16 agosto 2021

.

Cómo distinguir al buen abogado laboralista del mal abogado laboralisto. Parte 1 de 2.

Aunque cualquier trabajador puede demandar a su empresa él solo sin pagar, muchos suelen preferir buscar un abogado o graduado social para que se ocupe de su caso. Recordemos una vez más que los verdaderos especialistas en el tema son los graduados sociales y que además pueden cobrar menos. Pero en todas las profesiones hay buenos y malos, por lo que vamos a intentar que podáis distinguir a los que llamaremos “laboralistos”; es decir a los malos e incluso pésimos no solo por no saber, que también, sino especialmente por buscar su conveniencia personal por encima de la del cliente.

La regla de oro de los laboralistos es que solo quieren ir a lo fácil sin importarles que sea contra los intereses del trabajador. En general, el laboralisto no quiere necesariamente ganar el caso de la forma en la que tenga derecho el trabajador, sino que su negocio es rellenar formularios prefabricados solo de casos habituales y luego presionar al trabajador para que acepte cualquier acuerdo que proponga la empresa por muy a la baja que sea. El laboralisto tiene a su favor que el trabajador casi siempre tiene razón, gracias a las ilegalidades más que generalizadas de los empresaurios y a las chapuzas de sus “asesorías pepe” con los contratos y las nóminas. Además en la mayoría de los casos es la empresa la que tiene la carga de la prueba, con lo que es fácil que se produzca la oferta rebajada porque también conviene a la empresa.

Pero para poder ir a lo fácil, lo tiene que permitir el caso del que se trate. Por tanto, lo primero que hace el laboralisto es decidir si te acepta o no tu caso y probablemente lo hará sobre la marcha solo con oírte contarlo. Teniendo en cuenta que, para un laboralisto, los casos pueden ser no deseables por el asunto pero también por el cliente. Por ejemplo el que en general conozca las normativas legales e incluso la doctrina relacionadas con su caso, que no sea fácil de engañar y especialmente el que luego pudiera darse cuenta si el laboralisto se equivocara o no hiciera lo suficiente.

Si el laboralisto decidiera no coger tu caso aunque tuvieras razón y pruebas, si es que fueran necesarias, no te diría que no quiere sino que no se puede, que vas a perder, que no lo puedes demostrar, que es peor demandar… Un laboralisto no te dice que no quiere el caso sino que no tienes caso aunque sí que lo tengas. Por ejemplo, un laboralisto podría no querer coger un caso de reclamación de salario variable o de horas extras ilegales habituales, porque en una demanda de reclamación de cantidad hay que poner la cantidad exacta que se pide y explicar por qué. Lo que supondría ponerse a hacer unos conteos y cálculos más o menos tediosos que los laboralistos sencillamente no quieren y/o no saben hacer. ¿El laboralisto te va a decir que no quiere hacer las cuentas porque se cansa, no tiene ganas y ni siquiera está seguro de saber hacerlas? ¿O el laboralisto te va decir que el salario variable y las horas extras ilegales habituales no se pueden probar? Por la misma razón, para el laboralisto tus nóminas estarán siempre bien y tu convenio será el correcto. Porque si estuvieran mal o te estuvieran aplicando un convenio con salarios inferiores, tendría que saber hacer y de hecho hacer bien las últimas 12 nóminas correctas y explicar las cuentas en la demanda para reclamar la diferencia.

Los laboralistos tampoco suelen querer los asuntos de acoso laboral. En estos casos, la demanda hay que meterla en la modalidad de tutela de derechos fundamentales y eso no suele venir en los modelos y un laboralisto ni siquiera sabe bien cómo hacerla. Además puede ser necesario citar testigos oficialmente, trascribir unas grabaciones… O sea que no es a lo fácil y por tanto no lo quiere; pero te dice que el acoso es muy difícil probarlo, que se pierden todos los casos, que es tu palabra contra la de la empresa...

Sea por no saber, sea por no querer o sea por la dos cosas, la excusa favorita de los laboralistos para quitarse casos de encima es decir que las grabaciones ocultas no valen. Lo cual es o bien una mentira descarada o bien una ignorancia profesional del derecho laboral del primer libro de Baby Shark. Pero ahora es más difícil colar que las grabaciones ocultas no valen, porque los trabajadores ven la tele; por lo que algunos laboralistos dicen que sí que valen pero que los jueces no las suelen admitir; como si lo pudieran hacer a su libre albedrío sin motivarlo y esa inadmisión no se pudiera impugnar. Al decir que no valen las grabaciones, se quitan de encima muchos de los casos que no quieren atender, porque a veces no se pueden probar de otra forma. De todas formas, al laboralisto pata negra en realidad le da lo mismo que te des cuenta de que te está mintiendo y de que simplemente no quiere tu caso, porque aunque lo aceptara sería muy probable que jamás volvieras a acudir a él ni lo recomendaras después de que hubieras sufrido sus artimañas posteriores en el proceso, de las que hablaremos en el próximo artículo sobre este tema.

Por el contrario, los casos que habitualmente son del gusto de los laboralistos son los despidos, especialmente los despidos disciplinarios por causas inventadas, como el clásico despido por supuesto bajo rendimiento. No solo pueden ser los casos de más dinero sino también los más factibles para ir a lo fácil. Primero meter la solicitud de conciliación y demanda de despido con los modelitos de siempre. Como la empresa sabría de sobra que sería despido improcedente, en conciliación podrían ofrecer una indemnización pero muy rebajada y entonces el laboralisto tendría el campo libre para meterte caña o incluso miedo para que la cogieras. En el artículo sobre los actos de conciliación te explicamos los cuentos que suelen meter para asustar al cliente (enlaces al final).

Merecen una mención especial los laboralistos cuando además de ser laboralistos trabajan en un sindicato. Obviamente no estamos diciendo que todos los profesionales de los sindicatos sean laboralistos, pero eso no quitaría que los laboralistos pudieran sobrevivir mucho más fácilmente en un sindicato que de forma independiente. Si un laboralisto cayera en un sindicato, cobraría el mismo salario metiendo diez demandas por día que no metiendo ninguna. Además quizá podrías informarte de cuántos afiliados le tocan a cada abogado "fijo" de la delegación de tu sindicato y no sería de extrañar que fueran unos 4.000 aproximadamente. Por lo que un laboralisto en un sindicato tendría a huevo quitarse casos de encima, incluso hasta los que sí que aceptaría si fuera laboralisto independiente. Con las típicas excusas de que las empresas pueden hacer lo que quieran por la reforma laboral del PP, que todos los jueces van a favor de las empresas, que se están perdiendo todos los casos, que cuidao que como demandes te van a despedir, que vas a perjudicar a tus compañeros, que vas a perjudicar a la empresa y a lo mejor cierra, que el acoso y las horas extras nunca se pueden probar, que no valen las grabaciones, etc. etc.

En el próximo artículo sobre este tema, trataremos lo que hacen los laboralistos cuando sí que te cogen el caso. Que ya te lo puedes estar imaginando: hacer solo lo necesario para conseguir un acuerdo sea como sea y trabajando lo mínimo posible. Pero quizá algunas formas de hacerlo aún no las conozcas.

Artículos relacionados:

Puedes suscribirte gratis para recibir por email los nuevos artículos que se publiquen sobre derechos de los trabajadores. Dispones del servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas. Tienes a la venta el libro "Tus Derechos en el Trabajo" y otros libros y modelos para conocer tus derechos laborales y aprender a demandar a la empresa tú solo sin obligación de pagar abogado.

Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Son otros los que copian contenido e imitan el nombre.

22 comentarios:

NO SE CONTESTAN las consultas laborales en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.

  1. Lamentablemente me eh llevado una gran decepción con el sindicato al qué estoy afiliada hace muchos años, pero según mi marido hay que tener un respaldo, no estoy de acuerdo, si el respaldo es cuando les sea lo menos complicado posible para ellos y todavía incinuando que podés perjudicar a tus compañeros, gracias, siempre es bien recibido sus consejos

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor en el ámbito jurídico laboral, es optar por un Graduado Social Colegiado.

    ResponderEliminar
  3. Tambien hay que decir que en la primera visita se hacen parecer a laboralistas y cuando se acerca el acto de conciliacion o juicio se han convertido en laboralistos y no te lo puedes explicar...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues porque cuando ya les has firmado la demanda, ya les has nombrado tus representantes y por tanto ya te pueden cobrar seguro. Una vez seguro el dinero, a lo fácil y a por el acuerdo, que es más fácil que un juicio. Lo explicaremos en el siguiente artículo.

      Eliminar
  4. Yo sufrí un laboralisto en un caso de acoso, eran un bufete al que acudí por anunciarse ellos como expertos en acoso laboral. Acudí con documentos, e-mails, grabaciones...de todo. Me dijeron que nada de eso era prueba, si acaso indicios, y que las grabaciones no solo no valían, sino que hasta podría ser delito tener esas grabaciones, que no veían caso, que lo tenía perdido, pero si yo estaba convencida de demandar, les podía adelantar 500€ (sin factura, por cierto) para que me representasen ellos. La abogada que me representó, una laboralista de verdad, no solo me consiguió dos indemnizaciones que juntas sumaban 90 días (si, noventa) por año trabajado, sino que me explicó cómo tenía que presentar la factura de su minuta a Hacienda para que en la declaración de la renta me devolvieran hasta el último céntimo, para que así sus servicios me salieran gratis. Ah, y se sorprendió de lo bien ordenados que le traía los documentos y las grabaciones, de hecho la mayor prueba que inclinó la balanza judicial a mi favor no fueron los documentos, fueron las grabaciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacienda no devuelve "hasta el último céntimo" ni muchísimo menos. Solo se pueden deducir, no descontar, un máximo de 300€ y solo por facturas de defensa jurídica contra el empleador.

      Eso no quiere decir que te descuenten 300€ de la cantidad de IRPF a pagar o que te devuelvan 300€ más. Quiere decir que es como si ese año hubieras tenido 300€ menos de salario. Traduciendo. se ahorrarían más o menos 30€ de IRPF los trabajadores que ganan algo menos de 20.000€ anuales. O incluso nada o casi nada en los casos muy habituales en los que al trabajador ya le devuelven todo o casi todo lo retenido, porque gana poco y tiene otras rebajas por hipoteca, hijos, etc. Además también puede pasar que el despido sea un año pero la factura la pague al siguiente, con lo que no la podría deducir del IRPF del año del despido sino del siguiente, en el que puede que la renta fuera cero y por tanto no habría deducción.

      Eliminar
    2. Sobre las grabaciones, la misma Laboro lo deja claro, son perfectamente válidas y no son ningún delito tenerlas si grabas tus conversaciones con otros: https://laboro-spain.blogspot.com/2013/02/validez-pruebas-grabaciones-ocultas-emails.html?m=1

      Cuando hacen comentarios así hay que tomárselo como lo que es, que no quieren el caso. Y en el fondo mejor así, te ahorras posibles chascos después.

      Eliminar
    3. En esta ocasión parece que sí que querían el caso, adelantando 500€ en B. Lo que pasa es que no tenían ni puta idea de cómo se tienen que presentar las grabaciones en el juicio y menos aún ganas de transcribirlas a texto si hubiera sido necesario.

      O sea que estos "expertos en acoso" lo que hacen realmente es meter una demanda que ya tendrán hecha (cambian los nombres y cuatro cosas más de la anterior), luego hablar con la empresa para pactar un despido con indemnización rebajada y si lo consiguen entonces decirle al trabajador que acepte el pacto porque si no en el juicio va a perder. Como son trabajadores acosados, es muy fácil que acepten prácticamente cualquier oferta porque así acaba el acoso (no te jode, acaba porque los echan), cobran un dinerillo y sobre todo tienen paro, que es casi lo único con lo que muchos se conforman. Luego al trabajador le cobran 1.000€ y aparte el 15% de lo que haya sacado y se quedan tan tranquilos. Dinero fácil.

      Es por eso que algunos listillos han visto el negocio en las demandas de acoso.

      Eliminar
    4. @Victor La "Anónima Munonina" sabe de sobra de que las grabaciones son válidas, ojalá fueran más trabajadores como ellas que saben pelear por sus derechos.

      Eliminar
    5. Pues poca broma, que si no hubiera leído aquí que las grabaciones sí que valen, y otras muchas cosas que hicieron que la explicación de los laboralistos no me cuadrase, esos habrían sido los abogados elegidos para representarme con la excusa de ser "ejpertos en acoso laboral", con lo que me habría comido lo que la empresa y los laboralistos hubieran querido hacer conmigo. Ya llevaba un tiempito leyendo Laboro por entonces, e hice una consulta privada justo antes de quedar con los laboralistos, por lo que iba preparada para identificar y etiquetar lo que me decian como excusas, chorradas, e intento de tangarme 500€ porque era obvio que no iban a hacer nada a cambio del dinero, para dárselo a un laboralisto quémalo, total te va a servir para lo mismo, y si lo quemas al menos te calientas unos espetos en la playa jajaja

      Eliminar
    6. Parecen un bufete de abogados de "Minions" lo que has contado Anónima, bravo por esa abogada laboralista que siguió todos tus pasos y te defendió a capa y espada ojala todos fueran así

      Eliminar
  5. Nada más salir aprobada la reforma laboral me despidieron por causas objetivas, y el abogado con el que dí era un laboralisto: todo eran pegas, largas... Un desastre.

    ResponderEliminar
  6. Con el tiempo, mi laboralisto del sindicato me culpó de mi falta de empuje y ambición. A mí, que me habían despedido por primera vez y no sabía qué me estaba pasando. Con amigos así, no hacen falta enemigos.

    ResponderEliminar
  7. Parece que no, pero a veces en un despido entre lo que te regatea la empresa y lo que te cobran los abogados casi que rescinde el contrato por 20 días (si se da el caso ) y te sale casi mejor ya que cobras los 20 días en el momento. Espero dar con un buen abogado cuando me despidan y espero que el gobierno mejore las reglas del juego en favor de los trabajadores.

    ResponderEliminar
  8. Pues en mi vida laboral de unos 20 años he dado prácticamente solo con laboralistas e incluyo a los que trabajan dentro o de la mano de sindicatos. La solución que he encontrado es leer muy atentamente todos los post de Laboro y con mucho esfuerzo económico y personal hacer un máster en Relaciones Laborales. Desde hace unos 5 años yo me represento y no me ha ido mal, no me podido ganar todo pero si casi un 95%.
    Lo peor que le veo a esto es el desprecio con el que me tratan los abogados de las empresas a las que demandó y a esos abogados del juzgado que se supone están para facilitar un acuerdo previo. Lamentablemente todos los que me han tocado eran muy laboralistas, prepotentes, nada conciliadores, vagos y sin grandes conocimientos. A varios les presenté queja por el menosprecio y servicio con el que fui tratada.
    Y para mí sorpresa en sala, después muchas veces que llegar a grandes enfrentamientos con ellos, repito en sala, he recibido la enhorabuena por parte del juez, ratificada con sentencia favorable.
    Conclusión, hay que seguir, leer y estudiar cada post de Laboro

    ResponderEliminar
  9. "Lo malo", cuando eres seguidor de Laboro y si encima "te haces los deberes" con el sobre tu caso, es encontrar un abogado bueno que te representa, porque es imposible que te engañen con chorradas del tipo "las grabaciones no se admiten" y cosas así.

    Esto ya es más que comprobado, y no creo que sólo por mi, por lo cual de si no tienes suerte de encontrar uno bueno entonces te toca a representarte a ti mismo, aunque dependiendo del caso puede ser mucho más difícil en hacerlo...

    Que curioso, uno de los abogados que me gustaría representarme en el caso de que sea necesario (aún así es poco probable por las distancias entre las provincias y tal) y parece bueno, que sabe como se hacen las cosas y que le gusta pelear por los trabajadores ha escrito de alguna manera en contra (esta en su derecho, claro está) de este artículo de Laboro.

    Recuerdo también a un abogado, como por ejemplo el "m1sz" que comentó aquí en Laboro y de cual comentario aprendí cositas que no lo sabía y tampoco me lo leí aquí en Laboro, pero estos abogados parecen que se dejan muy difícil de encontrarlos.

    ResponderEliminar
  10. Lo peor es que en la ley existe la figura del coadyuvante, pues los abogados de los sindicatos se niegan a ir bajo esa forma juridica o van de principal o no van, da igual que les pagues su cuota religiosamente, asique yo deje de pagar mi cuota y si llega el momento contratare a un compi, ya que yo soy graduado social, que me represente

    ResponderEliminar
  11. En Mayo/2018 fui a un abogado con los papeles hechos:una reclamación de cantidad, le envío 31 correos de la empresa y una denuncia en Inspección de Trabajo, más la cuentuca de lo que me deben por plus Transporte según Convenio (850€).Envía whatsaap con fecha Juicio 25/9/2019, luego cambio de fecha, Juicio 1/10.Luego el 30/9 otro whatsaap: El juicio se suspende.Y hasta ahora; obviamente le escribí y No responde.....vaya misterio....y así sigo...esperando no sé qué.....Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. Hace unos años despidieron a mí mujer en un ERE con prácticamente todos los condicionantes que hubieran convertido su despido en nulo.

    Ya conocía laboro e intenté convencerla de que pusiese una consulta, pero no hubo manera porque "vete tú a saber quién es esa gente de internet".

    Nos tocó una labora-lista que aparte de no hacer ni el huevo (con lo que casi nos da un patatús porque hasta el día del juicio casi no tuvimos noticias suyas) la convenció de que aceptara la oferta de la empresa porque íbamos a perder seguro.

    Leyendo desde entonces a Laboro me he dado cuenta de que el caso estaba muy a nuestro favor.

    Me arrepiento de no haber planteado una consulta aunque fuera sin contar con ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos hacen consultas para sus cónyuges, sus hijos e incluso para sus padres. Si dices que "nos tocó" es que probablemente era laboralistA de sindicato, que ni se lo había mirado, y puede que tú mismo lo pudieras haber hecho solo igual o mejor. Porque peor es imposible. Aceptar la oferta de la empresa sin decir nada lo hace cualquiera.

      Eliminar
  13. Los laboralistos te los puedes encontrar en cualquier ámbito de la vida, no sólo en el laboral. En general, si piden dinero por adelantado y sin factura, ya es motivo para salir corriendo sin decir adiós.

    Otro truco para identificarlos es que digan sí a todo, que sí que esto está ganado, que no se preocupe usted, que esto es muy fácil, vaya adelantándome 1000 euros que yo se lo resuelvo...un profesional de verdad te diría de primeras las pruebas que necesitas para ganar, te expondría algo de jurisprudencia, las dificultades que te puedes encontrar y como afrontarlas, etc. Vamos que te haría un juicio crítico de tu caso, más que nada para que el cliente vea que se encuentra ante alguien serio.

    Mi experiencia con abogados ha sido muy mala en términos generales, cuesta encontrar uno bueno y además no suele ser barato. La mayoría de leguleyos son tan malos que no me extraña que a los buenos de verdad nunca les falte curro.

    ResponderEliminar