• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.
  • 04 febrero 2021

    Empresa condenada a indemnizar con 2.000€ a su empleada por negarle hacer teletrabajo.

    Son muchos los trabajadores a los que han denegado la posibilidad de hacer teletrabajo durante la pandemia sin razón justificada. Especialmente a los trabajadores "molestos" por alguna razón, como las mujeres que les dan más importancia a sus hijos pequeños que al empresaurio, los que en su día hicieron elecciones sindicales sin pedirle permiso al encargao, los que se niegan a hacer horas extras ilegales porque saben que cuesta mucho dinero echarles, o los que -¡oh cielos!- demandaron y ganaron a la empresa por negarles una reducción voluntaria de jornada o por haberse “equivocado” de convenio para pagarles menos. Se ha dado y se dará mucho en el futuro el caso de trabajadores que solo ellos o pocos más han tenido que seguir en trabajo presencial, pero se lo dieron a todos los demás. Es decir que les negaron el teletrabajo única y exclusivamente para joderles.

    ¿Os suena? Pues en una recientísima sentencia se ha condenado a una empresa a pagarle 2.000€ de indemnización a una trabajadora por negarle el teletrabajo sin razón justificada. Además es una sentencia emitida por un Tribunal Superior de Justicia “autonómico”, no por un simple juzgado “provincial” de lo social. El resumen de hechos de la sentencia es el siguiente, en el que se ha permitido que Manolo el del bar añada la versión del lado empresaurial, destacada en un color muy adecuado:
    1. La trabajadora tenía y tiene más de 20 años de antigüedad y era jefa de departamento. Es decir mucha antigüedad y seguramente mucho salario. Solo eso ya supone ser un trabajador molesto para el empresaurio hispánico medio.
    2. La trabajadora está divorciada con 3 hijas; de 14, 16 y 17 años. Es decir que no tenía ni tiene derecho a la reducción voluntaria de jornada.
    3. Estuvo hospitalizada en enero de 2019 y luego se “puso” de baja por depresión más de un mes. Manolo: si es que se lo estaba buscando… O sea que le echó cuento en vez de seguir trabajando para salvar España del caos sociocomunista.
    4. No solo se pidió la baja sino que demandó que se calificara como contingencias profesionales, asunto que está por resolver. Manolo: o sea que aún encima dice que la culpa de su cuadro ansioso depresivo es de la empresa. ¿Podemita? No hombre no: directamente terrorista. Seguro que era vasca o peor: catalana. Y sus hijas: menas islámicas. Las tres.
    5. Después de la baja disfrutó de las vacaciones que le quedaban del 2018. Manolo: seguro que no se las había cogido antes porque no había querido. Es lo que tienen los podemitas islámicos, que no les gusta trabajar.
    6. Llegamos al inicio del estado de alarma de marzo de 2020 y su empresa le manda el típico email a todos los trabajadores indicando que “intentará ofrecer portátiles y establecer horarios especiales para trabajar desde casa por departamentos, para evitar la conglomeración personal en las oficinas, siempre cuando el puesto lo permita”. Es decir que pretendían evitar la unión de fragmentos de una o varias sustancias con un conglomerante, con tal coherencia que resultara una masa compacta. Por lo visto la conglomeración era peligrosísima, pero la aglomeración no. Además era una conglomeración personal, que esa ya es la pera, mucho peor que la conglomeración colectiva.
    7. La trabajadora contesta al email pidiendo trabajar desde casa como derecho a la adaptación de jornada por necesidades de conciliación familiar. Al día siguiente lo vuelve a pedir en otro email. Manolo: pero se os olvida decir que lo pidió así como haciéndose la lista, citando sus derechos fundamentales. O sea, avisando que iba a demandar a lo grande como no se lo dieran. Mucho rollo de derechos fundamentales pero la hostelería sin ayudas.
    8. La empresa no responde a ninguno de los dos emails. Manolo: porque estaban muy liados salvando del naufragio al barco de la empresa en el que van todos, para hacerles un favor a los trabajadores.
    9. Ocho días después, mandó otro email volviendo a pedir teletrabajo y ofreciendo su ordenador personal para hacerlo. Manolo: estaba claro que era comunista y encima hippy.
    10. Ese mismo día, la jefa de RRHH le comunicó verbalmente, en presencia del encargao, que la empresa no disponía de recursos para darle teletrabajo. Manolo: verbalmente para ayudar a salvar a las ballenas ahorrando papel. Por algo sería que no le dejaban usar su propio ordenador, pero vosotros no lo entendéis porque no sois empresarios y no os jugáis todos los días todo el dinero de tres generaciones de la familia para darle de comer a ignorantes como vosotros.
    11. Otras dos compañeras pidieron también el teletrabajo y se lo dieron. La empresa compró un ordenador portátil y se lo entregó a las dos para que lo compartieran, una trabajando por la mañana y otra por la tarde. Manolo: a ellas sí porque solo tenían dos hijos y eso es peor que tener tres hijas como la podemita. Por la sencilla razón de que si tienes tres, mientras dos se pelean la otra limpia y hace la compra. Luego se cambian y así todo el rato con todo. Pero si tienes solo dos se pelean siempre y nadie hace nada. Más claro no puede estar.
    12. La empresa hizo un ERTE de suspensión en abril y metió en él a la trabajadora durante todo lo que quedaba del 2020, pero a las otras dos no. Manolo: ¿no era que no podía trabajar? Pues eso; contenta tendría que haber estado.
    13. La trabajadora denunció a la empresa ante Inspección de Trabajo; pero le dieron la razón a la empresa. Por lo que presentó demanda de conciliación familiar ante los juzgados de lo social, pero perdió.
    14. Pero resulta que en la demanda había pedido la tutela de derechos fundamentales, lo que le permitió presentar recurso ante el TSJ autonómico. Si la hubiera presentado rellenado el modelito de siempre, cambiando cuatro cositas, como quizá hagan algunos abogados “laboralistos” de los sindicatos que saben comportarse, no hubiera podido recurrir. Eso si es que la hubieran presentado en vez de decirle que no lo veían viable y eso. Hay que tener en cuenta que quizá haya por ahí algún sindicato en el que toquen a más de 2.500 afiliados por abogado, por lo que podrían tener que seleccionar quién vive y quién muere, como en las UCI con pandemia.
    15. El TSJ ya ha resuelto el recurso y ha considerado probado que a la demandante no se le dio un trato igual que a sus dos compañeras en las mismas o similares circunstancias sin causa justificada. Es decir que ha considerado probada la violación del derecho fundamental a la no discriminación de la trabajadora, por lo que ha condenado a la empresa a pagarle la indemnización de 2.000€. Manolo: puro feminazismo de locas del coño, porque seguro que si hubiera sido un tío no se lo hubieran dado y le habrían metido en la cárcel.

    Ojo que no estamos hablando de la pandemia sino del derecho al teletrabajo como medida de conciliación familiar, haya o no pandemia, pandero o pandereta. La pandemia nada tiene que ver en el derecho al teletrabajo en general. Es decir que esta trabajadora no ha ganado porque haya pandemia sino sencillamente porque solicitó teletrabajo como medida de conciliación familiar y se lo negaron sin razón justificada mientras se lo daban a otros trabajadores. Es indiferente que la necesidad de conciliación familiar se origine por una pandemia, por un apocalipsis zombie o por cualquier otra razón.

    Artículos relacionados:

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    8 comentarios:

    NO SE CONTESTAN las consultas laborales en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.

    1. Es fascinante ver los comentarios en color verde... Y también es fascinante ver que realmente Laboro piensa que los "Voxtrencos" piensan (pensamos) así... En fin, últimamente está de moda deshumanizar y ridiculizar al que no piensa como tú, caricaturizándolo hasta el absurdo, y creyéndote que el pensamiento ajeno es ridículo, un sinsentido y una barbaridad en base a etiquetas muy manidas y muy antiguas. Maniqueísmo lo llamaban los romanos. A veces viene bien ampliar el círculo de amistades e incluir a gente que no piensa como uno.

      Cuando en pensamiento político uno no abre la puerta a que el que piensa distinto a ti también busca lo bueno para todos es cuando se generan los extremismos.

      Gracias por seguir defendiendo al trabajador, Laboro. Aunque no te lo creas, desde la orilla ideológica contraria también hay gente haciendo lo mismo. Y también recuerda que hay mucho empresaurio en tu misma orilla ideológica. La empresauriedad, como el ser buena o mala persona, no distingue de ideas políticas.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Uy, primer ofendidito. Toma tu pin.

        PD: psst, psst eh!, a los que respetan la ley y a sus trabajadores se les llama empresarios, no empresaurios. Y sabes tan bien como todos que no llegan al 10%, siendo generosos.

        Eliminar
      2. No, hombre. No estoy ofendido y vengo ya llorado de casa. Lo que no me puede dejar de sorprender es que algunas personas tengan grabado a fuego en su mente que pensar cierta manera de pensar implica ser un cabrón, y si votas a cierto partido eres, además de cabrón, un nazi apaleamoros que maltrata a su mujer y explota a su trabajador. Supongo que es lo que tiene ver tanto la tele...

        Toma tu pin, no me hace falta.

        Eliminar
      3. Cierto, pensar como (e incluso votar a) un partido racista, machista, clasista, xenófobo y homófobo, es de demócratas de toda la vida. Claro que sí guapi.

        Eliminar
      4. Lo de racista, machista, clasista, xenófobo y homófobo son etiquetas muy alegres de parte de los contrarios, porque por supuesto ellos saben mejor que las propias personas de VOX lo que realmente defienden y piensan...

        Con gente que piensa así es imposible un diálogo porque con esas etiquetas en la mente todo lo que pueda decir o pensar lo vas a interpretar bajo esos prejuicios. Te han dicho que somos NAZIS y todo lo vas a interpretar se esa manera. Ya nos tienes deshumanizados en tu pensamiento, pero el "discurso de odio" es el nuestro.

        En fin... Así está el patio.

        Eliminar
    2. Respecto a la indemnización por daños morales que se solicita, en cuantía de 6.251 euros (grado mínimo de la sanción por infracción por discriminación según la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social), la Sala entiende, siguiendo reiterada jurisprudencia, que es criterio orientativo válido como norma general, si bien atendidas las circunstancias de ambas partes en este caso, en especial la entrada de la demandante en ERTE al poco tiempo de la negativa empresarial y la situación económica preconcursal de la empresa, se resuelve minorar la cuantía hasta la de 2.000 euros, que se entiende más proporcionada al daño producido.

      ResponderEliminar
    3. Laboro, una pregunta:
      Además de la indemnización, ¿la empresa está obligada a concederle el teletrabajo?

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. La sentencia no dice nada de ello. Lo que quiere decir que seguramente no lo pidió en la demanda. Quizá porque en el ERTE estaba más que a gusto, antes que estar en la empresa disfrutando de sus jefes, o quizó no supo que podría haber impugnado la inclusión en el ERTE en una demanda aparte.

        Eliminar