• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 13 febrero 2020

    Los sindicatos católicos y Pablo Iglesias.




    En general, hay dos tipos de sindicatos: los de clase y los profesionales; pero también existen los sindicatos católicos. Los sindicatos de clase obrera defienden los intereses generales de todos los trabajadores. Los sindicatos profesionales solo defienden los intereses de un colectivo o profesión, generalmente de alta formación y con mucha capacidad de presión en una huelga; como los sindicatos de médicos o de pilotos. ¿Pero los sindicatos católicos qué son?

    Actualmente los sindicatos católicos se presentan como una respuesta a la pregunta: "¿se puede ser sindicalista y católico?". Ellos responde que sí y fundan sindicatos católicos. Obviamente se puede ser sindicalista y católico, igual que se puede ser sindicalista y madridista, o bético, o fan de los Beatles, o aficionado al ajedrez, o cocinillas o cinéfilo. Otra cosa es que tenga sentido crear un sindicato católico. Si tuviera sentido crear un sindicato católico, entonces también tendría sentido crear un sindicato de coleccionistas de sellos. Se definiría como un sindicato de trabajadores de cualquier profesión que además son aficionados a coleccionar sellos. Oiga usted, ningún problema en ello, pero entonces no sería nada más que un sindicato de clase como cualquier otro. Que sus afiliados fueran aficionados a coleccionar sellos solo sería digamos que algo accidental que no tendría nada que ver con su trabajo y menos aún en los conflictos con su empleador. Lo mismo que si sus afiliados fueran católicos. Igual que hay sindicatos españoles y sindicatos colombianos o sindicatos andaluces y sindicatos catalanes. Todos ellos sindicatos de clase. De hecho, en España existió la HOAC (Hermandad obrera de acción católica), que fue uno de los movimientos que posteriormente colaboraron en la fundación de CC.OO. Es decir, los que en la época llamaban "curas rojos" o "curas obreros", es decir sindicalistas de verdad y católicos, igual que podrían haber sido sindicalistas de verdad y melómanos.

    Pero claro, hace 100 años no era igual y precisamente en eso está el interés o al menos la curiosidad de este artículo. Hace 100 años Rusia se acaba de volver comunista y ciertos sectores tenían muchísimo miedo a que el movimiento se extendiera. Pablo Iglesias Posse, fundador del PSOE y de la UGT, andaba por ahí dando conferencias por toda España contando cosas que por lo visto no debía de contar o explicar según algunos. Por todo ello, hace unos 100 años vivieron su momento de gloria, nunca mejor dicho, unos sindicatos católicos cuyo ideario digamos que era un tanto especial. Aquí tenéis un extracto de un diario de la época que lo deja todo muy claro:

    "La lucha de clases, el odio, a veces infundado del obrero contra el patrono es el peligro más inminente, la nube que se divisa y amenaza descargar con fuerza. En el sindicato [católico], unidos patronos y obreros para favorecer y fomentar sus intereses, sin perjudicarse en lo más mínimo, se conjura ese peligro social y se disipan esas nubes que avanzan y concluyen con todo lo que signifique orden y justicia. [...] El sindicato es un organismo que tiende a solucionar o prevenir los problemas sociales, proporcionando al hombre una felicidad relativa. No puede por tanto prescindir de la religión si ha de cumplir el hermoso fin que se propone. Ya lo dijo con frase feliz un eminente purpurado español: El problema social de España se resuelve con pan y catecismo [...] Examínese quién ha fundado el gremio obrero; obsérvese el domicilio social de éste y dígasenos con toda honradez si se puede con justicia combatir nuestra obra y si es dado noblemente lanzar la semilla de la discordia en nuestro propio campo, en nuestras propias tierras, en nuestra propia casa. Lamentamos la conferencia dada; por fortuna no pasaban de quince los oyentes; y entre estos ninguno se dejó influir por el desprestigiado socialismo de Pablo Iglesias."

    Lo mismo os suena de algo porque seguro que sois peligrosos, queréis perjudicar a vuestro patrono en vez de uniros con él, en el examen de catecismo os pusieron un cerapio, lanzáis semillas malvadas y no os fijáis en que lo más importante es el domicilio de Pablo Iglesias. Pero menos mal que solo tenéis 15 seguidores en Twitter que no se dejan influir.

    Artículos relacionados:

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    19 comentarios:

    1. ¿Por qué un sindicato tiene que ser de izquierdas?.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. ¿Por qué el baloncesto consiste en meter un balón en un cesto?

        Eliminar
      2. ¿Por qué una patronal tiene que ser de derechas? Que raro que no haya una que promueva subidas salariales, aumento de derechos laborales, la remunicipalizacion y nacionalización de servicios públicos... La verdad es que es raro que no lo hagan, ¿verdad?

        Eliminar
      3. En realidad, porque son creados para controlar a las fuerzas que de otro modo quedarían al margen del sistema y sin control. La izquierda es socializadora, es la que nos la mete con vaselina, de buen rollo.
        Izquierda y derecha son dos caras de una misma moneda que controla y usa el mismo, dependiendo de lo que desea conseguir, pero en definitiva es seguir teniéndonos bajo control y produciendo (por las buenas o por las malas, con la izquierda o con la derecha, pero currando para ellos).

        Eliminar
    2. Durante del "Directorio Civil" de Miguel Primo de Rivera, 13/09/1923-28/01/1930, la UGT era legal, el PSOE consentido e incluso Largo Caballero formó parte del Consejo de Estado; en cambio se ejerció una gran represión contra CNT. En todas partes cuecen habas y en casa de algunos calderada.

      ResponderEliminar
    3. No es equiparable ser sindicato católico y ser sindicato y coleccionista de sellos o lo que sea. El adjetivo católico tiene relevancia porque tiene como referencia una ética y en perspectiva una transcendencia que marca diferencias con un sindicato marxista (y aquí también marxista tiene relevancia) o inspirado en otra ideología.
      El artículo, como ya ha escrito Unknown, es "nada afortunado" y esto siendo muy benévolo. Si me permite una sugerencia: Céntrese en lo estrictamente laboral, que es el ámbito que sin duda domina, y no se meta a filósofo, que se ve que no es lo suyo.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. No voy a opinar de religiones ni de cual es el mejor sitio desde donde salir para defender los derechos de la clase trabajadora, eso que lo hagan los seguidores de los propios sindicatos. Si para ellos el sindicato funciona ¿que mas da de donde surga? .
        Si nos guiamos por ideolologías los de derechas diran que serán mejores sindicatos los de derechas y los de izquierdas los de izquierdas.
        Yo digo que son mejores, los que lo hagan bien, sin intereses personales y por el bien comun (que bonito).
        Dicho esto, ¿que pasa no va hay ningun aficionado madridista,aficionado bético, fan de los beatles,aficionado al ajedrez , cocinillas o cinéfilo molesto?

        Eliminar
      2. No sé si es que no he leído el mismo artículo, o es que no he entendido nada.

        Por una parte habla de que actualmente un sindicato católico, aun pudiendo existir, no tiene ningún sentido en el sentido estricto de la lucha sindical, ya que por muy católico que sea, si es un buen sindicato, lo será para los católicos, para los ateos, para los induistas y para los pastafaris, y si es un mal sindicato, también aplicará para todos. De ahí que actualmente de igual que te afilies a un sindicato católico que a un sindicato de amigos del chuletón.

        Por otra parte habla de lo que se entendía por sindicato católico hace 100 años, y cual era su origen y sus intenciones, que no tenían mucho que ver con lo que se entiende por un sindicato en la actualidad.

        Lo que se llamaba sindicato católico hace 100 años era otra cosa, que tenía de sindicato solo el nombre, y solo para engañar a cuantos mas trabajadores posibles, para que no se afiliasen a un sindicato de verdad (en los tiempos que a los sindicalistas de verdad los metían en la cárcel y esas cosas).

        Y por otra parte de lo que se lee en el artículo citado, parece que los objetivos de estos sindicatos católicos no consistían en defender los derechos de los trabajadores, si no una especie de engañabobos para mantener la paz social a costa de hacer acciones sindicales que no molestasen a la patronal.

        Ahora lo que no sé es si yo lo he entendido todo mal o estáis mezclando churras con merinas.

        Eliminar
      3. Efectivamente, has entendido mal.
        No pasa nada.
        Seguro que no es la primera vez y quizás no sea la última.
        Equivocarse es de sabios.
        Nos pasa a todos.

        Eliminar
      4. Creo que he entendido lo mismo que Enraged Citizen. Un equipo de fútbol tiene como fin jugar al fútbol. Da igual que sea un equipo de mujeres, de solteros, de adolescentes, de integración... Los componentes pueden representar cualquier grupo social.

        Y aquí enlazo con la siguiente idea, si al final todos los equipos que se formen juegan en la misma liga, unos contra otros, ¿cual será más efectivo?. ¿cual jugará mejor?.

        El párrafo final del artículo es muy definitorio y coincido en el calificativo de engaña bobos...

        Eliminar
      5. y rectificar tambien es de sabios

        Eliminar
    4. Resulta cuando menos irónico que una persona que al parecer simpatiza con el catolicismo le pida a otra que no mezcle política con religión. Vladimir, aquí Laboro no se ha metido a filósofo, sino a historiador. Y un historiador lo que hace es contar su versión, más o menos sesgada, de la historia y/o recopilar documentos. Después que cada uno use su capacidad crítica para llegar a sus conclusiones.

      CC. OO. tuvo sustrato más religioso y UGT más laico. Son el ejemplo perfecto de que los principios, valores e ideología se suelen diluir con el tiempo y sobre todo con el poder, quedando relegados a una fachada, a márketing.

      ResponderEliminar
    5. El sindicato del crimen...también marca diferencias entre un sindicato marxista y uno católico...o islámico,que ya puestos a elegir sindicatos religiosos...

      ResponderEliminar
    6. Los actuales sindicatos están todos bien contaminados por la ideología feminazi... oh, perdón, me equivoqué, quise decir feminista. Ahora a Laboro le entra un ataque de mojigatería porque haya un sindicato católico. En fin...

      ResponderEliminar
    7. A ver. Es muy fácil, y parece que aún hay y habrá millones de personas que, desgraciadamente, no lo entienden y lo que es peor, no lo entenderán nunca. "El verdadero cristiano no es ni podría ser nunca católico y el verdadero católico no es ni podría ser nunca cristiano". De ahí viene toda la confusión, de que la Iglesia católica lleva dos mil años intentando convencer a la gente de que ellos son cristianos, y eso sencillamente es mentira. Si Cristo viviera hoy día sería anticatólico, por descontado.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Nos veremos en la hoguera. (Y con la cabeza muy alta)

        Eliminar
    8. Creo que en esta ocasión Laboro no ha estado muy afortunado. El catolicismo no se puede comparar con los sellos o el madridismo. Las religiones llevan asociadas valores morales, éticos e incluso ideológicos. Por ejemplo la teología de la liberación o el humanismo cristiano. Por eso hay una corriente católica de defensa de las clases oprimidas y de los pobres. Nada que ver, por cierto con la jerarquía católica. Y , por lo tanto, puede haber católicos que se unan para defender los derechos de los trabajadores.

      Y te lo dice un ateo convencido. Salud y república.

      ResponderEliminar
    9. Laboro, es verdad que te has colado bastante comparando una religión a un hobby... ¿no prestaste atención en tus clases de religión en el cole? Considero que deberías ceñir tu blog a cuestiones puramente laboralistas y objetivas para evitar meter la pata con estos temas. Deja mejor la ideología política y el malmeter para otros blogs de carácter más "relativista".

      ResponderEliminar

    NO SE CONTESTAN las consultas laborales particulares en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.