01 septiembre 2022

.

Los falsos ascensos.

Hoy vamos a hablar en Laboro del típico caso de que el empresaurio o el encargao te dicen que te van a ascender; pero de forma sorpresiva y sin que lo hayas pedido. Puede suceder que sea un ascenso real, que implique tanto mejora salarial como mejora en las funciones o trabajo a desarrollar. Pero en Españistán son también muy frecuentes los “falsos ascensos”, de los que vamos a hablar en este artículo.

Un falso ascenso no es ni más ni menos que un marrón. Es decir, una medida decidida unilateralmente por la empresa y perjudicial para ti, pero que la empresa pretende venderte como si fuera una ventaja, un favor, o una mejora. En Españistán hay muchísimos empresaurios y encargaos cuentistas, con años de experiencia en vender Vespinos que no arrancan como si fueran Ducatis llenas de cilindros molones. Si les venden la moto a sus clientes, que pagan, cómo no os la van a intentar vender a vosotros, que cobráis. Es muy frecuente que los trabajadores más jóvenes y/o con menor experiencia se traguen el cuento. Precisamente esa es una de las verdaderas e inconfesables razones por las que las empresas no quieren contratar trabajadores "viejos".

Un posible indicio, por no decir prueba directa, de que no fuera un ascenso sino un falso ascenso sería que lo plantearan como irrechazable. Te vienen a decir que la empresa ha decidido que desde el día X vas a pasar a ejercer el puesto tal. Pero ese planteamiento es contradictorio y sospechoso en la mayoría de los casos. Si fuera un ascenso verdadero y lleno de ventajas, lo querrían todos los empleados formados y con experiencia; por lo que no tendría mucho sentido obligar a uno concreto a “aceptarlo” contra su voluntad. No sería muy buena idea, porque podría provocar que se fuera a la competencia o que optara por trabajar mal buscando forzar un despido indemnizado. O sea que eso de los regalos obligatorios huele mal, porque si fuera un regalo no sería obligatorio y si fuera obligatorio no sería un regalo, en los casos más habituales.

Además de que sea "obligatorio", hay otros muchos posibles indicios de que se trate de un ascenso falso, de los que vamos a indicar algunos. Podéis ampliar la “lista” en los comentarios de este artículo, que para eso están:

  1. No tiene subida salarial. O es ridícula, o solo es una promesa verbal, o no está cuantificada exactamente, o depende de una supuesta evaluación posterior, o depende de unos supuestos objetivos indeterminados…
  2. Consiste en hacer todo o parte del trabajo que tendría que hacer quien te está haciendo la “oferta”. O sea que quien asciende realmente es él y tú le cubres el puesto a cambio de nada o de casi nada.
  3. Se trabaja mucho más. Incluso se exige una supuesta plena disponibilidad. Aunque cobres algo más en total, en realidad cobras menos por hora efectiva de trabajo.
  4. No supone dejar de hacer tus funciones anteriores. Simplemente te meten más funciones.
  5. No supone poner más personal bajo tu mando.
  6. El último trabajador que hacía antes esas funciones ya no está en la empresa, pero no te dicen por qué. Y el penúltimo, y el antepenúltimo…

Los trabajadores veteranos detectan los falsos ascensos o marrones nada más empezar la charla. Los jovencillos, o menos veteranos, se creen que si son buenos van a heredar la empresa. Las posibles dudas quizá se puedan disipar en la charla haciendo muchas preguntas y poniendo pegas o inconvenientes al supuesto ascenso. Si fuera un falso ascenso, el empresaurio macho de espalda plateada probablemente empezaría a golpearse el pecho y a romper las ramas de las plantas de alrededor, dejándote claro que no es una oferta sino una orden. Recordad que el empresaurio hispánico de pura raza es tan imbécil que se cree que no podéis hacer ni preguntas.

Lo que los trabajadores queréis saber es si puede rechazarse un falso ascenso o incluso un ascenso verdadero sin necesidad de presentar la dimisión. Pero no hay respuesta fija para esta pregunta, porque depende del caso particular. En algunos casos sí que se puede rechazar mediante una extinción voluntaria indemnizada (irse voluntariamente de la empresa pero cobrando indemnización y paro). En otros casos no se puede rechazar, pero sí que se puede presentar una demanda de reclamación de cantidad por diferencias salariales y/o por horas extras ilegales, sin obligación de contratar abogado. Incluso puede darse el caso de rechazar el ascenso en plan “no me da la gana y si no te gusta me despides, pero pagando”.

Lo que puedas hacer en tu caso dependerá de tu clasificación profesional (categoría) actual, de la clasificación profesional del nuevo puesto, del convenio colectivo y de si el cambio implicara también cambios de horarios o de otras condiciones de trabajo además de las funciones. Sobre todo teniendo en cuenta que también es posible, y muy frecuente, que todos los datos proporcionados por la empresa sean falsos, es decir que tu clasificación profesional actual no sea la que dice tu contrato, que la clasificación del nuevo puesto no sea la que te dicen e incluso que el convenio colectivo que te están aplicando no sea el obligatorio. Recordad que las empresas no puede escoger o “acogerse” al convenio que prefieran. Es muy habitual que se “equivoquen” de convenio para pagar menos y/o sencillamente porque su “Asesoría Pepe” no tenga ni p… idea de lo que hace.

Puedes suscribirte gratis para recibir por email los nuevos artículos que se publiquen sobre derechos de los trabajadores. Proporcionamos servcios profesionales de consultas laborales privadas y de redacción de denuncias ante Inspección de Trabajo, sin necesidad de decir en qué empresa trabajas. Dispones del libro "Tus Derechos en el Trabajo", de otros libros y modelos y de la recopilación gratuita de "conocimientos básicos" para aprender a defenderte tú solo, sin obligación de pagar abogado.

Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Son otros los que copian contenido e imitan el nombre.

6 comentarios:

NO SE CONTESTAN las consultas laborales en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.

  1. Que razón tienes. En muchos casos es para cubrir responsabilidades ante un accidente laboral. Conozco casos que se han comido el marrón estos falsos ascensos.

    ResponderEliminar
  2. También está la otra cara de la moneda, los falsos ascensos para quitar de en medio a alguien, o lo que es lo mismo, darle a alguien un puesto adornado con muchos anglicismos, pero con la intención de asignarle tareas poco importantes o incluso ridículas, para apartarlo y que se termine yendo por cansancio.

    No estaría mal dedicar un artículo a este punto, para saber cómo protegerse correctamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A parte de que, desde mi ignorancia de proletario, veo bastante arriesgada esa estrategia:

      - Apuestas a que se vaya antes de "cubrir" toda la indemnización que correspondería, pero si aguanta mas palmas pasta.
      - Si te encuentras con que puede no querer irse, le pagas por tocarse las pelotas feliz de la vida hasta que le eches huevos y le eches.
      - Incluso (y de eso ya hay artículos en laboro) que te denuncie por mobbing, por estar puteandole sin trabajo efectivo para que se vaya, y además de la indemnización por despido le tengas que pagar una indemnización por daños y perjuicios.
      - Y ya por último, que se quede, con un despido nulo, y le tengas que dar trabajo a sueldo de ascenso porque no le has podido echar, y tampoco le puedes degradar ahora.

      Pero como somos unos borregos, que nos vamos en cuanto nos olemos la tostada en vez de darle un poco de guerra al empresaurio, pues siguen apostando, porque la mayoría de las veces ganan, y las que pierden es porque el currito es un HDP rojo sindicalista que solo piensa en putear al empresaurio que solo piensa en levantar el país...

      Eliminar
    2. Te dan un puesto donde cobras más y trabajas menos, hay que ser un poco lelo para dejarlo por cansancio.

      Eliminar
  3. Añado que hay que grabar todo y hacer un esfuerzo por conocer los derechos que tenemos. En mi última experiencia laboral el gerente me intentó forzar a asumir las funciones de mi jefe como algo guay, yo además de negarme, me reí y solo me faltó preguntar que si estaba de coña.

    Resumen de la historia: me negué y me reí del falso ascenso, se pusieron a las bravas a decirme que mi única opción era dimitir, empecé a grabar en vídeo con el móvil y fin de la conversación. Acto seguido me bloquearon todos los accesos, algunos los reactvaron y me despidieron alegando reestructuración de la empresa. La abogada también intentó trolearme para que llegase a un acuerdo con la empresa. Yo claro, he demandado.

    Moraleja: nada como saber tus derechos, grabar las cosas y saber que si los abogados de la empresa intentan "negociar" es porque tienen pasta que soltar. Sobre aceptar o no un falso ascenso, a día de hoy lo rechazaría por la vía de los hechos, verbalmente diría sí, sí y luego me limitaría hacer las funciones contratadas. (A no ser que me interese el despido por tener otro curro a la vista)

    ResponderEliminar
  4. Lea lo que lea siempre me vienen ejemplos de hostelería,menuda puta lacra de sector

    ResponderEliminar