• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

  • 07 octubre 2019

    8 meses de cárcel y 263.000€ de indemnización por delito contra la seguridad y salud en el trabajo.




    De nuevo procede recordar a los trabajadores que los juzgados de lo social y/o la Inspección de Trabajo no son las únicas vías de reclamación o denuncia contra las empresas. También procede la vía penal cuando el empresaurio no solo incumple los derechos laborales e incluso los derechos fundamentales del trabajador sino que además comete delitos; cosa muy posible dentro de sus comportamientos habituales, como puedes comprobar leyendo los enlaces al final de este artículo.

    Quizá alguno piense que esto son algo así como quimeras o inventos de rojeras, pero no. Son realidades, pero no las comentan en la tele, aunque sí que les dan publicidad a las sentencias favorables a las empresas que puedan servir para acojonar a los trabajadores en general. Para demostrar que todo esto es real, hoy vamos a hablar de una sentencia penal reciente en la cual se ha condenado a 4 empresaurios a 8 meses de prisión y sobre todo a pagarle 263.000€ de indemnización a un trabajador.

    Ojo porque no han sido condenadas las empresas sino los empresaurios como personas físicas. Además era un caso de subcontratas en el que han sido condenados solidariamente los empresaurios de la empresa contratista y los de la contratada. Cosa importante porque hay más de un empresaurio que se cree que contratando a una cárnica se libra de toda responsabilidad y que si pasa algo es la cárnica quien se come el marrón.

    La secuencia resumida de hechos probados es la siguiente:

    1. El Ayuntamiento de un pueblo muy pequeño (menos de 200 habitantes) contrató a una empresa A para efectuar talas de árboles en los montes del municipio. Se suponía que era una empresa especializada.
    2. Fíjate qué cosa más rara y más inesperada: la empresa A subcontrató a la empresa B para que hicieran el trabajo. Esta empresa B de hecho era de un rumano, aunque la tenía a nombre de su mujer rumana, cosa también rara a inesperada. Que sean rumanos es importante porque usaban su nacionalidad para contactar con trabajadores rumanos para hacer los trabajos.
    3. El empresaurio rumano contactó en Rumanía con un compatriota rumano, al que llamaremos Simón, para que viniese a trabajar a España para la empresa de su esposa, a cuyo fin le hizo llegar a Rumanía el dinero necesario para el traslado. Simón llegó, el empresaurio rumano lo fue a recoger y lo alojó en una casa que había alquilado éste y en la que residían otros compatriotas rumanos que también trabajaban para la empresa del empresauriuo rumano.
    4. Para no tardar mucho, Simón empezó a trabajar al día siguiente sin firmar contrato, sin alta en la SS, sin experiencia y sin formación real en materia de prevención riesgos laborales. Simplemente con la ropa y la motosierra que le dio el empresaurio rumano. Pero las asesorías Pepe dicen que por eso no pasa nada, porque lo hace todo el mundo y si pasa algo el marrón se lo come el empresaurio pero no la asesoría.
    5. Solo 3 semanas después, Simón seguía sin contrato y sin alta en la SS. A la motosierra que le habían dado no le funcionaba el cierre automático de seguridad, cosa que Simón le había advertido al empresaurio rumano. Total, que al pobre Simón le dio la motosierra en el brazo izquierdo, sufriendo lesiones múltiples de las que tardó en curar 576d, habiéndole quedado secuelas importantes.
    6. La empresa A era controlada por dos hermanos y su padre, al que los trabajadores rumanos llamaban "gran jefe". El hermano y el padre subían al monte para controlar que las labores de tala se llevasen correctamente.

    En función de estos hechos probados, los dos hermanos de la empresa A y el matrimonio rumano de la empresa B han sido condenados como responsables en concepto de autores de un delito contra la seguridad y salud en el trabajo a las penas siguientes:

    • 8 meses de prisión.
    • Inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo y para la profesión, oficio o cargo relacionado con la industria de aserradero de maderas y venta de leñas durante el tiempo de condena.
    • Multa de 6 meses a razón de 6€ para los rumanos de la empresa B y 10€ para los hermanos de la empresa A.
    • Por responsabilidad civil, todos ellos condenados solidariamente a pagarle a Simón la indemnización de 263.000€, de la que responderá subsidiariamente la empresa A, que es la que tiene dinero.
    • El matrimonio rumano de la empresa B tendrá que pagar 5.360,02€ al hospital que trató a Simón.

    Artículos relacionados:

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    9 comentarios:

    1. Poca condena para el hecho, además parece que el Ayuntamiento se vaya de rositas.
      Podía haber contratado el citado Ayuntamiento, trabajadores en desempleo del pueblo o de la comarca. El empresaurio subcontrata a una empresauria, la cual también contrata trabajadores fuera del país para que sean mas dóciles y traguen con todo, como si aquí no hubiera desempleados españoles o inmigrantes.

      Todo trabajador debe facilitar su número de teléfono móvil a la Seguridad Social, así cuando le dan de alta o de baja esa le envía un SMS. Las empresas piden el curso de 20 o 30 horas de Riesgos Laborales, para no tener que pagarlo ellas, a los trabajadores, pero luego los empresaurios se pasan la normativa por el forro y como pidas que se cumpla en periodo de prueba te vas a la calle al día siguiente; personalmente siempre he preferido irme a la calle pero vivo y sin accidentarme.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Del ayuntamiento, cierto que debieran tener algún cuidado en sus contrataciones, pero se indica expresamente que se trataba de un municipio muy pequeño, en el que el alcalde no cobr aun duro sino que es un vecino que tiene sus propias ocupaciones, y que no será raro que funcione en régimen de concejo abierto. En esas condiciones pedir al alcalde que revise las contrataciones (probablemente sin tener conocimientos legales, y sin presupuesto para asesorías) es una exageración.

        Eliminar
      2. Hay que tener en cuenta además, que esté alcalde, conocedor de sus límites, contrató a una empresa "especializada" para evitar problemas.

        Y si no estoy equivocado, si la empresa hubieran sido insolvente, el ayuntamiento habría tenido responsabilidad solidaria sobre el trabajador...

        Eliminar
    2. Poco parece, para las secuelas fisicas y psicologicas que le quedarán de por vida a Simón. Gran aporte laboro.

      ResponderEliminar
    3. Y el ayuntamiento sí se fue de rositas porque al parecer no tiene ninguna obligación o responsabilidad en controlar que las empresas que contrata y éstas a su vez su contratan cumplan con las leyes, LPRL y otras. Qué triste!

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Le digo lo que a José Ubalde. De habe sido un ayuntamient ogrande, de acuerdo, pero un pueblo pequeño no tiene medios ni humanos ni económicos para saber si se están haciendo las cosas bien El alcalde será un currito como cualquier otro y con suerte ni sabrá qué es un contrato.

        Eliminar
      2. Te recuerdo lo mismo que para las microempresas, tu ignorancia o falta de medios no te exime de cumplir la ley.

        En este caso, la contrata era solvente, y por ello no ha tenido que responder el ayuntamiento solidariamente (en caso contrario le habría tocado pagar también), y en cuanto a las penas de prisión, entiendo que serán par los que dieron las órdenes.

        Eliminar
    4. Esto hay que difundirlo mucho, hay muchas empresas que incumplen la normativa en materia de seguridad que es algo muy serio, a ver si a base de estos buenos escarmientos los empresarios se toman un poco en serio la seguridad.

      ResponderEliminar
    5. Es una sentencia que debería de hacer reflexionar a los empresarios que con la salud de una trabajadora no se juega. Deberían de ser más intimidatorias las responsabilidades cuando se pone en riesgo la salud de una persona.
      En poco tiempo ya son dos sentencias favorables donde aparecen trabajadores rumanos.
      Aunque es un proceso penal,¿se sabe si al trabajador rumano se le concedió alguna incapacidad por accidente laboral?





      ResponderEliminar

    NO SE CONTESTAN las consultas laborales particulares en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.