16 mayo 2022

.

El cuento de que probar el acoso laboral es muy difícil.

A ver cuántos trabajadores se ven reflejados en el siguiente caso supuesto:

Un empresaurio somete a acoso laboral a un trabajador, es decir que intenta perjudicarle a fin de que se marche voluntariamente de la empresa sin indemnización. El perjuicio puede ir desde el insulto o amenaza directa hasta casos más sutiles, pasando por casos intermedios de aislamiento, quitar o degradar las funciones, cambiar el horario...

En ocasiones, el trabajador tiene pruebas grabadas de este acoso o bien emails o whatsapps que lo demuestran o son un claro indicio. Por ejemplo emails periódicos enviados por el trabajador a la empresa en los que pide que le den ocupación.

El trabajador se va a preguntar a un sindicato y/o a un abogado. Pero no le toca un sindicalista o un abogado laboralista, sino un sindicalisto o abogado laboralisto. A veces son lo mismo: un abogado laboralisto que trabaja en un sindicato. Obviamente, el trabajador quiere informarse sobre lo que tiene que hacer para demandar judicialmente a la empresa (el trabajador suele decir “denunciar”). Ya tiene la decisión casi tomada y no hace falta que nadie le confirme que está siendo acosado, porque se ha dado cuenta él solito.

Pero el sindicalisto y/o abogado laboralisto le ponen todas las trabas posibles para desanimarle en su intención de demanda. Para ello, utilizan dos argumentos principales: “probar el acoso es muy difícil” y “las grabaciones no valen como prueba”.

Sobre las grabaciones ocultas, ya publicamos hace años un artículo exprofeso en el cual demostramos, con la ley y la doctrina en la mano, que por supuesto que se pueden usar grabaciones en los juicios laborales. De hecho, nadie se extraña cuando las empresas las usan para, por ejemplo, probar la competencia desleal de un trabajador o una baja médica falsa. Como Laboro tiene gran difusión, desde entonces son menos los sindicalistos y laboralistos que dicen que las grabaciones no valen. Ahora lo que dicen es que los jueces no las admiten si no quieren; lo que también es mentira, porque el juez tiene que justificar en derecho cualquier inadmisión de una prueba y en caso contrario se puede recurrir solo por eso.

Como el tema de las grabaciones está clarísimo, ahora vamos a explicar por qué también es mentira eso de que probar el acoso es muy difícil:

  • En primer lugar, es mentira porque el acoso laboral no necesita pruebas sino que basta con indicios. La demanda por acoso es un tipo de demanda que se llama de “tutela de derechos fundamentales”. Precisamente porque el acoso podría ser difícil de probar en algunos casos es por lo que la Ley de la Jurisdicción Social permite que en este tipo de casos no se presenten pruebas sino simples indicios. Es lo que se conoce como inversión de la carga de la prueba. Si el trabajador tiene indicios de que el acoso existe, entonces es la empresa la que tiene que probar que esté justificado lo que esté haciendo.
  • Es segundo lugar, es mentira que es difícil probarlo porque lo de que no "valen" las grabaciones también es mentira. Las grabaciones ocultas sí que son admisibles en juicio y cualquier teléfono graba varias horas de audio y/o vídeo de suficiente calidad, con lo que en bastantes casos puede ser hasta sencillo obtener prueba del acoso. Por eso el mismo listillo que te dice que probar el acoso es muy difícil también te dice que las grabaciones no valen porque una mentira no funciona sin la otra.

Por ejemplo, supongamos que un trabajador presentara a juicio varios emails enviados por él a la empresa en los que hubiera dicho que no tenía trabajo y pidiendo que se lo dieran. Supongamos que esa falta de trabajo hubiera comenzado a suceder al volver de una baja médica larga, o al volver de un permiso de maternidad o paternidad, o después de haberse reducido voluntariamente la jornada, o después de haber demandado o denunciado a la empresa, etc. En un caso así, el juez podría apreciar que hubiera indicios de violación de derechos fundamentales, es decir de acoso laboral en este caso. Es muy sencillo: qué casualidad que justo después de la baja médica de un año el trabajador se queda sin funciones, o es trasladado a Burgos, o le ponen un horario peor, etc. Por tanto, sería la empresa la que tendría que probar que esa retirada de funciones, traslado o cambio de horario, nada hubiera tenido que ver con la demanda anterior del trabajador, con su baja médica o su permiso de paternidad o maternidad. Por eso se dice que se invierte la carga de la prueba.

Por tanto, los “argumentos” de los sindicalistos y laboralistos quedan desmontados de raíz. El acoso no es muy difícil de probar porque ni siquiera es obligatorio probarlo, sino que basta con presentar indicios. Y aún encima sí que se pueden presentar grabaciones ocultas o mensajes como verdaderas pruebas o refuerzos de esos indicios.

También hay que tener en cuenta que si tú vas a presentar una demanda porque te han cambiado el horario, porque te han trasladado o cosas así para perjudicarte, en la misma demanda puedes acumular la petición de tutela de derechos fundamentales. Es decir, pedir que se anule lo que haya hecho la empresa, pero también pedir la indemnización adicional de daños y perjuicios por vulneración de derechos fundamentales. Puesto a demandar, te da lo mismo pedir las dos cosas que pedir solo una, porque pedir las dos no impide que el juez te de solo la primera, pero pedir solo la primera sí que impide que el juez te de la segunda. A quien no le da lo mismo es al acosador demandado. Por lo visto, al que tampoco le da lo mismo es al laboralisto que solo quiere pedir lo primero, pero de lo otro ni sabe ni quiere. Porque si pidiera también lo otro sería menos probable que la empresa ofreciera un acuerdo y que el trabajador lo aceptara, que es lo que el laboralisto quiere; o simplemente porque pedir lo otro es un "lío" con grabaciones, con testigos, no le vale su modelito de siempre y en realidad no tiene ni p... idea porque no lo ha hecho nunca así.

Especialmente hay que tener en cuenta que, en estos casos, el hecho de demandar puede ser tan importante o más que ganar la demanda. Eso es el trabajador quien tiene que decidirlo, no el sindicalisto ni el laboralisto. Cuando son demandados, el empresaurio e incluso el “encargao” acosador se dan cuenta de que el acoso les puede costar unos miles de euros, o quizá más, y van a tener tiempo de sobra para “comerse el coco” hasta que llegue el juicio, pensando si el trabajador tendrá pruebas o no. Es decir que el acoso deja de salirles gratis, al menos psicológicamente, incluso aunque el trabajador no gane. Sin descartar que en el futuro se piensen eso de seguir acosando, no sea que a la siguiente tengan menos suerte.

Puedes suscribirte gratis para recibir por email los nuevos artículos que se publiquen sobre derechos de los trabajadores. Proporcionamos servcios profesionales de consultas laborales privadas y de redacción de denuncias ante Inspección de Trabajo, sin necesidad de decir en qué empresa trabajas. Dispones del libro "Tus Derechos en el Trabajo", de otros libros y modelos y de la recopilación gratuita de "conocimientos básicos" para aprender a defenderte tú solo, sin obligación de pagar abogado.

Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Son otros los que copian contenido e imitan el nombre.

16 comentarios:

NO SE CONTESTAN las consultas laborales en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.

  1. Hace un año y medio empecé a trabajar en un restaurante, fue una experiencia horrible: Firmar horarios falsos si quieres el trabajo, aceptar un sueldo por debajo de la ley, contratos en fraude de ley, los compañeros me comentaron que antes del estadillo de la pandemia, obligaron a 5 personas a firmar bajas voluntarias.
    Primero fui a un despacho "Importante" en la calle princesa (Madrid), el abogado muy receptivo, y me dijo vamos a denunciar en la inspección del trabajo y mientras tanto preparamos la conciliación. Reuní la documentación, audios...etc, se lo llevé y le digo "mira te pago y me dices en cuanto tiempo la vas a presentar". Me dijo "No te cobro, primero te preparo la denuncia", después de una semana me bloqueó, y no me contestó NUNCA MÁS.

    Redacté una denuncia de 10 folios, con trece pruebas en un pendrive. la presenté a la inspección y posteriormente hice algunas aportaciones extras.

    3 meses después de la denuncia a la inspección, la jefa me dijo "Que por mi calidad de trabajo me va a pasar a indefinido", pero en realidad era una orden del inspector. En el momento que iba a firmar el contrato fijo, le comenté que no iba a hacer horas que no pagaba, en ese momento estalló y me dijo que "Que yo era falso y tengo palabra y que me va a despedir", y el día siguiente despedido inminente. Había pasado un año desde que había empezado a trabajar en ese sitio. En ese momento la inspección no había hecho ni visita ni nada.

    Como conocía a otra abogada por Cuzco(Madrid), (Uno de los mejores despachos que hay en Madrid), le escribí y quedamos para ver la documentación, me dijo que esto es un caso ganado, pero el problema que ella no me lo podía coger, porque tiene mucho trabajo ( ES CIERTO), pero si quiero, podía ir con una colaboradora suya.
    Hicimos dos demandas, pidiendo un total de 14000 E, la colaboradora al principio dijo que es mucho lo que estoy pidiendo (Hice yo los cálculos), porque según ella "la relación laboral es solo de un año", la empresa se puso en contacto para ofrecer 5000 E, y la colaboradora me empezó a infundir miedo de que "no íbamos a ganar", que "no hay justicia", que no "aceptaban los audios", los WhatsApp necesitan un perito". Todo esto me pasó cuando quedaba 26 días para el juicio y yo me negué a aceptar esa cantidad.

    Al día siguiente me desperté con una rabia y le escribí un correo para decirle que renunciaba a sus servicios (No se lo esperaba ya que no me quiso devolver la documentación, cuando le mencioné un articulo de la deontología de abogacía y le dije que me iba a quejar al colegio de abogados por los plantones y la falta de comunicación), me dijo literalmente "Vale te devuelvo la documentación, pero mientes deliberadamente, porque la empresa no me trató tan mal como yo lo contaba, y que ella tampoco estaba presente". ACABÉ TENIENDO DOS ENEMIGOS; LA ABOGADA Y LA EMPRESA.
    Al llevar mi caso a otro despacho a los 20 días de juicio, la otra abogado muy profesional, no se aprovechó de mi, ni me cobró más por mi desesperación, le mandé un SOLO AUDIO, se puso en contacto con la abogada de la empresa, la invitó a su despachó para escuchar el audio, y le dijo ya sabéis, o esta cantidad de 14000E o os espera un juicio DURO QUE ADEMAS SALDRÁ MÁS CARO, AL SEGUNDO DÍA DE QUEDARSE CON MI NUEVA ABOGADA, ESTABAMOS FIRMANDO EL ACUERDO POR ESA CANTIDAD.
    Pero todo esto se lo debo a LABORO, por remover mi conciencia, sin ellos, no hubiera sabido como enfrentarme a la laboralisto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizá una de las maneras más fáciles de identificar al abogado laboralisto es precisamente que te da la impresión de que tienes que pelearte con tu abogado además de con la empresa. Porque el laboralisto tiene como meta conseguir dos cosas: que la empresa haga cualquier oferta y que tú la aceptes. Es decir que tiene como meta sus propios intereses, no los tuyos.

      En cambio el laboralista de verdad es como el segundo que tú tuviste y que, en resumen, en un caso claro dice que o lo que pide mi cliente o a juicio, que para eso están los juicios. Sencillamente dice lo que el cliente quiere que diga, que para eso le representa.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  2. Lastima de que no publicaras el post 10 años atrás, porque efectivamente me identifico con la estratagema del traslado para librarse de mí con horarios y turnos más duros que los que ostentaba hasta el momento. En mi demanda pedía que se anulara el traslado, pero mi abogado labiralisto (más bien tonto, o se lo hacía), ante la tesitura de previa a la vista, la empresa ofrecía de todo menos restituirme a mi anterior puesto; me preguntó que ¿que hacíamos?, daba igual que llevara un testigo y que yo fuera representante de los trabajadores y supiese que esa era una de las razones. Es lo que ocurre en algunos sindicatos que ponen floreros en lugar de abogados con un mínimo de decencia, evidentemente el juicio se perdió y no pude reclamar, esa fue la sentencia; el lado bueno es que la venganza me la fui tomando a base de demandas los 8 años posteriores, y aún llevando dos años fuera aún me sigo presentando a juicios como testigo en las que creo que mi testimonio a servido para castigarla y mejorar las condiciones de los que se quedaron o dejaron la empresa y demandaron por despidos injustos.

    ResponderEliminar
  3. Lástima no conoceros allá por el año 2012 cuando me echaron. A mi me tocó el sindicalisto, el laboralisto y el medicalisto, pues el psiquiatra me dijo que tenía un síndrome de ideas paranoides porque le decía que cuando llegaba a los sitios la gente se iba y eso de que le dieran mis funciones a mis inferiores que eran cosas mías. En fin, este año hace una década de que ya no estoy en esa empresa que no sé si se puede nombrar, que tengo una discapacidad y de la que todavía hoy tengo el recuerdo de ir de la mano del presidente del Comité de Empresa a firmar mi finiquito (despido disciplinario) a RRHH. Al final me echaron por un 10% de lo que me tenían que echar, pero era la crisis y mis circunstancias eran muy jodidas y no podía esperar pues los juicios los señalaban a tres años. Pero si alguien piensa que lo acosan, que vaya a saco, que hay mucha mala gente a la que no le importas una mierda en el mundo empresarial y para la que solo solo un número a borrar del balance. Ánimo.

    ResponderEliminar
  4. Yo pude demostrar una prueba de acoso después de ganar una extinción de contrato por incumplimiento grave del empresario(art.50 ET),llevaba más de 10 años en esa empresa si se puede llamar así,además de aportar mas grabaciones y videos en los que aceptaron como pruebas irrefutables,me queda pendiente un juicio por vía penal más las responsabilidades civiles por secuelas,en resumen como dice Laboro,el acoso es muy fácil de demostrar cuando sabes que los empresaurios se asesoran por Pepe y tú tienes un abogado laboralista que no laboralisto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los abogados laboralistos dicen que tú caso no existe, porque los laboralistos dicen que en los juzgados solo admiten las grabaciones cuando les apetece y que no existe la inversión de la carga de la prueba. Así que o bien tú has tenido un juzgado especial, o bien no existes o bien no tenías un abogado laboralisto sino uno laboralista. ¿Qué habrá sido?

      Eliminar
  5. Gracias Laboro. A mí me pasó en 2002 me acusaron y degradaron para obtener mi baja siendo delegado de personal y sindicalista, mi sindicato que eran compañeris de carrera no hicieron nada y tuve que acydir a otro compañero graduado social y amigo intimo que luchó como supo frente a la empresa. Me provocaron una depresión de casí 20 meses de baja y ya en el tribunal medico de s.social para la incapacidad pude enfrentarme a la empresa y volví. Me tuvieron en un despacho vacío 8 horas diarias sin trabajo alguno (yo era uno de los 2 jefes del despacho) aguanté y llegué a 1 acuerdo perdiendo un poco de dinero. No se lo deseo a nadie. Tuve que separarme de mi mujer para poder acceder al subsidio. Y nunca más pude trabajar. A los 61 y 4 meses pedí jubilación y me quitaron un 23,6% de base reguladora. Han pasado 20 años casi y aun tengo sueños y pesadillas relacionados con lo que me pasó. Hay que luchar de frente contra el acoso laboral y elegir bien al asesor.

    ResponderEliminar
  6. Como parece que la cosa va de comentarios pasados, es decir, de 10 años atrás o más o menos, voy a comentar mi historia un poco, haré un resumen pero parece que no cabe en un mismo mensaje, así que irá en varios:

    En su momento era trabajador de la administración pública autonómica y comenzaba mi travesía laboral en una categoría y en un centro donde no tenían ni papa de lo que tenía que hacer y entonces unos gentiles compañeros de otros centros de CC.OO. se pasaron por allí y me informaron de algunas cosas de mi organización laboral y todo el engranaje del funcionamiento con la administración.

    Siempre he trabajado ejemplarmente y con mucho interés por desarrollar bien mi cometido dentro de los centros de trabajo y además con ganas de mejorar el funcionamiento no solo de mi intervención sino del funcionamiento de todo el centro con relación a mi área de trabajo (Personal Laboral de Educación Especial). Me fui situando en todo lo referente al mundo laboral y fui puliendo mi intervención tanto laboral como sindical, ya que me hicieron delegado sindical, pero aclaro aquí que no para dejar de trabajar, sino lo contrario, para hacer mejor el trabajo de todos en el centro y trabajando más.

    Después de 12 años trabajando en el mundo educativo con innumerables felicitaciones tanto dentro como fuera de los centros de trabajo (incluso publicaciones en revistas o libros), entró una nueva dirección en el centro donde estaba y no compartiamos enfoque, criterios, desarrollo, participación y se empezaron a complicar las cosas. Tuve varios desencuentros y me ofrecieron un cambio de centro. Accedí al cambio porque era prácticamente obligatorio por la trama de la dirección y la jefatura de área. En el nuevo centro comencé a tener diferentes tensiones desde el principio y ya había precedentes que la dirección comenzó a tener presente ya que comenzaron pronto las tensiones. Al comenzar a reivindicar mis funciones, organización, participación, etc en el trabajo, empezaron los problemas y yo llevaba una carga ya en la mochila que no estaba dispuesto a que me pasara lo mismo e iba a luchar por todo lo que ocurriera. Desde el sindicato me apoyaron como pudieron y no estaba mal en esos momentos su apoyo.

    Comenzó un acoso laboral en toda regla, ya que yo no me achantaba en ninguna situación y reivindicaba cualquier tema importante de orden laboral. Hubo infinidad de escritos a las diferentes jefaturas de lo que estaba ocurriendo en el centro, hubo denuncia a inspección de trabajo, hubo expedientes disciplinarios, hubo juicios por lo penal, hubo juicios por lo social. Gané unos cuantos, pero el definitivo que era la demostración del acoso laboral, no salió a mi favor. Al final todo se puso en mi contra, ya que hubo sindicalistos, abogados laboralistos y jueces incompetentes y no se pudo demostrar nada. Ya que la administración tiene muchos recursos, entre ellos la falsificación de escritos, y las testificaciones falsas de personal del centro de la camarilla de la dirección. Hubo una intervención del IRSST y una evaluación de riesgos laborales y psicosociales en las que se dejaban ver que había cierto indicio de discriminación y acciones completamente evidentes de que había un acoso laboral. Hubo bajas médicas de largo recorrido con los debidos Informes Médicos que demostraban un acoso laboral. Hubo un Informe Pericial de un especialista en Riesgos Psicosociales que me costó una pasta y era de los mejores que hubo en ese momento. Había grabaciones pero tenían que ser presentadas por un Perito, cumpliendo la normativa y no tuve tiempo de realizarlo, ya que además de costar un pastón, hacía falta mucho tiempo. No solamente es tener grabaciones y ponerlas así sin más. Tiene que haber un proceso de autentificarlas a través de un Perito especialista y eso no era fácil y mucho menos gratuito. No me arrepiento de nada, pero no sirvió para nada todo lo que había adjuntado durante varios años. Aunque seguro que sirvió como lección a todos los que estuvieron involucrados en aquella tropelía y no creo que ahora se lo tomaran de la misma forma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "normativa" no dice en ningún sitio eso de que las grabaciones las tenga que presentar un "perito especialista" y que además este las tenga que "autentificar". Eso se lo sacó de la manga alguno de los abogados laboralistos o sindicalistos que dices que hubo en tu caso.

      Las grabaciones sí que se presentan "así sin más". El único requisito especial es que hay es que estos medios de prueba "deberán ser aportados por medio de soporte adecuado y poniendo a disposición del órgano jurisdiccional los medios necesarios para su reproducción y posterior constancia en autos". Basta con leer el art.90 LJS para saberlo. Otra cosa es que haya quien no lo lea, quien ni sepa que exista o sencillamente quien no le interese porque es más trabajo.

      ¿Que la otra parte pone en duda su autenticidad? Pues entonces es lo mismo que si pone en duda la autenticidad de un documento. En eso tampoco hay diferencia con una grabación. En ese caso se pone en marcha el mecanismo de verificación de pruebas, pero solo si el juez considera que esa prueba esencial para determinar el resultado.

      En resumen, presentar la grabación nunca puede ser peor para el trabajador que no presentarla. Para quien puede ser peor es para el laboralisto que quiera que la empresa haga una oferta a la baja antes del juicio y que el trabajador la acepte. Presentando la grabación, el trabajador tendría más esperanzas y quizá no querría acuerdos a la baja. Además de que no hacer cosas es menos trabajo que hacerlas.

      También hay listillos vividores o ignorantes que dicen que es mentira lo de la inversión de la carga de la prueba, que son de la misma camada que los que hasta hace nada le decían a todo el mundo que las grabaciones no valen, pero ahora no se atreven a decirlo. Pues aquí está la inversión de la carga de la prueba en el art.181 LJS: "En el acto del juicio, una vez justificada la concurrencia de indicios de que se ha producido violación del derecho fundamental o libertad pública, corresponderá al demandado la aportación de una justificación objetiva y razonable, suficientemente probada, de las medidas adoptadas y de su proporcionalidad".

      Eliminar
    2. Muchas gracias por la respuesta y entiendo lo que ocurrió, ya que no me sentí nada representado en el susodicho juicio oral. Esta es la segunda parte del mensaje que faltaba:

      Pero creo que ha cambiado poco el tema judicial, y la cuestión que hay que saber es que por lo general no te lo van a comprender en primera instancia y habrá que meterse en recursos al TSJ correspondiente y al Supremo si es menester o incluso más allá, pero cuesta mucho mucho. Sobre todo te cuesta la salúd y un montón de vida que pierdes por el camino, familiar, social, relaciones, aficiones, cuerpo, mente, etc. y te quedas con eso que se llama Trastorno de Estrés Postraumático durante mucho tiempo y las secuelas correspondientes y eso se paga y tiene su coste de la vida real.

      Está claro que si haces todo bien y le pones cojones y además tienes todos los cabos bien atados y encuentras a los profesionales y apoyos correspondientes puede que salga muy bien, pero la mayoría de casos que conozco y os aseguro que me empapé bien en aquellos años de todo lo habido y por haber, la mayoría de los casos han salido mal y mal parados. Quizá uno de 1000 o algo así. Hay muchas publicaciones de gente que ha sido acosada laboralmente y ha luchado y se ha quedado solo en los libros, ya que luego no ha sido reconocido por la via judicial. Y eso de la inversión de la carga de la prueba o de los indicios, brilla por su ausencia en los juzgados. Vosotros lo sabéis bien. Hay que tener muchos cojones para decírselo a un juez en la sala.

      Conocer el derecho laboral es un mundo en sí mismo pero además conocer todos los tejemanejes de sindicatos, abogados, jueces (que si te ha tocado el de la sala 33 que es un hijo puta, etc) y aguantar toda la travesía es un ejercicio de maratón y no todo el mundo puede o vale o tiene capacidad para realizarlo. Os conocí en aquellos momentos e incluso os consulté dentro de vuestras consultas privadas. Me ayudasteis mucho y seguis en ello. Pero hace falta más derecho de base y aún así el sistema decae por sí mismo y las cuestiones laborales están cada vez peor en derechos y en sueldos,.................el resto está plasmado en esta sociedad laboral de mierda que nos rodea y que sigue siendo la misma o peor que hace miles de años. Y encima no nos podemos quejar ya que el derecho laboral que tenemos en España es mucho mejor que el de otros países que nos rodean.

      Un saludo y muchas gracias.

      Con este comentario lo que quiero dejar claro es que sí que se puede, pero hay que saber y no solo es querer,................. además de tener las coordenadas que correspondan a todos los factores que intervienen. Está claro que sin gente como vosotros no habría evolución y no habría cambios. Esto es una carrera de larga distancia pero que nadie piense que es de rositas. De nuevo os felicito por vuestra gran labor y tengo vuestros libros y son de gran ayuda.

      Eliminar
    3. Es que tampoco es cierto, ni de lejos, eso de "1 de cada 1000". Las estadísticas oficiales están ahí, en su día las publicamos, muestran que la mayoría de los casos se ganan y dentro de esa estadística están los casos de acoso, que en realidad son casos de derechos fundamentales igual que un despido nulo por haber denunciado antes a la empresa. Pero especialmente no es cierto que lo que le cueste la salud al trabajador sea iniciar el camino judicial y mantenerlo durante el tiempo que haga falta. Esa es una mala asociación que hacen muchos trabajadores, que es natural pero errónea, porque lo que le puede costar la salud al trabajador es el acoso, no el proceso judicial que es la forma de combatir el acoso. O sea que, sin demandar, puede ser aún mucho peor porque entonces o no se acaba nunca o el trabajador se va gratis sin indemnización ni paro. Es lo mismo que decir que la quimioterapia te cuesta la salud. No hombre, lo que te cuesta la salud es el cáncer y sin quimioterapia sería mucho peor.

      Lo de que la inversión de la carga de la prueba no existe en los juzgados o que solo existe en los libros es otro argumento típico de laboralistos para quitarse el caso de encima o para cogerlo pero luego forzar el acuerdo de despido por cuatro perras del trabajador acosado. Por supuesto que existe donde tiene que existir, que es en la ley. Basta con leer prácticamente cualquier sentencia por despido nulo para ver que se fundamenta en esa inversión. Donde no existe la inversión es en los despachos de los laboralistos que quieren ir rapidito y a lo fácil, "solucionando" todo con acuerdos con las empresas por muy a la baja que sean. Y si fuera cierto que en un juzgado se saltaran la ley, pues a recurrir o incluso a presentar denuncia ante en CGPJ en los casos más graves. Pero claro, eso es hacer la cosa más larga, trabajar mucho más, es mucho más fácil el acuerdito y sobre todo no quedas mal con el juez para los siguientes casos.

      Eliminar
    4. Con respecto a los males que originan y causan las patologías está claro que me estoy refieriendo a un todo conjunto, es decir, la causa es el acoso laboral, pero después cuando tienes que revivir y aunar todas las documentaciones, declaraciones, juicios, etc. y tienes que realizar miles de redacciones de las cuestiones lo revives miles de veces y eso lo sabemos bien todos...................es como lo de ir a juicio en otros casos que todos sabemos sobre violaciones, asesinatos, etc. estamos hablando de acoso en mayúsculas y estamos hablando de vivir vejaciones, etc. y eso cuesta la salud.
      Y con relación a lo demás no voy a entrar en más demagogia, la feria a cada uno le va de una manera, pero la que yo conocía en su momento y ya digo que hay muchas publicaciones y demás, .............por no hablar de la gente que se ha suicidado entre otras cosas (muchos y muchas), es una historia tan tremebunda como la de otros ámbitos sociales que siguen siendo una lacra y que apenas se pueden demostrar. No todo el mundo tiene la pasta y la energía para ir al TSJ o al Supremo o más ayá porque todo eso son años y años para aguantar y mientras tanto de que se vive?
      Yo ahora con toda la realidad de la experiencia no habría hecho lo mismo, habría actuado de otra forma más directa y no habría perdido tanto tiempo y tanta salud!

      Eliminar
  7. Tras varios años de encontronazos con un jefe muy guay en una consultora informática, y varios meses con extraños y variados problemas de salud, llegué a la conclusión de que dichos problemas eran consecuencia de que sufría acoso laboral. Empecé a leer mucho sobre el tema (Iñaki Piñuel, Marie-France Hirigoyen, González de Rivera y Revuelta), y sólo el hecho de entender lo que estaba ocurriendo, hizo que los problemas de salud se atenuasen. Fui al médico de cabecera (me recetó ansiolíticos que ni compré), hice terapia psicológica por primera vez en mi vida, y contraté un despacho de abogados bastante caro.
    Básicamente lo que me había hecho ese jefe era ir dejándome paulatinamente sin trabajo y sin clientes, hablar mal de mí a los superiores, cambiarme de departamento y por tanto de funciones... al fin y al cabo, consiguió convertirme en un paria, cuando inicialmente era un trabajador con resultados brillantes y con cierto reconocimiento en la empresa, además de bastante popular y tener muy buena relación con gran parte de la plantilla.
    Traté de demostrar que yo era un buen trabajador, y que sin motivo me habían dejado sin actividad. Presenté el registro de mi actividad (suele hacerse en las consultoras), una docena de correos, un organigrama en el que me habían dejado fuera, y cosas de ese estilo... todo aquello que reflejase la situación inicial, y el contraste con la situación final. También tenía audios pero eso supone demasiado trabajo para abogados que buscan llegar a un acuerdo a toda costa. Al final tuve que currarme yo casi todas las pruebas, y tras año y medio después de haber demandado, hasta 2 días antes del juicio no accedieron a preparar dicho juicio (presionándome a saco para aceptar un acuerdo). No sabía si es que no estaban ya de mi parte (en el SMAC el abogado de la empresa mencionó algo sobre la Obra...tela), o si es que les daba igual... pero estaba ya vendido, así que palante.
    Por suerte el juez estuvo bastante hábil: le preguntó al jefe acosador porqué me había echado de su departamento si reconocía que yo era un excelente trabajador (la estrategia de la defensa era decir que yo era muy bueno y no habían tenido problemas conmigo nunca) y dijo que fue el otro departamento el que lo había pedido. El jefe del otro departamento, entró después y dijo lo contrario, que era el primero quién había ofrecido el traslado.
    Aprendí que los juicios no son como en la tele, nadie dice algo ingenioso de repente y gana el juicio. Si se llega a celebrar un juicio, es porque las probabilidades de ganar están muy parejas (si no es así, la parte que va a perder acepta un acuerdo). Así que, ya que no se va a ganar por KO, hay que intentar ganar por puntos. Y cuantos más indicios o evidencias se presenten, mejor. Además de dicha contradicción, el testimonio de una compañera, y el resto de pruebas que presenté, creo que sumaron mucho más que lo que la defensa aportó, y por eso el juez me estimó la demanda de extinción voluntaria indemnizada, incluyendo la antigüedad de los primeros años en los que estuve cedido ilegalmente a través de una cárnica. La guinda habría sido obtener también los daños morales que solicité, pero para ello el abogado tenía que haber presentado pruebas e informes médicos... y eso era trabajo que (tarde) comprendí no estaba dispuesto a hacer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor cuando se llega a celebrar el juicio es o bien porque la empresa no ha hecho ninguna oferta o bien porque era muy a la baja y el trabajador la ha rechazado, a veces con "presiones a saco" para aceptarla como en tu caso. Dicho a la inversa, a lo mejor cuando no hay juicio es porque la empresa ha hecho una oferta a la baja y el trabajador la ha aceptado. Ahora que cada cuál decida cuándo es más probable que la empresa haga una oferta a la baja: ¿cuando cree que va a ganar o cuando cree que va a perder? Pues eso.

      Eliminar
  8. Hola Laboro,

    Hoy justo os hago una visita por este tema, para reforzar mis acciones. En estos momentos estoy recolectando pruebas (que tengo para 3 reportajes de periodismo de investigación) y tengo varias cosas para decir:
    - Un móvil con modo avión es mi arma.
    - Alimentación, agua y descanso son esenciales.
    - En teletrabajo, conviene tener papel y boli para también dibujar caritas sonrientes. Para que la amígdala del cerebro no se quede frita.
    - Si trabajáis para una multinacional, enviad los emails en inglés y español. Para ahorraros el traductor, no sé hasta que punto un juzgado va aceptar cosas en inglés.
    - Denunciar no es difícil, es cansado porque requiere juntar toda la documentación y en casos como el mío andar mandando emails en dos idiomas. Ahora, es nuestro deber como trabajador. Tal como está el patio es cuestión de coger hábito e integrar la defensa de nuestros derechos en el día a día.
    - Ante el acoso que tiene por objetivo que nos alejemos de gratis, denunciad. Yo cuando tengo oportunidad digo la frase que me aprendí aquí: el despido es libre, no es gratis.
    - Cuando el gerente (que no dueño) me pide que dimita, le pido que dimita él, le grabo e informo a los dueños de la empresa. (menudo silencio y chispazos que saltan aquí)

    En esta aventura no estoy en España, pero todo lo aprendido en este blog es lo que me permite presentar la denuncia.

    Incluso ya he tenido la llamada de un director pidiendo que esté callada, por mi bien y mi futuro. La traducción de esta frase es que tienen todas las papeletas de ser condenados, pero claro, solo si denuncio.

    Muchas gracias por todo el conocimiento compartido Laboro!

    ResponderEliminar