta de las horas extra, sin tener ninguna responsabilidad y saliendo la mitad de la mayoría de los días antes que yo.

      Me pongo a echar cuentas, y aunque en teoría estaba cobrando por encima de convenio, al echar las cuentas de las horas reales, me encuentro que mi hora efectiva de trabajo como ingeniero era inferior a la hora según convenio de un peón.

      Conclusión, viendo como veía que si me quejaba, en vez de pagarme a mi las horas extras, se las iban a dejar de pagar a los operarios, lo que hice fue empezar a hacer unos horarios mas humanos, cumpliendo a rajatabla los horarios de mi contrato.

      En lo que si que tuve suerte, es que mis compañeros en vez de quejarse de que yo me iba antes, aprovecharon a seguir mi ejemplo, por lo que el jefe en vez de ponerme en el punto de mira y cortarme la cabeza para que no cundiera el ejemplo, se la tuvo que envainar porque se quedaba sin trabajadores, eso sí nunca pagó una hora extra (uno no se cura el padefismo de un día para otro)

      Unos años después, cuando estallo la burbuja, y se corto el grifo para la obra pública, y sobraba mucha gente, intentaron echarme de mala manera por finalización de contrato por obra,
      Aunque llevara 5 años en la empresa y la obra no hubiera acabado (iban a trasladar a un compañero que se había quedado sin obra (y era mas barato) en mi puesto, y me iban a echar a mi), viendo, que a la obra le quedaban realmente dos meses y que me iban a hacer un objetivo totalmente legal a los cuatro días, les demande un despido improcedente por concatenación de temporales y me tuvieron que pagar un finiquito de unas 15 veces lo que me querían pagar (por aquellos entonces ya estaba casi totalmente despadefizado).

      Teniendo en cuenta, que la obra estaba muerta, y que la empresa se había quedado casi sin obra civil en toda España (que era de lo que trabajaba), fue toda una alegría ver al jefe de obra que había querido hacerme la jugarreta darme el cheque de mi finiquito con casi un año de sueldo con los ojos inyectados en sangre y un tick muy feo en el ojo de pura rabia que tenia.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Laboro debería dedicar algún artículo al bonito submundo de los trabajadores "por encima de/fuera de" convenio, una auténtica estafa (y un chollazo para muchos empresaurios) que supone en realidad que un técnico/ingeniero o similar cobre mucho menos que un subordinado o un empleado ende categoría inferior pero en convenio. Titulados superiores al peso, pero eso sí, "por encima" del convenio.

        Eliminar
    13. Despues de muchos años dando el callo y aguantando gilipolleces, desvarios y malos modos, estuve a punto de explotar el dia que me dijeron a la cara que me fuera gratis que no querian darme mas trabajo; lo probaron todo, ofrecerme el traslado y luego desdecirse, ofrecerme un "prometedor puesto" en una nueva empresa q habian creado en 2 dias (con 3000 euros de capital...), cambiarme el sitio de la comoda oficina a una oscura y fria sala de coworking, retrasarse con el pago de la nomina... No sabian que mas inventar para que renunciara voluntariamente, hasta que ya explotaron ellos primero y me dijeron que no me querian y punto.

      Por supuesto yo me enroque en mi puesto y empece a acudir a un sindicato no mayoritario a ver como podia largarme de aquel antro con mi indemnizacion completa y otra por mobbing, total ahora que ya sabia que no querian contar conmigo, para que perder mas tiempo? Les saco todo lo que pueda y que salga el sol por Antequera.

      Estaba valorando las denuncias a poner cuando me llaman de otro lado para empezar a currar inmediatamente. Habia buscado curro en paralelo por si acaso y habia sonado la campana in extremis. Me pire sin pensarlo dos veces y ahi quedo todo...eso si por si acaso me pedi una excedencia por el maximo tiempo al que tenia derecho, 5 años.

      ResponderEliminar
    14. Trabajando en la antigua Moto Vespa España, o mas conocida como Piaggio S.A., con 24 años y realizando el mantenimiento de la sección de pintura de carrocerías, con lo que sería una cesión ilegal, que yo por aquel entonces desconocía por lo padefil de aquella época antisindical, aunque si con cierto conocimiento de mis derechos, hasta los mismísimos de tragar día si y día también vapores de disolventes, decidí reclamar a mi empresa los tóxicos y esta a su vez, evidentemente pasó la bola a la empresa cliente, la cual estaba dispuesta a concederme ese plus, pero como tiré muy a lo alto pasaron de pagar, a lo que les contesté que si no lo pagaban no iba a rendir ni la mitad de las 8 horas que allí trabajaba a diario, no me pusieron pega alguna así que con mi mosqueo decidí trabajar solo una hora en la sección de pintura todos los días, el resto a dar vueltas entre el taller de mantenimiento y a ver como curraban otros. Lo curioso que no me recriminaron nada, y así estuve algo más de año y media hasta que decidieron llevarse la fabrica a Italia porque aquí el vespino se quedo obsoleto y ya no vendían casi nada, solo los que Telepizza les encargaba.
      Desde entonces empece a interesarme en la defensa de los derechos de los trabajadores.

      ResponderEliminar
    15. Durante años fui la pandefa "buena chica" que sacaba las castañas del fuego a todos, tapaba todos los descubiertos y sólo faltaba que me echaran un camastro en el trabajo y una sopitas calentitas. Con el timo de tiempo de descanso en vez de pagar las acumulaciones y horas extrordinarias, me tangaban todos los descansos posibles y, los pocos que me dejaban, a gusto de los jefauros.
      Total que ni descansaba ni me pagaban ni cotizaba, trabaja gratis, y yo echando cuentas de los salarios y cotizaciones que perdía. ¿A qué tenemos miedo?
      Hasta que un día empecé a reclamar mis derechos, me convertí en la "chica mala" de la empresa y, como respuesta, represalias, desprestigio, acoso, etc., incluso me incoaron expediente disciplinario pretendiendo un despido, sin pruebas, por supuesto, pretensión revocada en los tribunales y readmisión. Desde entonces, cuando intentan algún trapicheo, reclamación al canto y mis derechos ni me los tocan. El miedo es su arma. Siempre les digo a mis compañeros que no lo tengan. Todos tenemos familia, hijos, una hipoteca..., y no es fácil encontrar otro trabajo. Pero los trabajadores tambien somos ciudadanos de derecho, no sus esclavos. Tenemos boca.

      ResponderEliminar
    16. Pues yo he pasado de un extremo a otro. Al comienzo siempre procuré ser un mal trabajador viendo que no se respetaban mis derechos hasta que se terminaba el contrato y no me renovaban, entre paro y ahorros y gastar poco me tiré unos cuantos años buenos, antes de la crisis. Procuraba ser negativo para la empresa por que eran unos sinvergüenzas, oficinas de ingeniería de proyectos, chanchulleros de obra pública. Les he de agradecer mi actual visión anarquista y el ver la realidad de que los políticos no sirven para nada, sólo para robar. Con la jodida crisis-estafa perdí el oficio de delineante y comencé a currar en el campo, no me quedaron más narices que pasar por el aro del asqueroso empresario por que había cambiado de estrategia. Si no conservas el curro, cómo antes, además de que en la crisis-estafa capitalista ya no se podía hacer, te quedas sin un duro y malviviendo, época feliz y de libertad pero sin futuro. La idea era conseguir ser fijo o fijo-discontínuo, ya lo conseguí y ahora toca crear la sección sindical de CNT por que no confío en ninguno de los otros sindicatos ¿De qué me vale un sindicato que no se enfrente al capitalismo y lo quiera destruir y también al estado? Llevo tiempo afiliado, aunque en otra provincia, participo activamente, sin liberados y sin subvenciones. Hacemos manifestaciones actividades culturales, charlas y cubro una secretaría. Este año toca crear la CNT en esta provincia y cuando ya tenga el tiempo suficiente me quitaré la máscara semi-padefa. Ya pagan las extras, los sinvergüenzas aprovecharon la crisis y la desesperación de la gente, pero ahora no tienen más remedio que pagar pero por que les iba escaseando el personal, en Soria no hay paro. Ahora hasta pagan un poco por encima de convenio. Alguna denuncia a inspección de trabajo he mandado ya. Estoy fijo discontinuo por aquello de los 30 meses en un periodo de 36. Cuando me enteré estuve pensando en denunciar, comentándolo abiertamente y al poco vinieron a darme el contrato de "fijo" discontinuo. El contrato está bien, las horas extra se pagan, etc... Pero lo realmente importante, aunque trato de hacer un proyecto autogestionado en el campo, es que nos metamos en las empresas, que haya sindicato, a poder ser CNT. Ir de empresa en empresa no te lleva a nada, es divertido pasar de todo mientras el resto está amargado y pringa tontamente pero tú eres el pasota de la empresa que se queda algunas horas más en el ordenata, sin currar para que te paguen las extras, imprimiento carteles para las manifestaciones, haciendo el canelo y ganando las extras que no te pagana anotando más horas, pidiendo más de la comida de la cena para llevar a casa, saboteando a la empresa... etc... Eso mola cuando puedes ir de un lado a otro, es lo que se merece esa gentucilla. Ahora, estratégicamente es mejor conseguir estar en la impresa y luego implantar el sindicato y obligarles a cumplir y conseguir no sólo lo legal sino lo justo, lo decente, lo digno. Construyendo, paralelamente la autogestión y la autosuficiencia en común, la anarquía. No mellegua con "mis derechos" legales. Salud.

      ResponderEliminar
    17. La gota que colmó mi padefismo y curó mi miedo fue cuando pedí permiso para llevar a mi hijo de 6 meses al médico para la vacuna. Me dijeron que tenía tres opciones: recuperar las horas, perder las horas empleadas de vacaciones o descontar el importe de esas horas de la nómina. Cuando escuché semejante estupidez después de haber hecho más horas que un reloj para la empresa les dije que hicieran lo que creyeran conveniente y que la decisión que tomaran la quería por escrito que el juez ya nos diría quien tiene razón. Nunca hicieron nada.
      Eso me hizo despertar, me leí el convenio, leí a Laboro y puse las demandas. A día de hoy,hace dos meses que espero sentencia y a ver si sale ya de una vez!!!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Enraged Citizen16 julio, 2019

        A mi me han echo algo parecido cuando pedía un permiso para cualquier gestión (me pasaba la vida en el trabajo y para cualquier tontería tenia que faltar) me decían que vale, pero que tenia que recuperar las horas.

        Y yo al principio en plan padefo deluxe, que si, que si, mi amo.... {facepalm}

        Cuando empece a curarme, empece a decirle a mis amados jefes, en vez de si mi amo, que me lo descontaran de las horas extras.

        Cuando están tan acostumbrados a pisotear a los trabajadores, se quedan pilladisimos cuando se encuentran a uno, que se deja un poquito menos. A mas de uno le dio un chungo.

        Y eso que todavía era lo suficientemente padefo como para regalar horas extras de gratis.

        Eliminar
    18. En mi caso fue gradual. Trabajé siempre en hostelería y el cansancio físico, mental,la jeta que le echaban en los trabajos y el "amor" hacia MI dinero hicieron que me volviera protestona.
      Yo era muy padefa y tenía una compi muy sindicalista en uno de los trabajos en los que estuve. Digamos que esa chica "preparó la tierra" donde se sembró mi vena sindicalista.
      Siempre tuve miedo de los enfrentamientos con la autoridad (alias jefes) y pasó un tiempo hasta que me decidí a denunciar.
      Luego otra compi me habló de esta página y empecé a flipar conociendo mis derechos, los trucos, las trampas de los empresarios, que estaba respaldada por la ley...
      El conocimiento es poder.
      Mi primer paso para salir del padefismo lo di cuando un jefe me despidió (gracias al cielo) y me fui al sindicato donde me dijeron que me tenían que pagar más de lo que él decía.
      Dos años después denuncié a otro jefe porque el pobre se olvidaba de pagarme más de 200 euros mensuales como indicaba mi convenio. Vamos, que era un fucking ladrón.
      No veáis cómo subió mi autoestima gracias a ese paso. Aunque no fue agradable me sentí "grande".
      Ahora ya no tengo miedo de los jefes y me froto las manos cuando me ofrecen una mierda de trabajo.
      Lo único que me hunde la moral es estar rodeada de padefos (familia, conocidos...) que no han leído un maldito artículo de derecho laboral pero lo saben todos (alias cuñados).

      ResponderEliminar
    19. En mi caso creo que nunca he llegado más allá de padefa standard, o al menos así me lo parece rodeada de padefos deluxe como suelo estar...mi historia ha sido un proceso de desintoxicación a poquitos, y sigo en ello.

      Así momentos clave, pues tras estar un año de médicos por problemas respiratorios y gástricos, pruebas de alergia, pruebas de esfuerzo, pruebas de asma...me diagnosticaron ansiedad. Ahí llegué hasta Laboro, buscando "ansiedad en el trabajo". Tal cual. Entre artículo y articulo me pegué un "viaje" a una nueva realidad desconocida para mí, que ni Alicia en el País de las Maravillas. Aún habrían de pasar varios meses desde entonces hasta que empecé a grabar conversaciones, y en principio lo hice sin intención de nada, solo porque muchas veces salia de la oficina convencida de que lo que había pasado tal día no podía ser, que no me podían haber dicho tal o cual burrada.
      Total que cuando llevaba como un par de años de grabaciones, y ya había aprendido a hacer que me pusieran las cosas por escrito, llegando a acumular un año de e-mails, le hice una consulta a Laboro, y la respuesta me dejó anonadada, mi caso podía llevarse por vulneración de derechos fundamentales... hasta ese momento yo no era consciente de que nada de lo ocurrido fuese tan grave, lo de la vulneración de derechos fundamentales parecía una cosa como muy gorda para que mi caso fuera ese, entonces yo no tenía ni idea de lo común que es para los empresaurios traspasar esas líneas...pues busqué un abogado supuestamente experto en acoso laboral, y la consulta que le hice no cuadraba nada con la consulta hecha a Laboro. Básicamente me vino a decir que los e-mails probaban solo tema de funciones laborales, y los dos años de grabaciones no se podían usar por ser ocultas. Gracias a esto último supe que tenía que cambiar de abogado, yo había leído ya entonces el artículo donde decía que las grabaciones ocultas sí que valen. En medio del cambio a mi
      nueva abogada, fui despedida, lo que aceleró el tema de la conciliación y la demanda, por aquello de los plazos. Cuando llegó el juicio, me llegaron a llamar hasta tres veces al despacho del secretario judicial para que cogiera la limosnita que me ofrecía la empresa, sí, tres veces la misma oferta sin cambiar ni una coma, y yo que no, y al cabo de un rato venga al despacho otra vez, y ya harta le dije y por qué no llamas al despacho al otro (mi ex jefe) para que suba el importe de la indemnización? Yo soy la agraviada aquí, no tengo porque seguir diciendo una y otra vez que no a la misma cosa. Ahí, cuando me enfrenté al secretario, creo que fue el momento de gota que colma el vaso. Mi yo de cuatro o cinco años antes hubiera hecho caso del secretario judicial, la figura de autoridad, no se habría sentido ofendida por él si no intimidada. Salí del juicio, que sí se celebró, con la cantidad que me presionaba para aceptar el secretario multiplicada por seis.

      ResponderEliminar
    20. Pues yo en mi caso, después de 8 años en una empresa del sector de la alimentación, el empresaurio me ha echado a la calle con un despido disciplinario (260€ que me quería soltar de finiquito) y el día 31 de éste mes tenemos el acto de conciliación.

      Para no volver a escribir los 2 tochazos que publiqué ayer, si quereis leerlo (os lo agradecería) lo teneis en la entrada "experiencias personales sobre casos extremos de trabajadores sumisos" de la etiqueta CUENTA TU CASO (el carnicero que trabajaba 60h).

      Además agradecería cualquier consejo y/o recomendación a la espera de dicho acto, como demandarlo por algo más aparte de por despido improcedente y reclamación de cantidades.

      Muchas gracias de antemano.

      ResponderEliminar
    21. En mi empresa no se pagan horas extra (ni hay registro de jornada ni nada que se le parezca) pero te dan un bonus que supone que paga los esfuerzos extra, siempre a criterio de ellos, por supuesto. Un año especialmente complicado tuve un enfrentamiento con mi superior directo que no entendía como no podíamos hacer el trabajo que antes hacían en otra oficina (que habían cerrado) más el normal nuestro en menos tiempo. Al mes y medio tocaba el bonus y me dieron una mierda pincha en un palo. Automáticamente deje de echar el resto, cumplo mis horas y ya, lo que no esté hoy se hará mañana, voy con la grabadora a punto siempre, etc.

      ResponderEliminar
    22. La información es poder, muchos, sindicalistas antiguos, hemos tenido que alfabetizarnos para estar al día y poder reclamar con fundamento. Para dejar de ser padefo, es importante conocer tus derechos y no esperar que nadie te haga lo que tú mismo puedes hacer.

      ResponderEliminar
    23. Aclaración:
      ... alfabetizarnos en informática...

      ResponderEliminar
    24. Me pongo enfermo y voy al curro forzando. Me pongo peor y cojo una baja. A la vuelta de la baja (estaba realmente mal mal) me encuentro comentarios desagradables tanto de compañeros como de jefecillos aparte de otros detalles. Despierto. Que les den a todos los que me han dicho cosas. Me pongo a buscar por internet. Descubro Laboro. Veo una guia. Por circunstancias del trabajo la empresa quiere cambiar las condiciones. Me doy cuenta que estoy rodeado de 90% de padefos. Sigo leyendo Laboro. Me despadefo. Me hago valer. Sigo en el mismo curro y gracias a Laboro he mejorado mis condiciones. He mandado a unos cuantos a la mierda, pero gracias a ello he conocido a gente del curro que merece la pena. Ahora quiero cambiar de curro para mejorar.

      ResponderEliminar
    25. Llama mucho la atención que a ninguno de los que han contado su caso lo hayan despedido cuando dejó de ser padefo. Eso coincide con mi experiencia. Cuando un trabajador se niega a hacer más horas de las que le pagan, pone alguna denuncia porque le pagan menos o cosas así, la empresa no los despide porque no se atreve. Piensan con razón que tendrían más que perder si le echaran. Si fue capaz de plantarle cara a la empresa cuando aun tenía algo que perder (el trabajo), imaginate lo que seria capaz de hacer si le echaran y ya no tuviera nada que perder.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Aquí tienes un ejemplo, yo soy el del comentario 6 contando el tuyo hacia arriba, el "unknown" que se ha tirado 8 años en una carnicería. Hay que denunciar, no se pueden permitir más abusos por muchas hipotecas o hijos que tengas, a la larga os alegrareis de haberlo hecho.

        Eliminar
      2. Totalmente de acuerdo!! Nos tenemos que poner en nuestro sitio. Yo estoy castigada (o eso creen) en mi empresa, demandé por el indefinido, lo logré por sentencia la cual se la pasan por el forro de los c...., Pedida que se ejecute con sanción, mientras a realizar trabajos indignos, carga excesiva de trabajo, discriminación en cuanto a horarios...lo mejor, tengo reducción por guarda legal, que me echen si quieren jijijiji

        Eliminar
      3. Eso se arregla facil cuando la empresa que te despide no es la empresa que te contrata.

        En cuanto dejas de sonreir y decir que si a todo, a la calle como ejemplo para los demás.

        Eliminar
    26. Mi empresa se cree que soy concursante de supervivientes y que tarde o temprano querré irme de la isla y mejorar mis condiciones de vida. Se equivocan. O hacen mejores propuestas o pienso quedarme al menos 10 años más, hasta que se me acabe la reducción de jornada por guarda legal y me despidan. Los he demandado y me han hecho ofertas, si, ofertas. Ofertas del tipo te ofrecemos un despido improcedente. No se habían encontrado con nadie que no aceptará la improcedencia. Les he dicho saquen la calculadora científica que es muy molona y además de sumar y restar multiplica. Y así estoy a la espera de sentencia y de una propuesta digna. Mientras cada día que pasa, un día más cotizado.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Buenos días, pero ¿porque demandaste?

        Eliminar
      2. Reclamación de cantidad y vulneración derechos fundamentales.

        Eliminar
    27. Gracias, pero entiendo que lo de la vulneración de DF, ¿viene motivada por haberte dejado de pagar alguna cantidad, como represalia de estar en reducción de jornada por guarda legal, aunque lo enmascaren de otra forma? Perdona por mi insistencia es tan solo por que yo estoy igual que tú

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. No, mi empresa me pidió que hiciera algo que ellos necesitaban si o si gratis y me negué. Ahí empezó todo. Eso les ha supuesto contratar otra persona para que lo haga. Y hace ya un par de años que pagan dos sueldos por no haberme querido pagar a mi lo que marcaba el convenio. De tontos...

        Eliminar
      2. Es la típica reacción tonta del empresaurio, que se cree que con poner otro gallo en el gallinero, el primer gallo no lo soportará y se irá o aceptará cualquier acuerdo, que ignorantes y que tontos. No entra en su mollera la opción de impugnación ante sus gilipolleces y no aceptación de tratos.

        Eliminar
      3. Madre mía, parece que todos los empresaurios estos están todos cortados por el mismo patrón.
        Prácticamente, mi caso es calcado al vuestro, me niego hacer cosas que no me corresponden y comienzan las malas caras, me ponen toda clase de problemas para que yo salte y continuamente me dicen "que si no estoy a gusto que me vaya".
        Enfermo y cojo la baja, primera reacción, no me pagan la subida convenio.
        Segunda reacción, llega enero y no me suben el SMI.
        Tercera reacción, esta por mi parte, denuncia a lo social y a inspección.
        Cuarta reacción, propuesta de oferta para un improcedente, pero no a 33 días por año no, si no con sus reglas, osea, como es el jefazo más chulo del mundo, marco los días y años que me da la gana y tú aceptas, ahh, y quitando todas las denuncias,por supuesto no lo acepté. (Debe tener la misma calculadora del vuestro, la que no sale la indemnización correcta, si no la que ellos les interesa)
        Y quinta reacción y última, actualmente esperando juicios y sentencias y esperando cualquier nueva reacción por parte de ellos, como un cambio sustancial de las condiciones o cualquier otra estrategia.
        La única arma que tiene el empresario para atacar al trabajador es con el despido y si te amenaza con hacerlo cuando pides tus derechos, qué piensas que te va a pasar? que te va a dejar de heredero de la empresa? Así que, sin piedad a pedir tus derechos!!
        Espero que vuestros casos os salga bien, yo iré avisando del mio!!
        Un saludo!

        Eliminar
    28. Antes que nada felicitar al gran trabajo que haces y por los muchísimos comentarios de casos personales que dan animo cuando se pasa mal.
      Mi experiencia: 3 años en una empresa de comercio sin muchas horas extras pero donde se pasaba por el forro los descansos mininos semanales, descansos semanales con las vacaciones etc. Después de un cambio de comvenio donde se suprima mi categoria profesional, dependiente de 2a, según convenio la empresa tenía hasta 2 años para actualizar esas categorias en la empresa( manda webs también de los que firman y redactan los convenios); surgió la situación de que empleados de nuevo ingreso cobraban categoria superior por el mismo trabajo, unos 100 euros mensuales. Cuando se le exige la subida de categoría dan como excusa que la gestoría tiene los papeles etc... acabo estallando cuando me cambian un dia libre antes de las vacaciones haciendo que este coincida con el primer dia de las vacaciones con lo cual me quedo sin mi descanso semanal. Se lo reclamo al empresaurio y solo consigo que a la vuelta de las vacaciones me cambie de puesto de trabajo y cambios de horarios en los peores turnos. Al final demando extinción de contrato por incumplimiento y consigo lo mío después de una lucha de 10 meses, acoso por parte de encargaos compañeros y el propio empresaurio. Aún así animo a todo aquel que se vea en una situación parecida, os aseguro que cuando todo termina la satisfacción es enorme, vale la pena no callarse. Yo también fui padefa, espero que ahora lo sea algo menos.

      ResponderEliminar
    29. LISOS=Ley sobre infracciones y sanciones en el orden social

      ResponderEliminar
    30. Entré en una distribuidora grande que tenía muchos empleados y muchos beneficios. Era una empresa familiar que había empezado en una garaje, y todos los empleados que estaban desde el principio le tenían cariño al jefe y al trabajo. Por ello, hacían horas intempestivas, sacrificios sin cobrar... casi como si fueran familiares colaboradores. Me vi abrumado por la positividad y la aceptación que tenía trabajar festivos y horas extras sin cobrar y al principio preferí aguantar hasta coger más resuello.

      El primer año hice incontables horas extras y unos seis festivos que ni se pagaban ni se devolvían como descanso. Finalmente me armé de valor y el segundo año comencé a preguntar cuándo se libraba el festivo trabajado. La cara de mi jefe era un poema; no sólo le molestaba la pregunta y tener que devolverme días, sino que sabía que los demás irían detrás. Y efectivamente, el resto, cuando no celosamente, solidariamente comenzaron a preguntar que cómo podrían recuperar ellos también los festivos. De las horas extra ni se hablaba porque yo como administrativo hacía muchísimas menos que los repartidores y mi trabajo podía quedar a veces para el día siguiente pero el reparto no.

      Finalmente la relación con mis jefes se deterioró totalmente y me echaron con un despido improcedente. Me pagaron lo que debían, pero fue una miseria gracias a la reforma laboral del PP. Fui a dos abogados laboralistas, uno de sindicato y otro privado, pero ninguno quiso hacer nada porque el acoso que sufrí era difícilmente probable o "poco sustancial para presentarlo ante un juez".

      Al final, por mucho que leas Laboro y seas consciente de tus derechos... resulta muy fácil amargar a un trabajador y deshacerse de él si el finiquito es insignificante para la empresa.

      ResponderEliminar

    NO SE CONTESTAN las consultas laborales particulares en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.