17 febrero 2020

.

Cómo hacen las elecciones sindicales los sindicalistos.

Una cosa es ser un sindicalista y otra muy diferente es ser un sindicalisto. Un sindicalisto es un señor o señora que cobra del sindicato por hacer sindicalismo, es decir algo de utilidad directa y real para los afiliados, pero no lo hace. Incluso a veces no tiene ni idea de legislación laboral; no a nivel catedrático de derecho del trabajo sino a nivel Pocoyó o Dora la exploradora, incluyendo el tema de las elecciones sindicales. Hoy vamos a hablar en Laboro de cómo "hacen" las elecciones sindicales los sindicalistos.

El sindicalisto está en su despacho y cierto día va Toñi la camarera a quejarse de que en el bar de Manolo trabajan 70h a la semana con contrato de 20h y cobrando la diferencia en un sobre B. Entonces el sindicalisto le pregunta a Toñi que cuántos empleados son. Si son al menos 6, entonces el sindicalisto le dice a Toñi la camarera que para solucionar los problemas en esa empresa hay que empezar por hacer elecciones sindicales para nombrar representantes de los trabajadores. Cosa que por supuesto es mentira (enlaces al final), pero el caso es que el sindicalisto puede que consiguiera que se celebraran elecciones en el bar de Manolo el del bar.

Resumiendo mucho, el procedimiento para celebrar unas elecciones sindicales tiene cuatro fases: preaviso a la empresa, presentación de candidaturas, posibles impugnaciones y finalmente votación y proclamación de resultados. Obviamente, todo eso es trabajo del sindicalisto porque cobra por ello. Es trabajo del sindicalisto porque es el sindicato quien preavisa, quien presenta la candidatura y quien impugna llegado el caso. Pero el sindicalisto pretende que sean los trabajadores de la empresa los que le hagan su trabajo. Quizá haya seguidores de Laboro que hayan pasado por esa situación y lo quieran contar en los comentarios de este artículo, que para eso están.

Para "hacer" esas elecciones correctamente, el sindicalisto tendría que presentar el preaviso aunque no estuviera seguro de que fuera a tener candidatura ni de quiénes serían los candidatos. De esa forma, la empresa sabría que las elecciones estarían en marcha, pero aún no sabría o no estaría segura de quiénes serían los candidatos y no podría despedirlos.

Luego, el sindicalisto tendría que buscar a los trabajadores de la empresa que quisieran presentarse. Puede que Toñi quisiera presentarse y puede que no, porque obviamente Toñi no tendría ninguna obligación de presentarse solo porque ella hubiera sido la primera en "ir a preguntar" al sindicato. Una vez que tuviera a los trabajadores que quisieran presentarse, el sindicalisto tendría que dejar que fueran los trabajadores del bar de Manolo los que decidieran el orden de la candidatura, porque eso podría ser muy importante. Por ejemplo, si fueran unas elecciones para 3 delegados, obviamente el nº4 nunca podría ser elegido e incluso el nº3 lo tendría muy difícil a no ser que no se presentaran más candidaturas de otros sindicatos. El sindicalisto debería advertir a los miembros de la candidatura que solo los que salieran elegidos podrían escoger entre indemnización y readmisión en caso de despido improcedente y tendrían prioridad de permanencia en caso de ERE, pero los otros no. Por supuesto, el sindicalisto tendría que revisar el censo y las candidaturas de los otros sindicatos, para que los "jefes" no pudieran votar ni ser votados.

Para finalizar, el sindicalisto tendría que estar presente en las votaciones, hacer el recuento y rellenar las correspondientes actas para proclamar a los ganadores como representantes de los trabajadores. Pero lo que hace el sindicalisto en realidad es lo siguiente:

Primero le dice a Toñi la camarera que busque ella a compañeros de trabajo que se quieran presentar. Incluso le da las hojas de la candidatura para que se las vayan firmando los que quieran. Si Toñi consiguiera el nº necesario de trabajadores para presentar la candidatura, entonces sería cuando el sindicalisto "metería" el preaviso, pero antes no, porque sin candidatura para qué trabajar. Si Toñi comenzara a buscar la candidatura, es decir a hacer el trabajo por el que cobra el sindicalisto, probablemente levantaría la liebre y la empresa se enteraría de que estaría moviendo el tema de las elecciones, por no decir seguro al 100%. Si entonces la despidieran no sería despido nulo a no ser que Toñi probara que ese despido pudiera estar relacionado con su intención de hacer elecciones. Pero puede que ni siquiera pudiera presentar indicios de ello porque el sindicalisto ni se habría molestado en meter aún el preaviso y puede que ni siquiera lo metiera después de que echaran a Toñi porque obviamente tras ese despido nadie querría presentarse. O sea que Toñi tendría que ir a contarle al juez que la habrían echado por hablar de unas elecciones que ni siquiera habrían llegado a existir.

A veces son elecciones en empresas de muchos trabajadores y varios centros de trabajo, con lo que Toñi no puede buscar a tanta gente y sobre todo de otros centros en los que ella no conoce a nadie. ¿Qué hace el sindicalisto para conseguir rellenar la candidatura? En Laboro se han conocido casos patéticos de sindicalistos que dejan las hojas de la candidatura en la empresa a la vista de todos para que firme quien quiera y luego van una semanita después a ver qué les ha dejado Papa Noel debajo del árbol. Otros sindicalistos se presentan en la empresa en horas de trabajo a buscar candidatos, delante de los jefes y encargaos. Otros incluso hablan con los empresarios para que sean ellos los que les busquen los candidatos al gusto de la empresa.

Por supuesto, el sindicalisto nunca impugna ni el censo ni otras candidaturas, porque eso sería más trabajo pero él cobraría lo mismo. Le da igual que voten todos los jefes o incluso que se presenten por el sindicato de enfrente o hasta en su propia candidatura. El sindicalisto ya tiene su candidatura y le da lo mismo. No solo nunca impugna nada sino que ni sabe cuándo se puede impugnar ni menos aún cómo hacerlo, pero no le importa porque sin saberlo cobra lo mismo.

En cuanto a la votación, el sindicalisto pone la fecha en un día de diario, que en su idioma es de lunes a jueves, digamos que a las 11 de la mañana y solo una horita para votar. De esa forma puede que votaran solo los jefes y poco más si en esa empresa hubiera turnos, o más trabajadores en fines de semana o de noche, pero eso al sindicalisto le daría lo mismo porque él cobraría igual pero trabajando menos.

En resumen, el sindicalisto se monta las elecciones de forma que Toñi la camarera sea quien trabaje y quien corra los riesgos. El sindicalisto lo único que pretende conseguir con las elecciones es que el sindicato cobre y que de esa forma él también pueda seguir cobrando. Muchos trabajadores no saben que los sindicatos cobran una partida presupuestaria en función de su representatividad, es decir en función del nº de delegados que sacan en las elecciones sindicales. Además, probablemente los delegados se afiliarían al sindicato, porque se creyeran o les dijeran que eso fuera obligatorio, cosa que es mentira.

Artículos relacionados:

Puedes suscribirte gratis para recibir por email los nuevos artículos que se publiquen sobre derechos de los trabajadores. Dispones del servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas. Tienes a la venta el libro "Tus Derechos en el Trabajo" y otros libros y modelos para conocer tus derechos laborales y aprender a demandar a la empresa tú solo sin obligación de pagar abogado.

Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Son otros los que copian contenido e imitan el nombre.

26 comentarios:

NO SE CONTESTAN las consultas laborales en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.

  1. Cuando abre un nuevo centro comercial tienen que pasar 6 meses hasta que se puedan convocar elecciones. Los agentes de los sindicatos amigos de las empresas tienen vía libre esos meses para visitar los centros, preparar candidaturas y hacerse los simpáticos con toda la plantilla. Al resto sólo le permitirán visitas durante el periodo electoral, lo que normalmente se traduce en que llegado el momento es casi imposible montar una candidatura alternativa, o en que aún montándola, el día de las elecciones el voto vaya abrumadoramente hacia la opción más proempresa. Por este motivo -y por la enorme ignorancia y hasta desinterés de muchos trabajadores acerca de sus derechos-, en sectores como grandes almacenes cada convenio firmado supone una pérdida de calidad de vida.

    ResponderEliminar
  2. Hay que actualizar el Diccionario Laboro e introducir la palabra "el sindicalisto", además de otras palabras que ahora mismo no me acuerdo cual son... 😁

    Pues si, además del "sindicalisto" pueden ser los "inspectoreslistos" (en este momento no he encontrado otra "rima") que cobran igual aunque no hacen las cosas como debería, a propósito o no, porque al final cobra lo mismo...

    Y lo que hemos pasados por eso, tanto de los sindicalistos o inspectoreslistos, lo sabemos.
    Oye, pero si se entera de que no estás contento con manera de (no) trabajar y hacer las cosas, encima se mosquea contigo en lo mejor de los casos, pero también es verdad que esperé que nos importa...

    ResponderEliminar
  3. Primero de todo, decir que cualquier opinión es legítima desde el más profundo de los respetos.
    Llevo más de 40 años trabajando, empecé de mozo de almacén, trabajé de factor, encargado e incluso de administrativo, sin cobrar el salario que correspondía a cada categoría. Tuve problemas por despido y un sindicalista nos asesoró, gracias a él y otros muchos como él, me fui enterando de mis derechos. No digo que no haya sindicalistas que no cumplen con la funciones que se supone deben cumplir, pero lo que no es justo es generalizar, en todas la profesiones o actividades hay sinvergüenzas. Hoy por hoy este que suscribe es delegado de personal y recibo de mis compañeros a diario felicitaciones y muestras de agradecimiento a un trabajo que considero es mi obligación y que no tienen por qué agradecerme. Y repito hay muchos que no lo cumplen, mas de los que desearíamos, soy consciente. Pero tampoco se debe crear la imagen de que los sindicatos solo están para beneficiar a unos cuantos o a ellos mismos. Hay mucho que agradecer y sin ellos no se habrían conseguido derechos que hoy tenemos. De vez en cuando se podría contar las bondades de tener un representante sindical.
    ¿Todo sería mejor si no hubiera sindicatos? Bueno claro los bufetes de abogados laboralistas o "laboralistos" tendrían más clientes a los que cobrarles el 15 o 20 `por ciento de los derechos económicos que generen sus demandas, que por otra parte también tienen derecho a cobrar por su trabajo no faltaría más.
    Bueno supongo que en definitiva todo depende del cristal con que se mire.
    Reivindiquemos nuestros derechos para que nuestros hijos o nietos tengan una vida mejor. Y sobre todo que la clase obrera se una en esa lucha.
    Un saludo a laboro y a todos y todas los que participamos de este espacio que considero necesario para abrir los ojos de l@s trabajador@s a lo que debe ser el mundo laboral.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. -Laboro: hay gatos blancos y negros. Los negros son una mierda.
      -Unknown: no se puede generalizar diciendo que todos los gatos son una mierda.

      Menuda comprensión lectora que tienes.

      Eliminar
    2. ¿Cuando dices que recibes felicitaciones a un trabajo que consideras que es tu obligación ,lo dices por tu puesto de trabajo en la empresa o por la labor sindical cuando estás liberado?
      Por otro lado estaría bien saber cuantos días te liberas y cuantos estas en tu puesto de trabajo.

      Eliminar
  4. He visto cosas lamentables en las elecciones a sindicalistos.
    El día de marras de las elecciones, se ponen delante de la puerta del salón de actos. Y hacen presión a los trabajadores que van a entrar para ir a votar. Cosas como: Vótame, o ¿Me votarás no?. Cuando durante todo el año han estado metiendo mierda detrás de la gente a la que piden el voto en primera persona. Nunca jamás denuncian a la empresa ni informan a los trabajadores. Salvo que les interese por algo informar.
    En vez de dejar a la gente que vote en conciencia sin presiones.
    Por otro lado, una vez que entras no ves por ningún lado la cortina para coger las papeletas y que no te vean. Y si hay cortinas o biombos los tienen muy alejados del sitio donde se cogen las papeletas. Como si alguien los hubieras quitado de su sitio delante de la zona de papeletas. Pero que no se pueda decir que no están.
    Impidiendo de esta forma que el voto sea secreto y añadiendo todavía más presión.

    Repito, que no tendría que haber presiones, y que cada uno votara según su conciencia de quien lo ha hecho mejor o quien le puede beneficiar más (como trabajador no enchufado). Independientemente de donde esté uno afiliado. Ya que a veces uno puede estar afiliado y ver que su sindicato es una "Full del Estambul", donde han ido colocando a sus amiguetes y no han movido ni un dedo, ni han defendido a los trabajadores.

    En definitiva que soy partidario de no votar, ya que al final es dar poder a quien quiere robar al trabajador. Y no os fijéis en las tonterías esas de que te ayuden a hacer la declaración de la renta o tonterías similares. Porque luego por mucho que os matéis a trabajar son ellos los que se van a llevar los ascensos. (Junto con otra tipología de personal).


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya pero lo que no tiene mucho sentido es que esten afiliado a uno y voten a otro. Lo normal es que se den de baja y voten sin carnet de afiliado.

      Eliminar
  5. bueno rectifico,mi opinión es: mejor ir a votar si os regalan una hora de trabajo. Pero votando en blanco claro. O una loncha de chorizo en el sobre, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando la candidatura de la empresa reventó la candidatura de los trabajadores para que no nos pudiésemos presentar, igualmente trajimos nuestras papeletas, aunque la empresa se encargó de explicar a los trabajadores que la papeleta esa era voto nulo...39% de los votos fueron a la candidatura de la empresa, 60% nulos por llevar nuestra papeleta y 1% nulos por otras causas. Votó el 70% del censo. Fue muy emocionante ver a gente votando nulo, y sin molestarse siquiera en ocultarlo para nada... que iban a hacer, despedirnos a todos?

      Eliminar
  6. Buenos días.

    Normalmente estoy de acuerdo con todos vuestros artículos, pero en éste tengo que matizar algunas cosillas.

    En el artículo se cita que en elecciones donde se escogen 3 delegados el 4 en la lista no podría salir, o incluso el 3 lo tendría muy difícil. Aclarar que cuando se escogen 5 o más delegados se escoge comité de empresa y se vota a una lista entera de un sindicato, pero cuando se escogen sólo 3 delegados se hace de forma individual, con lo cual el 4, o el 5 o el 6 que se presente puede perfectamente ser el número 1 porque los votos va a la persona y no a la lista.

    Se cita también que el sindicalisto debe revisar el censo y las candidaturas, por supuesto que debe hacerlo, pero la Mesa Electoral es quien debe dar fe de su veracidad y validar tanto el censo como las candidaturas. La mesa electoral la forman el trabajador-a con más antigüedad en la empresa; el de más edad y el de menos edad.

    También comentáis que al sindicalisto no le importan que voten los jefes. No es que le dé igual o no, es que los jefes pueden votar todos si están en el censo electoral. Sólo hay algunas excepciones como por ejemplo el personal de alta dirección.

    El perfil de sindicalistos que indicáis, que es muy torpe, puede existir, aunque por fortuna será en un tanto por ciento muy bajo, porque flaco favor le haría al sindicato al que representaría.

    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aclarar que el voto cuando son hasta 3 delegados sí que es individual, pero eso no solo significa que el 4 o el 5 puedan salir sino que también significa que el 3 el 2 y el 1 pueden no salir. Es decir que en las elecciones hasta 3 delegados nadie tiene asegurado salir elegido, ni siquiera el 1. Por lo que en ese aspecto no es mejor sino peor que en las elecciones a comités, en las que al menos el nº tiene bastante asegurado el salir elegido. Seguro que tú le explicas bien a los trabajadores que metes en tus listas que el que no salga elegido no escoge entre indemnización y readmisión en caso de despido improcedente.

      Por otro lado, la Mesa no da fe de nada. No tienes ni idea de lo que hablas y eso que te dedicas a esto y por lo visto cobrando. La mesa simplemente firma y sabes de sobra que los documentos que firma la mesa los llevan ya rellenados los sindicalistas y sindicalistos, a falta de poner solo el resultado final de las votaciones. Pero que los firme la mesa no quiere decir que sean válidos y vaya a misa sino que pueden ser impugnados por el sindicato. Pero por lo visto tú prefieres decir que la culpa la tiene la mesa y así no tienes que hacer nada si es que supieras hacerlo.

      Y no, los jefes no pueden votar, pero por lo visto tú no lo sabes o no te importa. Entendiendo por jefe el que tiene poder para contratar, despedir o acceso a las cuentas bancarias. Los que sí que pueden votar son los "encargaos", que obviamente no es lo mismo que los jefes.

      Por tanto el perfil de sindicalisto indicado no es nada torpe, como tu comentario ayuda a demostrar. Son miles los sindicalistos que jamás han impugnado una candidatura de jefes o incluso que buscan a los jefes para que les hagan la candidatura o los que dicen que al que no se afilie no le presentan en las siguientes elecciones. Hasta hay sindicatos completos especializados en eso. Sobre todo, son miles los sindicalistos que no distinguen un despido objetivo de un bocadillo de panceta, que no se saben ni el AEIOU del Estatuto, que "solucionan" las consultas del afiliado diciéndole que se ponga de baja médica o que ponga una denuncia a Inspección, que dicen que estando de baja no te pueden despedir, que dicen que la empresa elige la mitad de las vacaciones y el trabajador la otra mitad, que no saben ni que existen los contratos temporales en fraude, que te dicen que con la reforma laboral las empresas te pueden cambiar las condiciones cuando quieran y como quieran... y un larguísimo etc.

      Eliminar
    2. Al sinidicalista.

      ¿Pero si no revisas el censo como sabes si tus candidatos están en él? , y ¿Como sabes si pueden ser electores, elegibles ? ¿te lo dice la mesa ? .
      Sabes bien que los trabajadores que van a la mesa, pues eso van ....
      y ¿quién les da las instrucciones? como son muy listos se lo saben todo y no necesitan que les digan nada, ni que les "aconsejen".
      Si ya cometes errores tu que eres sindicalista imagínate un trabajadador que es ajeno a ese mundo.

      Eliminar
    3. Te equivocas. Pero no voy a entrar en debate que ya empieza con acusaciones.

      Eliminar
    4. El comentario de "te equivocas...." es una respuesta al comentario inicial de Laboro. Que salga publicado justo debajo del comentario de "unknown" no quiere decir que que sea la respuesta a su comentario.

      La respuesta a unknow es ésta: Por supuesto que se tienen que revisar el censo de los trabajadores para comprobar si son electores y elegibles y si está todo correcto, igual que las candidaturas, las papeletas, el recuento, etc. Y a la mesa electoral se les tiene que informar y explicar todo, y si sus decisiones se consideran que no son legales entonces hay que impugnarlas. Si hay sindicalist-os que no lo hacen así no están haciendo bien su trabajo y se deben depurar responsabilidades.

      Eliminar
    5. Lo de depurar resposabilidades ¿podrias explicarlo?.

      Eliminar
    6. El perfil de sindicalist-os desastroso y caradura que describe Laboro no puede dedicarse a gestionar elecciones sindicales.

      Eliminar
    7. Laboro, en tu respuesta a Sindicalista, ¿tenías un mal día o qué? ¡Qué agresivo! Me gustaría calmar los ánimos de este hilo.

      Mi sensación: Sindicalista ha expresado sus ideas algo torpemente; Laboro, quizás debido a una defensividad-agresividad de base, las ha malinterpretado y se ha puesto aún más defensivo-agresivo, a saco, y claro, Sindicalista se ha ofendido.

      Mi breve análisis del choque, siguiendo el orden de los párrafos de la respuesta de Laboro:

      1.er párrafo: Diferencia entre elecciones a delegados de personal y elecciones a comité de empresa. Aquí yo no veo disensión, simplemente un cruce de puntualizaciones que ha acabado enriqueciendo el artículo.

      2.º párrafo: Funciones de la Mesa. Sindicalista no se estaba escaqueando de su responsabilidad (dijo: “Por supuesto que [el sindicalista] debe hacerlo [revisar y fiscalizar el proceso electoral]”). Lo que Sindicalista tal vez intentaba matizar es que la Mesa tiene un papel testimonial de “refrendar”; algo así como el Rey, que refrenda las leyes, pero no manda na.

      3.er párrafo: Empresarios y directivos no pueden votar. ¡Estáis de acuerdo!

      4.º párrafo. Me parece que Sindicalista no te estaba queriendo llamar torpe a ti, Laboro, ni a tu artículo, sino a los propios sindicalistOs descritos en el artículo. Aunque la redacción de esa frase de Sindicalista sí ha podido ser torpe e inducir a error. En otro comentario un poco más abajo, Sindicalista añade o corrige diciendo “desastroso y caradura”, que seguramente sea más adecuado que “torpe” para referirse a los sindicalistOs.

      Espero haber puesto paz y concordia.

      Eliminar
  7. Mi caso: la empresa sobornó o despidió al 90% de mi lista, con que finalmente solo pudieron concurrir a elecciones los amarillos del otro sindicato, y digo amarillos porque una vez había convocado elecciones el sindicato por el que yo iba, la otra candidatura se presentó con los candidatos puestos por la empresa. Hicimos lo que pudimos, tratamos de impugnar las elecciones, llegamos a meter tres denuncias a inspección de trabajo, pero no pudo ser. Para ganar no solo hay que tener razón, hay que tener estrategia y pruebas. Por lo demás, el del sindicato que nos montó todo, siguiendo los criterios de este artículo era sindicalista,no sindicalisto, así que por ahí no tengo queja. Dentro de unos años más volveremos a intentarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu caso confirma que todo lo que dice Laboro es verdad. Primero porque hubo un sindicato, aunque no fuera el tuyo, que presentó la candidatura de la empresa. Segundo porque porque la empresa echó al 90% de tu candidatura y tu sindicato no hizo nada. El sindicato podría haber demandado a la empresa por vulneración de los derechos fundamentales del sindicato incluso aunque los despedidos no hubieran querido, porque ellos no hubieran sido los demandantes. Aparte de otra demanda diferente de los despedidos por vulneración de sus derechos fundamentales. Además las elecciones no se impugnan denunciando a inspeccion porque no tiene compentencias en eso sino que se impugnan reclamando a la mesa luego arbitraje y luego demanda en el juzgado, pero tendria que haberlo sabido el del sindicato que os monto todo como tu dices.

      O sea por los menos tres demandas en tu caso, pero eso era trabajo para tu sindicato que nadie les iba a pagar y por eso no lo hicieron. Lo facil es lo que hacen siempre que es poner denuncias a la inspección para que trabajen ellos.

      Eliminar
    2. A ver, no quiero dar un montón de detalles para que el caso no se reconozca, que esto lo puede leer cualquiera pero sí que hubo demanda judicial, si que hubo reclamaciones a la mesa por irregularidades varias (aunque la mesa era pro empresa también, desestimó todas las reclamaciones salvo las referidas al censo y de ahí se fue a inspección) y antes del juicio hubo el paso de mediación (paripé, nadie cedió ahí). Todo ello a cargo del sindicato, tanto para los afiliados como para los que no (De toda la lista, había solo dos o tres afiliados). O sea que si se llevó el caso a juicio, pero como dije en mi mensaje inicial... aunque lleves razón, sin pruebas ni estrategia...mal vas. (Y añado, con candidatos caguetas dispuestos a aceptar acuerdos a la misma puerta del juzgado, mal también). Eso sí, a partir de que se llegó a un acuerdo si es cierto que el sindicato se lavó las manos, ellos si la cosa no llegaba a sentencia no querían saber nada. Yo como fui de testigo, no pude dar mi opinión que era no aceptar el acuerdo.

      Eliminar
    3. La experiencia con los sindicatos no es buena ni para elecciones sinidcales, ni para defender muchas cosas.
      Precisamente porque si vas a la sede del sindicato te encuentras con un sidicalisto que no se entera o no se quiere enterar y si se lo preguntas a un delegado de empresa parece como que estuviese trabajando en otra empresa diferente porque o esta liberado y no tiene los mismos problemas que yo o simplemente le es más fácil llamar a esta o aquella otra puerta...

      Eliminar
  8. Ésta vez no puedo estar de acuerdo con Laboro, ya que un su artículo generaliza y hace énfasis en unas personas que en su mayoría dedican su tiempo y su esfuerzo en tratar de mejorar las condiciones laborales de sus compañeros, tratandolos como unos mafiosos, que seguro alguno habrá, pero yo creo que al final podría haber roto una lanza en favor de los muchos sindicalistas honestos que hay en España.

    ResponderEliminar
  9. Os sigo porque me gustan todas las publicaciones, informais con regularidad y además sabiendo bien de qué se trata, pero cuando desprestigiais a un colectivo de esa forma sin hacer nunca distinciones y atacais a todo/a aquel que pretende aportar su grano de arena y sin hacer distinciones, perdeis toda credibilidad. Saludos

    ResponderEliminar
  10. Y flipo con que algunos digan que Laboro generaliza cuando en el primer párrafo del artículo explica la diferencia entre sindicalista y sindicalisto, por lo que no generliza en nada. Pero los que dicen que por defecto hay que presumir que el sindicalista es honesto sí que está generalizando pero para el otro lado.

    En Barcelona hubo elecciones en Macdonalds cuando yo trabajaba alli y un dia fueron unas de comisiones obreras cuando yo estaba de turno y me preguntaron que si podian dejar alli los papeles de las elecciones y poner unos carteles diciendo que los quisieran los firmaran para presentarse, o sea exactamente lo que dice el artículo. Cuando fueron a recogerlos dos semanas después y lo vieron que no se los habia firmado ni dios, como es normal, tuvieron el morro de decir que los tiraramos nosotros que ellas no se los llevaban. Asi hicieron las elecciones en Macdonalds y supongo que asi las haran en todos los sitios en los que no tengan gente para presentarse y por eso estaranb cobrando un sueldo que les pagaran sus afiliados. Despues de eso no me afiliare a ese sindicato en mi puta vida porque para mantener vagos ya pago impuestos.

    ResponderEliminar
  11. En Laboro hay que distinguir entre:
    SindicalistO (malo) y sindicalistA (bueno).
    EmpresaUrio (malo) y empresario (bueno).
    Padefo (malo), y trabajador o empleado (bueno).
    Encargao (malo) y encargaDo (bueno).
    Esta me la invento yo: Inspetó (malo) e inspector (bueno).

    El adjetivo “deluxe” significa ‘excelente’, y se aplica irónicamente a los peores padefos, aunque también hay empresaUrios, encargaos, sindicalistOs e inspetoes deluxe. Estaría guapo tener unas estadísticas que mostrasen, para cada categoría, qué porcentaje es “bueno”, qué porcentaje es “malo a secas”, y qué porcentaje es “malo deluxe”.

    A los sindicalistOs que se han ofendido, más les valdría, por su propia dignidad, escuchar su removida, agitada, atormentada, punzante y aguijoneante conciencia y pasarse al grupo de los sindicalistAs o, por lo menos, abandonar el grupo de los sindicalistOs (vividores y rascapelotas) y dedicarse a algo de provecho. Gracias de antemano en nombre de toda la sociedad españistana en general y de los sufridos cuasiesclavizados empleados españistanos en particular.

    Y a los presuntos sindicalistAs que se han ofendido porque, según ellos, se ha hecho en este artículo una injusta generalización: ¿¿pero es que no habéis leído (y comprendido) la primerísima frase del artículo?? (Se me ha adelantado Unknown, pero visto lo visto a lo mejor no está de más reiterarlo. Ah, y bien visto ese intento de generalización para el otro lado, sí señor[a].) Si una realidad está extendida y generalizada, describirla en toda su magnitud (intensidad y extensión, y sin minimizar ni exagerar) NO es generalizar; es simple y justamente eso: describir, denunciar lo que hay, guste o no guste, sin pelos en la lengua ni paños calientes ni paliativos.

    Además, el artículo no ha generalizado por la sencilla razón de que no ha dicho en ningún momento qué proporción del total de sindicalistas son auténticos y qué proporción son unos farsantes parásitos vividores. En un comentario a este mismo artículo Laboro sí ha hablado de “miles”, y seguramente hace esa estimación desde la prudencia, pues quizás se cuenten por decenas de miles.

    Como presuntos sindicalistAs, deberíais agradecer sumamente que alguien se moleste en educar y enseñar, divulgar y difundir, la abismal diferencia entre un sindicalistA y un sindicalistO y en denunciar a este sector de la perniciosa caterva de vividores chupasangres que plagan, parasitan, desangran y demacran nuestra sociedad.

    ResponderEliminar
  12. Que en una empresa se hagan elecciones, se crée un comité y uno de los elegidos "ni tome posesión", que se vaya otro ( ya van 2 menos), y ni se mencione reponerlos...
    Que pidas que presenten a l@s trabajador@s, un documento de mejoras antes de firmarlo y no te hagan caso, que pidas presenten dicho documento tras la firma y te digan, que es "confidencial"...no tiene precio.
    El "asesor" del sindicasto, tiene verborrea (le ponen los audios, habla mucho y no dice nada) y los sindicalistos, ni se enteran de que hay misa...

    ResponderEliminar