¡ATENCIÓN! El sistema de suscripción por email de Laboro va a cambiar. Para seguir suscrito o suscribirte por primera vez (es gratis) tienes que darte de alta en el nuevo sistema. La suscripción sirve para recibir gratis por email los nuevos artículos que se publiquen en Laboro, que informan a los trabajadores sobre sus derechos, nóminas, despidos...

24 octubre 2019

Precauciones al cambiar de trabajo.

Hay quien dice que la tarea más importante que todo trabajador tiene que hacer en su empleo actual es ir buscando el siguiente empleo sin esperar al despido o fin de contrato temporal. Esta forma de proceder quizá no sería la que más le conviniera a la empresa, pero sería difícil negar que sí que sería la que más podría convenir al trabajador. En muchos casos puede que fuera la única forma o al menos la más plausible para mejorar sus condiciones laborales, tanto las económicas como las de conciliación familiar. ¿Acaso la empresa no piensa en su futuro por encima del futuro del trabajador? ¿Acaso no dicen que la competencia es sana y que gane el mejor? Pues a ver quién puede impedirle al trabajador que se aplique el cuento a sí mismo.

Los problemas podrían surgir cuando el trabajador creyera haber encontrado ese nuevo empleo que mejorara su empleo actual y presentara su dimisión (la popular y mal llamada "baja voluntaria"). Son muchos los casos que se han conocido en el servicio profesional de consultas laborales privadas de Laboro en los que el trabajador tuvo problemas al cambiar voluntariamente de empleo, al menos en principio, por no haber tomado las mínimas precauciones que pudieran ser necesarias. Los problemas más habituales podrían ser los siguientes:

  1. Que después de dimitir, la nueva empresa no te quisiera contratar o pretendiera que firmaras un contrato con condiciones mucho peores que las que pactaste verbalmente. En el 2º caso, la nueva empresa podría tener planeada la maniobra desde el principio. Por ejemplo, verbalmente te ofrecen 40.000€ anuales y jornada de 35h de lunes a viernes, tú aceptas y dimites; pero el día que tienes que empezar a trabajar, si no después, te ponen delante un contrato de 20.000€ con jornada de 40h de lunes a domingo. Con la idea de que si no lo firmaras probablemente no podrías volver a tu empleo anterior y tampoco tendrías paro porque habrías dimitido. Obviamente esto podría ser un delito de estafa.
  2. Que sí que firmaras un contrato con las condiciones pactadas verbalmente, pero cuando empezaras a trabajar te dijeran que las condiciones reales que tuvieras que cumplir fueran mucho peores. Esto es más habitual cuando la mejora que te hace cambiar de empleo no es salarial sino en la jornada. Por ejemplo, te ofrecen un salario parecido al actual pero una jornada mucho mejor, por ser de 35h de lunes a viernes, aceptas, dimites y el primer día te dicen que la jornada real es de 45h semanales de lunes a domingo diga lo que diga el contrato y que si no te gusta te echan, teniendo en cuenta que la indemnización sería diminuta por tu baja antigüedad. Igual que en el caso anterior, con toda la mala idea del mundo desde el principio.
  3. Que sí que se respetaran realmente las condiciones pactadas, pero luego el empleo fuera una p... mierda por otras razones. Porque te pagaran tarde, porque la empresa no vendiera una escoba, por gestión desastrosa, por malas relaciones con los nuevos jefes o compañeros... Al final probablemente te echarían en poco tiempo y te habrías quedado sin empleo. No habría posible delito de estafa como en los dos casos anteriores; pero tú te quedarías sin empleo igual y seguramente también con una indemnización menor de la que te hubiera correspondido en la empresa anterior.

Incluso es posible que se den todos los problemas a la vez. Es decir que el contrato escrito no respetara lo pactado verbalmente, aún así lo firmaras (qué remedio), luego las condiciones reales fueran aún peores que las escritas y encima el empleo nuevo fuera Catalina la Grande pinchá en un palo. Dice el refrán que más vale perro viejo conocido que nuevo por conocer o que más vale pájaro en mano que ciento volando. Pero respetando esos refranes estrictamente quizá tengas pocas oportunidades en tu vida para mejorar tus condiciones de trabajo. Seguramente la empresa no le va a ofrecer lo mismo al que no tiene trabajo y le quedan 2m de paro que al que sí que tiene un empleo aceptable en ese momento, sobre todo si es en la competencia. No hay que olvidar que cuando el Real Madrid fichó a Cristiano Ronaldo no solo fichó a un buen jugador sino que además le quitó un buen jugador al Manchester United.

Por ello, vamos a ver las que podrían ser unas precauciones mínimas para intentar reducir los posibles problemas descritos anteriormente. Como es obvio, en todo momento estaremos hablando de un supuesto de hecho de un buen profesional de un puesto que exigiera una formación real, por así decirlo, y que ya tuviera empleo. Es decir de un trabajador que una empresa quisiera "quitarle" a otra empresa. Ese fichaje se tendría que pagar más caro que un contrato cualquiera, por la misma razón que no costó lo mismo el fichaje de Figo por el Madrid que lo que costaría el fichaje de Marianito, que no tiene equipo, por el Arenas de Getxo. Esto ya lo saben los trabajadores de este tipo, pero suelen cometer el error de creer que su fichaje se paga solo con un salario más alto y/o con unas mejores condiciones de jornada. Si solo te ofrecieran eso, estarías expuesto a todos los problemas relatados anteriormente.

Podrías exigir que se firmara un precontrato u oferta vinculante de empleo indefinido con las condiciones que se hubieran pactado. La única razón lógica de negarse a hacerlo sería que tuvieran pensado metértela doblada de las formas 1 y/o 2 enumeradas anteriormente, o al menos que quisieran tener esa bala en la recámara. Esta precaución es obvia e incluso se podría calificar de imprescindible.

El siguiente peldaño podría ser exigir que la empresa te reconociera en el precontrato y a todos los efectos la misma antigüedad que en tu empresa anterior. Para que echarte les costara al menos lo mismo que si te echaran de tu empleo actual. Porque si no, estarías expuesto a que te la metieran doblada de las formas 2 y/o 3 del listado anterior por mucho que firmaras un precontrato.

Solo para los inmortales masters del universo, there can be only one, estaría el que pudiera ser el peldaño más alto de la escalera, que sería exigir que en el precontrato la empresa renunciara al periodo de prueba. Pero esto seguramente que ninguna empresa te lo quisiera aceptar porque después de todo aún no saben cómo funcionaría el tema si empezaras a trabajar. Otra cosa podría ser reducir este periodo de prueba lo máximo posible, por ejemplo a 15d o un par de meses como mucho, pero nunca los 6m disparatados que ponen en algunos convenios. Aunque si la empresa aceptara la firma del precontrato con reconocimiento de antigüedad previa, probablemente cabría suponer que no tuvieran "planes ocultos" y que pudieras aceptar el riesgo del periodo de prueba. Sin olvidar que el periodo de prueba es para las dos partes y quizá en el caso 3 del listado anterior a ti te podría interesar ejercerlo para marcharte sin preaviso.

Por supuesto cabe recordar que las grabaciones ocultas son admisibles y admitidas como prueba en las demandas laborales, aunque más de un vividor y/o ignorante siga diciendo lo contrario. Por lo que otra precaución podría ser grabar las reuniones en las que se formalizara la oferta que te hiciera abandonar tu empleo anterior.

Para finalizar, si decidieras dar el paso y dejar tu empleo actual podrías tener en cuenta que hay varias formas de irse de la empresa. La dimisión solo es una de ellas, pero hay otras, que podrían ser aplicables tanto si a tu jefe le gustaran como si no, dependiendo del caso particular.

Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

18 comentarios:

NO SE CONTESTAN las consultas laborales en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.

  1. Otra medida podria ser pedir una excedencia en la empresa actual, del maximo tiempo posible, aunque luego resultara dificil volver, pero al menos tendrias esa posibilidad, que ya es mejor que dimitir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. por el mínimo e ir ampliándola

      Eliminar
    2. Cabe la posibilidad de que la empresa te denieged la excedencia y entonces....

      Eliminar
    3. Si te deniegan la excedencia en la empresa antigua, bueno, pues te tiras a la piscina y si la empresa nueva sale rana, te haces el padefo hasta que pase el periodo de prueba y luego demandas las condiciones originales aportando como prueba el anuncio de la oferta de trabajo, la grabación de la entrevista o lo que haga falta.

      Eliminar
  2. Muy interesante que se trate este tema Laboro. Una duda queme surge, en dicho caso supongo que se firmará un finiquito, que será de carácter liberatorio en principio. ¿Implica esto que sea liberatorio para ambas partes?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tiene nada que ver una baja voluntaria, con que al Empresaurio se le insulten sus tropelías. El finiquito hay que pagarlo correctamente, y si hay deudas anteriores también hay que pagarlas para quedar liberado.

      Que te vayas de la empresa, no tiene que significar que te vas de buenas de la empresa. Ni tampoco tiene que significar que la empresa antigua haya hecho todo correctamente y haya pagado todo correctamente. Ni que no se pueda demandar posteriormente cantidades por horas extra no pagadas, categoría incorrecta, convenio incorrecto, etc, etc...

      Es más, en la mayoría de los casos, cuando alguien se va de una empresa (salvo contratos temporales a punto de expirar) es porque está hasta las narices de los abusos de la empresa saliente.

      El finiquito será liberatorio para cada parte si hizo todo legalmente y no cabe posibilidad de reclamación (o no tan legalmente pero es indemostrable...).

      Evidentemente sí te firman un conforme al finiquito, luego lo tendrán más difícil para reclamarte algo, por eso aquí se recomienda firmar siempre los finiquitos con una serie de precauciones para que no te la cuelen.

      Así que resumiendo, no, no quedan liberadas las partes solo porque haya una baja voluntaria, quedan liberadas cuando no quedan cosas pendientes.

      Eliminar
  3. Siempre que he cambiado de trabajo ha sido mediante la estrategia de formalizar un precontrato en la siguiente empresa. Es un buena táctica (aunque puedan utilizar el argumento de que un precontrato genera desconfianza en tu nuevo empleador. En mi caso lo tengo claro: si no les gusta pues que no me contraten, es el coste de oportunidad que tienen que pagar, si tanto como pregonan de boquilla quieren "atraer talento"). Aunque siempre te la juegas ya sea por despido en período de prueba o por liarte a reclamar una indemnización de risa en caso de que se pasen el precontrato por el forro.
    Ahora bien, soy consciente que no es un caso representativo ya que la mayoría de currantes no estamos en posición de negociar de esta manera ya que generalmente debido a la precariedad galopante acaba siendo lentejas con tu nuevo trabajo y durante el período de prueba tienes que ser el mayor padefo del Reino de Españistán para que no te digan mañana no vuelvas (también he dicho en alguna ocasión que ni loco vuelvo al día siguiente).
    Aún con todo, buen consejo Laboro, para que no nos tomen el pelo ni jueguen con nuestra vida.

    ResponderEliminar
  4. Voy a contar mi experiencia cambiando de trabajo para si os sirve para tomar precauciones que son pocas.
    Yo estaba hace unos 6 años trabajando de 7 a 3 de forma indefinida en una empresa donde no me gustaba estar y en la que veía peligrar mi futuro constantemente. Varias veces dejaron de pagar las nóminas puntualmente y gastaban más de lo que ganaban simplificando.
    Así que por la tardes tenia otro trabajo de 4 a 8 asesorando para tener un plan B.
    En ese trabajo sabiendo que en el primero no estaba a gusto me ofrecieron contratarme de forma indefinida en las misma condiciones. Como las cosas se pusieron muy mal en el primero les dije que sí y abandone el primero negociando mi despido.
    En el segundo cuando ya me había despedido estuve un tiempo de falso autónomo hasta que me dijeron que me contrataron de forma indefinida y en mi categoria profesional con lo que dice el convenio. Al ir a firmar el contrato fuimos el empresaurio y yo a la asesoría. Ya sospeche mal cuando vi mucha gente de la asesoría para firmar un papel. El caso es que primero me ofrecieron bajar mi categoría laboral cosa que no acepte. Al no aceptar intimidandome (la asesoria) me ofrecían lo que me habían prometido (lo mínimo del convenio) pero como mi seguridad social era más alta tendría que pagar la mitad al recibir mi nómina. Tuve que aceptarlo porque pensé que era mejor que ir al paro (con 48 años) y que ya se arreglaría. Han pasado 5 años pagando y por fin lo he arreglado pero he perdido mucho dinero por el camino. Se han dado los acontecimientos para solucionarlo. He estado muy a punto de denunciarlo cargándome de pruebas y se han salvado porque sigo en el trabajo día a día y somos pocos. Yo he sido padefo pero hoy en día aunque no he denunciado no me temblaría el pulso en hacerlo pero siempre recabando pruebas de los abusos de los empresaurios. Yo lo he solucionado hablando con ellos y grabando todas las conversaciones por si no cedían y sentía como estaban en mis manos con todos los conocimientos para denunciarlo leyendo a laboro.
    Ahora oigo a gente quejarse de sus trabajos y les recomiendo laboro, pero no te escuchan piensan que los problemas se solucionan solos y hay que denunciar pero con cabeza como se recomienda en este blog.

    ResponderEliminar
  5. Muy fan de que Laboro introduzca los símiles futbolísticos positivos (hasta ahora era con connotación negativa) para atraer a más padefos de bar. Así me gusta ampliando nicho de mercado.

    ResponderEliminar
  6. Cosas que nunca sabes hasta que lees laboro. No sabía que se pudiera hacer todo eso.
    Respecto a las pruebas grabadas, tengo dudas, eh? En mi juicio por despido la juez, aún teniendo las grabaciones en mi móvil (un smartphone con pantalla, no un ladrillo) no las quiso ver. Y las llevaba ahí, en un Pen drive y en la tarjeta de memoria. Si me hubiera pedido que me sacase el cerebro, se lo daba, pero la muyyyyy no aceptó verlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, lo más vergonzosamente lamentable es que un juez pueda aceptar o rechazar pruebas por sus santos c. y muy excepcionalmente los magistrados de la instancia judicial superior las acepten y le obliguen al de instancia inferior a volver a reabrir el caso con las pruebas aceptadas.
      Luego está la absoluta y no siempre atinada valoración de la prueba en la que ningún juez o magistrado puede alardear de no cometer errores de apreciación y sesgos de juicio (ninguno estamos libres de ello). Pesarosamente rara vez se le "corrige" al juez salvo fallo clamoroso.
      Como no hay segundas instancias en la jurisdicción laboral, las pruebas deben estar concienzudamente elaboradas para que el juez como en tantos casos, el tuyo y el mío como muestra, no pueda tener ningún margen de maniobra en su aceptación.

      Eliminar
    2. En su día ya indicó Laboro que en estos casos el que presenta la prueba no solo tiene que aportar el medio electrónico sino la transcripción. Cuánto más fácil lo tenga el juez, mejor.

      Eliminar
    3. Lo corroboro. En un juicio contra mi ex jefe, el juez no estaba para muchas hostias, escuchó un minuto de la grabación, preguntó a mi jefe si reconocía que aquella era su voz, comprobó que lo que estaba oyendo coincidía con la transcripción, dio la transcripción por buena, y el resto de la grabación no se escuchó, el juez se la leyó y después basó todo su interrogatorio a los testigos sobre lo leído, porque hizo preguntas sobre cosas que aparecían en la grabación pero que en la sala no se llegaron a escuchar.

      Eliminar
  7. Para el resto de gente (nosotros los padefos: seguridad, hosteleria, telemarketing, comercio, cuidadores, auxiliares administrativos, comerciales, mozos etc..) no nos queda mas remedio que la excedencia, y si sale mal volver a la caca del viejo y volver a empezar.
    Aún así muy interesante el artículo.

    ResponderEliminar
  8. Hace poco nos han subrogado a otra empresa, se supone que con las mismas condiciones, al ser una subrogación, antigüedad y todo. Pero me he enterado, que hay algo por ahí, que dice que la nueva empresa solo tiene obligacion de respetarte las condiciones y la antigüedad que traias de la empresa anterior, por un plazo máximo de 2 años, pasado éste plazo, te podrían cambiar las condiciones sin problema e incluso perder esa antigüedad de cara a futuras indemnizaciones, y mi pregunta es: que hay de cierto en todo eso????

    ResponderEliminar
  9. Yo tengo una pregunta, con respecto al precontrato.

    Se que no es la misma figura, y no sé si es legal/técnicamente posible.

    Pero, teniendo en cuenta la firme voluntad (y buena fe) por ambas partes, no se podría formalizar directamente el contrato con fecha de entrada en vigor el día de incorporación con la nueva empresa, y con el contrato en la empresa entrante, ya ir a dar el preaviso a la empresa saliente.

    No sé que implicaciones legales pueda tener, ni que inconvenientes pueda generar a la empresa o al trabajador, tanto para el cumplimiento como para el incumplimiento del contrato.

    No sé, ideas locas que se me ocurren, si fuera factible podría ser otra opción a tener en cuenta.

    ResponderEliminar
  10. Trabajaba en una asesoría para un graduado social por una miseria, con mucha lucha y poco a poco fue subiendome el salario, con un tercio en negro, claro. 4 años sin una queja y en una baja por tema médico me llama, queda conmigo en la calle y me pone el despido por delante para que lo firme. Me ofreció 3k. Me niego a firmarlo y le dije que ya iría yo por la asesoría. Le grabé una hora de conversación reconociendo el salario en negro, horas extras, ... Al final negociando le saqué 5k que me vinieron muy bien para empezar por mi cuenta y no me molesté en denunciar ni nada, aún tengo la espinita de que no me calculase el finiquito conforme al salario real pero aparte de eso conseguí lo que me correspondía. Recuerdo que me decía: "Te estoy dando lo máximo", a lo que le respondí: no te equivoques, me estás dando lo mínimo. Ahora por mi cuenta mucho mejor que antes.

    ResponderEliminar