06 enero 2022

.

Cuenta tu experiencia con el hijo del dueño de la empresa.

Ahora que estamos terminando la Navidad, en la que se celebra el nacimiento o llegada al mundo del hijo de dios según los cristianos, parece un buen momento para que los laboreros habléis de la llegada a la empresa de ese personaje que casi todos conocéis: el hijo del dueño. Como es obvio, quien dice hijo dice esposa, marido, hermano, primo o en general cualquier familiar que de pronto apareció en el portal de la empresa entre la burra y el buey con ideas muy modernas y eso. ¿Qué pasó? ¿Mejoró la empresa o la hundió? ¿Era un profesional o no tenía ni p... idea? Escribe un comentario contándonos tu experiencia.

Recordad que esta sección está permanentemente abierta, es decir que es para que los laboreros cuenten cualquier cosa que les pase en cualquier momento sobre los temas que estén incluidos en la sección, no solo el primer día en el que se añade un nuevo tema.

Artículos relacionados:

Puedes suscribirte gratis para recibir por email los nuevos artículos que se publiquen sobre derechos de los trabajadores. Dispones del servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas. Tienes a la venta el libro "Tus Derechos en el Trabajo" y otros libros y modelos para conocer tus derechos laborales y aprender a demandar a la empresa tú solo sin obligación de pagar abogado.

Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Son otros los que copian contenido e imitan el nombre.

31 comentarios:

NO SE CONTESTAN las consultas laborales en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.

  1. Una vez, el sobrino del jefazo apareció. Y muy bien rollo. El tío super guay, se llevaba bien con todo el mundo y llego incluso a salir de fiesta con nosotros. Ya luego pues mandaba cartitas de "mead antes de venir al trabajo", "si te viene un apretón te aguantas", o "no calientes la comida en el micro, no pasa nada con que esté fría". Luego, cuando decía barbaridades, si le llevabas la contraria, pues te echaba (nos tenían con contrato de obra y servicio por 2 o 3 años). Media plantilla despedida. Yo tuve la suerte de irme antes. Una maravilla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para la próxima mejor búscate amigos con los que salir en el facebook, hacer amigos entre los superiores si no eres un lameculos nunca termina bien, el contrato no te obliga a salir con los jefes y su familia, yo siempre que me han invitado a salir los jefes con ellos he puesto excusas del tipo: mi madre tiene que ir al médico, tengo reunión de vecinos o que ir a la gestoría...

      Eliminar
  2. Hundió la empresa de su padre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo dice el dicho:
      Deja la empresa a tus hijos, que tus nietos ya se encargarán de quebrarla.

      Eliminar
  3. Yo he tenido varias experiencias, pero voy a contar la que, creo, puede aportar algo novedoso. En esta ocasión, habla el hijo de la dueña. Mi madre montó un negocio familiar hace veintidós años, una residencia de mayores (pequeña, de veinte plazas). Desde niño yo iba por allí a hablar con los abuelos, jugaba a lar cartas con ellos y a alguno lo tuve que sacar borracho de los bares de al lado.

    Al grano sobre el tema, durante la primera ola de la pandemia faltaba personal auxiliar en la residencia y me tuve que meter a trabajar como un auxiliar de enfermía más (cambiar pañales, cambios posturales, tratamientos, duchas, turnos de noches, comidas, etc.). No sé que opinión tuvieron las trabajadoras al respecto, eviendetemente no me lo dijeron, pero yo sí que puedo decir la mía: en primer lugar no fui con aires de grandeza de jefe, pues era un campo totalmente desconocido para mi y en el que media plantilla llevaba una media de diez años trabajando en la empresa. En segundo, lugar aprendí mucho sobre lo que significa la labor de los cuidados, he tenido muchos trabajos, pero ninguno tan jodidamente físico como ese. Cada día era una paliza al cuerpo. En tercer y último lugar, me quedó muy claro que quien mueve las empresas son sus trabajadores y trabajadoras. Sin ellos ni ellas, el jefe y su familia tendrían que echar serrín a la sopa para que no les despertase el hambre por la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego nos extraña que haya tantos contagios de covid en las residencias, si ponemos a cuidar a los ancianos al hijo, que se dedicaba a jugar con ellos a las cartas, normal que vaya así de mal la cosa.

      Eliminar
  4. Mi relación con la mujer del dueño acaba de empezar. Después que su marido me despidiera el dia mismo de la notificacion de un Smac para una reclamación de cantidad, decidi denunciar tanto a él como a ella, como personas físicas, así como a sus dos empresas.
    La otra, a nombre de ella, servía exclusivamente para descapitalizar la empresa principal y, gracias a varias facturas descargadas antes que me marchase, podré demostrarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy parecido a lo que me ha pasado en la última empresa.

      Eliminar
    2. algo no me cuadra ¿te contrataron ambas empresas?

      Eliminar
  5. La primera tienda de electrodomésticos de un pueblo de la costa de Alicante, sin competencia. Lo "coge" el hijo... en 3 años la revienta. Como es en propiedad, alquila el local a la competencia. La competencia funciona y además pagándole alquiler. Un inoperante de libro.
    Si el padre y el abuelo levantasen la cabeza...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había un estudio por ahí de hace algunos años (ahora no recuerdo donde) que decía que el 90% (o así, tampoco recuerdo el porcentaje exacto) de las empresas familiares no sobreviven a la tercera generación (a la segunda también era curioso pero no tan exagerado).

      Que un nieto (tercera generación) se cargue el negocio familiar, es de lo mas normal del mundo.

      Eliminar
    2. El padre hizo, el hijo mantuvo, el nieto deshizo.

      Eliminar
    3. En el fondo, es pura matemática. Aun suponiendo que un hijo pudiera tener un 80% de probabilidades de poder llevar bien el negocio de su padre, eso en 3 generaciones apenas llega a un 50% de probabilidades de éxito. O, dicho de otra manera, basta una mala generación para arruinar todo un emporio.

      Eliminar
    4. Pues mira ahora esta cobrando un alquiler sin tener que mover un dedo, a veces es mejor reconocer que eres un fracasado y darle las riendas al que sabe llevar bien ese negocio, que al abuelo se le diese bien un negocio no quiere decir que a sus descendientes se les de bien, nunca he entendido la frustración de esos padres que ven que a sus hijos no se les da bien el mismo negocio.

      Eliminar
  6. En el restaurante de bodas donde trabajaba (en negro, como el resto de camareros), el hijo del caudillo estuvo un par de años sirviendo, supongo que tomando ejemplo del guru Amancio que puso a su hija a doblar camisetas. Durante un servicio desapareció el movil del hijisimo de la estanteria donde dejábamos nuestros objetos personales. Convencido de saber cual de nosotros estaba detras del robo, cacheó al acusado delante de todos y fue hasta rastrear su coche aparcado delante del restaurante. El móvil no apareció, y al supuesto ladrón no le volvieron a llamar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy uno de vosotros y temprano me va tocar a mi o registrar el coche, si quiere que llame a la policía

      Eliminar
  7. En la empresa (pequeña) el patrón metió dos hijos y una hija, todos muy jóvenes. Luego se sumaron un yerno, una nuera (que cayó en desgracia porque era maja con nosotros) y una novia (que duró poco, porque le recriminaba al hijo que no se enfrentara con el padre). Casi media plantilla. A mí, un veterano, me tocó uno de los chavales (el novio de la novia). Recuerdo que entró apocado, le daba miedo hasta coger el teléfono. Al igual que en la época de los gremios, como oficial le enseñé el oficio. Fue rodándose, cogió experiencia y "se hizo mayor". Su ritual de iniciación para subirse al machito fue una tontería: va un día y me reprocha haber utilizado un servicio de mensajería que no era el habitual. Le expliqué que éste no tenía disponibilidad de personal en aquel momento y que, dada la urgencia de la entrega, eché mano del otro. Añadiéndole que me parecía una chorrada que se metiera con esa minucia. Tuvimos nuestra palabras. A partir de aquí, quedó claro que él era el jefe. Aunque para temas de responsabilidad se hacía el loco y me dejaba sólo ante el peligro tomando decisiones. Comprendí, porque le conocía muy bien, que fue cosa del viejo, que les aleccionó a él y a toda la familia para que asumieran el mando. Entre ellos había sus cristos, pero el patriarca los gobernaba con mano de hierro, manteniendo la unidad. Afortunadamente me "hizo la faena" de prejubilarme a los 60 años con contrato de relevo (soy de los últimos mohicanos que se beneficiaron de la ley). Pues bien, tenía tanta prisa porque me fuera, que la última tarde, estando yo de cuerpo presente, empezó a reestructurar mesas y armarios del departamento, para que no quedaran huellas arqueológicas de mi existencia laboral. Ni idea de cómo les habrá ido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si algo he aprendido viendo el programa de Chicote es que meter a toda la familia en el negocio acabara muy mal

      Eliminar
  8. Experiencia de la llegada del "amigo entrañable" del dueño ausente que vuelve a casa por Navidad para la cena de empresa. El "entrañable" llegó muy suavecito, diciendo que venía a ayudar y aprender de todos nosotros.
    Al mes despiden al "encargao" (otra pieza, pero al menos sabía arreglar los problemas) y lo sustituyen por el "estudiante entrañable". Automáticamente sufre un cambio de personalidad y empieza a criticar todo lo que hacemos y por suerte está él para enseñarnos cómo se debe trabajar a pesar de que él no tiene ni p... idea del procedimiento. Se salvan dos pelotas de sus lecciones que podían tomar más tiempo de descanso, cuando vigilaba cada segundo del tiempo del resto. La más acosada era la recepcionista a la cual asaltaba sorpresivamente para comprobar que no hubiera dejado de sonreir (todos imaginábamos que esa fijación era por ser la recepcionista mujer y joven). Y lo último que recuerdo fue la cena de navidad, antes era en restaurante pero el entrañable como volvía el emérito decidió innovar y pedir un catering para que trajeran comida y latas de cerveza a la empresa, lo más cutre fue ver cómo los dos lameculos, dueño y entrañable guardaban las sobras de comida y latas en el coche del entrañable.
    No les debió ir muy bien, porque al tiempo sustituyeron al entrañable por el hijo del dueño, y yo tenía otro trabajo así que no puedo decir cómo fue la llegada del último.

    ResponderEliminar
  9. En la obra habían colocado ya unos 30 metros de cemento, cementando una carretera en una colina hacia casa de un alcalde. Llegué yo hijo del dueño, pero un niño y voltee un barril que estaba a lo alto de la colina y el hijoputa barril empezó a rodar a toda velocidad colina abajo, comencé a gritar a ver si alguien lo lograba parar, pero él se empeñó en esquivar a todo quien se interpusiera, pues el barril rodó por todo el cemento echado y cepillado jodiendo el trabajo de los albañiles que estuvieron toda la tarde alisando dicho suelo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora entiendo porque acabaste de presidente de un país

      Eliminar
  10. De 5 que hay en la mia, solamente se salva uno y dos medios. Lindezas como que te revuelvan el puesto de trabajo buscando no se sabe qué, enchufar el pc para fisgar, colocar cámaras sin avisar. Se creen que saben, pero no tienen ni puta idea.

    ResponderEliminar
  11. horroroso, negrero, mala persona, pesetero, prepotente, sociopata.

    Un encanto

    ResponderEliminar
  12. Mi experiencia es que los papás empresaurios nunca se jubilaron y permanecieron toda su ancianidad al pie del cañón hasta la muerte, ya que ni ellos se fiaban de los hijosaurios o parientesaurios que llegaron al negocio acomplejados, modositos, viciosos, porreros, cocainomanos rompecorazones con ropa de Sport, hasta que le hicieron una barriga a cualquier candidata pijosauria, y entonces estos pichabravasaurios mudaron el pellejo sport por traje y corbata y la paternidad les trajo una encendida de bombillas cerebral y se convirtieron en iluminados empresaurios españistanos de última generación (última porque se cargaron los negocios)

    ResponderEliminar
  13. Trabajé 27 años en el Registro de la Propiedad, 17 como oficial, cuando llevaba 20 años de servicio, llegó una Registradora, con su maleta (su hermano), entró con muy buen rollo, pero nos vendía sistemáticamente, con mentiras, cizaña, y diversas lindezas, creaba muy mal ambiente y como yo era el único que le hacía frente pasé a ser objetivo de las iras de su hermana, me quitó todos los incentivos, me ordenaba tareas leoninas para terminar en muy poco tiempo con la intención de que cometiera errores, me dejaba en evidencia delante de compañeros y clientes, hasta que después de siete años non aguanté más y como tengo una patología crónica me dieron la baja. En este tiempo artificialmente bajó los ingresos del Registro, no dando por cobradas todas las facturas emitidas y siempre las que cobraba en mano, estaba claro que quería efectuar un despido por disminución de rendimiento del Registro. Cuando me dieron el alta, al mes me despidió. Como son una profesión muy corporativa me cerró las puertas a otros Registros. Además no soy el único caso. Contratan familiares con unos previlegios insultantes y nadie hace nada.

    ResponderEliminar
  14. En la empresa donde trabajo mi jefa solo pone el titulito universitario que la habilita a regentar el negocio. El marido le lleva casi todo: desde hacernos los ingresos de las nóminas hasta presidir el mercado de barrio del que la empresa es miembro (todo el mundo le odia). Es un mierda calvorota que no saludaba a los nuevos cuando entraba (llegué a pensar ‘soy una persona o un ficus’) y que, cuando pillaron a mi compañera en una liada y la echaron, intentó despedirme a mí también pero como solo tenían imágenes mías colaborando y no planeando no pudo hacerlo. Me empezó a amenazar con que tenía ‘el disco duro ardiendo’ (de imágenes de las cámaras de seguridad) y yo le dije que ok (sé de sobra que las imágenes solo las pueden custodiar unos pocos meses y que o tienen que denunciar o las tienen que destruir). Luego siguió con la mierda de ‘te estamos dando otra oportunidad’ (oportunidad de qué, de seguir llenándoos el bolsillo a mi costa?) y ahora pues apenas cruzo palabras con él, no por nada sino porque casi nunca pasa por allí.
    De la prole solo he tenido ocasión de conocer a las dos niñas, la mayor sonriente pero poco educada, y la pequeña para darle un guantazo con la mano abierta, mirando por encima del hombro con solo 10 años. A la mayor le quedan al menos 3-4 años hasta que llegue a la universidad y estudie la carrera de su madre, pero mientras, yo sigo trabajando lo justo, sin cometer errores y aprovechándome de mi contrato indefinido para no cogerle el teléfono fuera de mi horario cuando me pide hacer horas complementarias que no me interesan.

    ResponderEliminar
  15. Si valen los hijos de los encargados o jefes cuento la mia.
    Siempre que llega la hija /o de las encargadas pues como no podría ser de otra manera trato de favor y encima el resto a hacerles la pelota.
    A ser posible siempre les asignan las tareas más fáciles (claro son sus hijas) y cobrando lo mismo que el resto de personal . Que si tienen que salir antes para los mismos derechos que tenemos el resto pues no hay ninguna pega.

    A mi hace tiempo que dejó de importarme la hija de...:

    Si mis trabajo a demás de no ser liviano perjudica mi salud , pongo denuncia.
    Que tengo que ir al médico, de mudanza ,etc ... comunico, lo hago, pido justificante y si me quieren descontar del sueldo pues que lo hagan , pero que se lo hagan tambien a sus hijas porque como me entere que solo me hacen a mi, pues demando.
    Hasta la fecha nunca me descontaron un duro.

    Luego las encargadas van alardeando mi hija /o tiene dos carreras, un master, un curso a distancia de colgadora de cortinas y no se que más pero realidades del mercado laboral , acaban enchufándolas en la empresa donde trabaja mami o pai.


    ResponderEliminar
  16. Yo empecé a trabajar en negro como profesor de ciencias en un centro de estudios cuando finalicé la carrera. Por supuesto, en cuanto saldría otra cosa me marcharía. Era un padefo de libro. El caso es que había un profesor de letras con el que me llevaba bien y es el que me propuso entrar a ese trabajo. También trabajaba en negro y decía que no tenía otra trabajo y que tenia que aguantar.
    A los 3 meses ya me quería marchar y le dije al jefe que fuera buscando otro sustituto. Como hablaba con mi compañero de letras este me dijo que le había venido la mujer del jefe y que se metía en sus clases a ayudarle, lo que no me pareció mal, salvo que cuando esa mujer aparecía este profesor cobraba la mitad del salario porque nuestro jefe decía que tenia la mitad de trabajo.
    En cuanto me enteré de eso le dije al jefe que me marchaba y que me pagaría y se puso de muy mala ostia. Por supuesto cobré y me marché inmediatamente.
    A día de hoy lo que más me arrepiento es no haberle denunciado porque nos tenia a todos en negro.

    ResponderEliminar
  17. Entre en un trabajo para hacer el trabajo de la hija del jefe que no arrancaba. El trabajo era cualificado y había que tener conocimientos técnicos y de gestión para el que la hija del jefe no tenia ni aptitud, ni actitud. Esta hija entraba a trabajar a las 12 AM y se sentaba en un ordenador a las redes sociales cuando empezaba a arrancar internet y se utilizaba para no trabajar.
    Yo empecé a trabajar con ilusión porque además era un trabajo con posibilidades de futuro (pero en otra empresa). Esta hija conoció a un novio y su padre le montó una delegación en otra provincia en la que no se trabajaba y solo suponía un gasto inútil. Además de que utilizaba la tarjeta de la empresa para sus comilonas y vacaciones.
    Al irse ella entró su hermano, un personaje del mismo talante en el trabajo. Este personaje entro en la época en que arrancaban los teléfonos móviles y se gastaba un montón de pasta en mensajes (no había WhatsApp) (como 200000 pesetas/mes). Llegaba al trabajo y a chatear para conseguir que alguna desesperada le hiciera caso. Además de que salía a hacer trabajos en otras empresas y era un peligro, llegó a parar la producción en una empresa importante. Los clientes llamaban para que no fuera él y me tocaba ir a mí dejando el trabajo que yo tenía que hacer.
    Yo veía esto a diario y solo me quería ir sobre todo porque peligraban los salarios. Estuve más de 10 años y hubo temporadas en que las nóminas no sabias cuando se iban a cobrar, una vez tres nóminas sin cobrar, otra seis meses, hasta que conseguí otro trabajo. Los familiares hijos/as de empresaurios creen que la empresa está para sus intereses y que los trabajadores somos sus vasallos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. en realidad, para los herederos, los curritos no llegamos al rango de vasallos, tenemos el mismo valor que una grapadora o un teclado, solo valemos si nos pueden usar, y si encuentran un modelo mas barato, mas eficiente o mas bonito, te descambiarán sin ningún tipo de remordimiento, ya sea alguien que conozca la última tecnología X, que cobre un Y% menos, o porque no, que tenga las tetas mas gordas...

      De hecho el empresaurio de pura cepa, nos ve así desde la primera generación.

      Eliminar
  18. Yo trabaje para Perfumerías Oriental en Madrid, una empresa familiar, el hijo cerro en 2012 y vendió la empresa, le llegue a ver dos veces, no tenia pinta de tener muchas luces.

    ResponderEliminar