• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.
  • 09 noviembre 2020

    Datos oficiales: la hostelería es el sector más infractor.

    La Inspección de Trabajo publica un informe anual resumen de sus actuaciones y el último disponible corresponde al año natural 2018. Hoy vamos a hablar en Laboro de las cosas de Manolo el del bar, pero no con opiniones o especulaciones sino a partir de los datos oficiales de ese informe. Vamos a hablar de los datos de Inspección del sector de la hostelería. Pasen y vean, la función va a comenzar.

    Actuaciones en materia de extranjería.

    El sector de la hostelería acumula la mayor concentración de actuaciones inspectoras en materia de extranjería, con un 39% del total y casi duplicando al comercio, 2º clasificado. Atención porque estamos hablando de las infracciones más graves posibles. No se trataría de hacer horas extras ilegales o de tener un contrato temporal en fraude sino de que Toñi la camarera sudamericana sin residencia legal en España estaría trabajando sin contrato ni alta en la SS, cobrando todo en B, sin indemnización de despido, sin vacaciones pagadas, sin bajas médicas, sin paro, sin jubilación…

    Está claro que una cosa es que haya muchas inspecciones y otra cosa es que encuentren algo corregible o sancionable. En ese aspecto gana el sector del campo con un 29% de actuaciones "eficaces", pero la hostelería y los servicios son los subcampeones con un 25%. En resumen, cuando los inspectores actúan por este tema, en los negocios de hostelería pillan “trabajadores sin papeles” una de cada cuatro veces.

    Aunque no lo dice en el informe, parece bastante obvio que la mayoría de estas actuaciones se originaría por denuncia ante Inspección de Trabajo, de lo que cabría deducir que el sector de la hostelería sería también el campeón absoluto en nº de denuncias. No olvidemos que la denuncia es gratis, la puede poner el trabajador de la empresa, pero también la puede poner un familiar suyo, un cliente, un vecino o un empresario de la competencia que sí que cumpla con la legislación laboral. Incluso hay formas de comunicación anómina con la Inspección (enlaces al final). Pero si no fueran actuaciones por denuncia serían actuaciones de oficio, lo que querría decir que el sector de la hostelería sería el más sospechoso para la Inspección en matería de extranjería.

    Actuaciones en materia de Seguridad Social.

    Son inspecciones por falta de cotización a la SS. Fundamentalmente estamos hablando de trabajadores “con papeles” pero trabajando sin alta en la SS y por tanto sin despido ni bajas ni vacaciones… O bien de trabajadores con papeles y alta en la SS pero con contrato por una jornada inferior a la real y/o cobrando una parte del salario en sobres B, es decir con bajas, despido, vacaciones y jubilación a un importe inferior al correcto.

    ¿Qué tal la hostelería en este campeonato? Pues de nuevo campeones, oe oe oe, porque la hostelería casi duplica en nº de actuaciones por Seguridad Social a la construcción, merecido subcampeón. Además la hostelería junto con los servicios son los dos sectores con mayor eficacia de las actuaciones; de nuevo por detrás del campo, que es el sector invencible en este aspecto. El 11% de las actuaciones inspectoras en hostelería por materia de Seguridad Social acabaron en sanción. Sin olvidar que cabría sospechar que hubiera muchas conductas sancionables pero no sancionadas por falta de pruebas, ya que para algo el dinero B se pagaría en sobres y no por banco. Si un inspector se presentara en un bar y hubiera un trabajador sin papeles detrás de la barra, digamos que de esa no se escaparía el empresaurio. Pero si ese mismo trabajador tuviera contrato y nómina de 2h diarias pero trabajara 8 cobrando 6 en un sobre, probablemente ese empresaurio se escaparía si el Inspector no pudiera probarlo o incluso si ni siquiera pudiera saberlo, quizá porque el trabajador incluso lo negara. No olvidemos que Porfirio se tiró por la ventana (enlaces al final).

    Infracciones totales.

    El informe contiene datos sobre otras materias inspeccionadas divididos por sectores. Pero para no aburrir vamos a los datos totales de nº de infracciones recogidas en acta de la Inspección, que son los más ilustrativos. El sector de la hostelería es el glorioso e indisputado campeón absoluto en nº total de infracciones (21.424), seguido a gran distancia por los servicios profesionales (14.499).

    Siempre estarán los que digan que no se puede generalizar que todos los empresarios de la hostelería sean defraudadores porque la mayoría no lo son. O sea, los que digan en la misma frase que no se puede generalizar en un sentido pero sí que se puede generalizar en el contrario. Pero aquí no estamos generalizando sino dando datos oficiales del Informe de la Inspección de Trabajo del año 2018. ¿Decir que el sector de la hostelería es el más infractor es una generalización? Pues no, es dar un dato oficial concreto. ¿Decir que la mayoría de las inspecciones sobre trabajadores sin papeles son en la hostelería es una generalización? No, es el 39%. Son datos y no opiniones, conveniencias o lloriqueos.

    Además, aunque no existieran estos datos oficiales, quizá habría por ahí algún indicio que otro. Si un empresaurio se dedicara a la hostelería, tendría el inconveniente de que sus posibles fraudes estarían a la vista de todo el mundo y no solo de sus trabajadores. Cualquiera que fuera asiduo a un bar o a un restaurante se podría dar cuenta si los camareros estuvieran allí 12 horas 6 días por semana, si no más. Cualquiera se podría dar cuenta si en el bar X no dieran nunca los tiquets, para trincarse las ganancias sin pagar impuestos. Cualquiera con dos dedos de frente podría preguntarse por qué en el bar X solo trabajan camareras rumanas o ecuatorianas que no duran nada y sacar sus propias conclusiones. Oiga, que a lo mejor no existen estos indicios y mienten todos los trabajadores que cuentan eso de que “en la hostelería no hay festivos”, “en la hostelería no hay horarios”, “en la hostelería se libra un día con suerte”, “aquí no hay convenio” o “la mitad en sobre”… Cualquiera sabe.

    El Gobierno y las CC.AA. conocen estos datos y los presuntos indicios igual o mejor que cualquier otro. Por lo que quizá no deberían extrañarle a nadie las posibles consecuencias que supusieran para el sector cuando este pidiera aplicar ese curioso socialismo empresarial españistano que consiste en socializar las pérdidas pero no los beneficios. O sea, pedir ayudas. ¿O se llamaban paguitas? Cualquiera sabe.

    Artículos relacionados:

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Ni se copia contenido ni se imita el nombre.

    16 comentarios:

    NO SE CONTESTAN las consultas laborales en los comentarios. Dichas consultas son un servicio profesional de pago y se hacen mediante el formulario de consulta laboral privada. Los auténticos comentarios siguen unas normas aconsejables. Puedes gestionar tus comentarios si tienes una cuenta en Google.

    1. Una pregunta Laboro (no es consulta laboral) al trabajador se le retiene de la nomina un dinero ¿que finalidad tiene? es curiosidad, hace mucho que no cobro ni pago nominas
      gracias

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Adelantar el pago de impuestos sobre la renta para que en la declaración no te peguen el hostiazo de golpe.

        Eliminar
    2. Pues deben hace pocas inspecciones en el mundo de la veterinaria...

      ResponderEliminar
    3. Bueno, pues esto datos nos confirman que Manolo el de bar es un pobreton y un pringao. Por eso es de derechas.

      Porque es muy facil denunciar a inspeccion - o inspeccionar - un bar e irse a trabajar al bar de dos calles más abajo.

      Pero todas las subcontratas en fraude de un banco de izquierdas liderado por la feminista Botin, no tiene ni una sola inspección o denuncia que llegue a buen puerto. Y pobre del que insinue algo, se va a la calle el mismo día.

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Hay que estar enfermo de la cabeza para pensar que un banco puede ser de izquierdas y que Botín sea feminista. Si los hosteleros no quieren inspecciones, que cumplan la ley en lugar de ser unas ratas explotadoras.

        Eliminar
    4. Por qué será que estos datos no me extrañan? Por qué será que mi interpretación de los mismos no difiere de la dada en el artículo?
      Bueno siempre saldrán los que nos digan (voxtrencos en su mayoría) que la interpretación de esos datos está manipulada por el rojeras podemita de Laboro que nos cuenta medias verdades, pero para el que quiera hacer su propia interpretación ahí tiene el informe de la I.T., y a ver cómo nos lo explican para que, los que no sabemos, los entendamos (no me vale la fórmula de D. Trump, o sea lo del FRAUD!).

      ResponderEliminar
      Respuestas
      1. Como los datos son incontestables, los voxquimanos están callados.

        Eliminar
      2. Lo cual es de agradecer! Gracias por seguir al pie del 'cañón' en defensa de los derechos laborales.

        Eliminar
      3. No apostaría yo mucho, que todavía tienen tiempo para inventarse una explicación sin fisuras que explique que el pobre Manolo no tenía más remedio y es culpa de los rojos perro flautas sindicalistas comunistas bolivarianos por demandar.

        Va un chupito a que todavía aparece alguno

        Eliminar
    5. No me extrañan los datos...en mi pueblo (Mutxamel) el dueño de un bar ni siquiera se pone bien la mascarilla y si algún cliente le llama la atención, éste le contesta que él no tiene "na de na"... Encima! Luego se quejaran estos sinvergüenzas...un control más estricto es lo que hace falta y cerrar el bar a parte de sancionar por atentado a pa salud pública ante actuaciones como estas

      ResponderEliminar
    6. Uno recuerda haber tenido compañeros cuyos padres eran camareros, y aunque su salario no daba para lujos, les permitía que ellos y sus familias viviesen apañadamente, e incluso que sus hijos estudiasen. También recuerdo cuando un cafelito costaba cinco duros, y no las doscientas pelas de ahora; se supone que mi sueldo tendría que ser ocho veces mayor, pero va a ser que no. Debe ser por algún suceso misterioso que obliga a que con precios triplicados, Manolo tenga que pagar miserias a inmigrantes ilegales, que es la única manera de que los bares hagan que España progrese.

      ResponderEliminar
    7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      ResponderEliminar
    8. La hostelería gana por goleada en términos absolutos. Pero si ponemos los datos del informe anual de la ITSS de 2018 en relación con el número de asalariados por rama de actividad (CNAE) según la EPA (media anual de 2018), el cuadro cambia (espero no haber hecho mal los cálculos):

      En estos términos relativos, la hostelería es el SEGUNDO sector más infractor. El auténtico CAMPEÓN de las infracciones es el sector de... mantenimiento y reparación de vehículos de motor (el amigo Paco el del taller), que aplasta como un elefante a una hormiga a todos los demás sectores en todas las mediciones, métricas o magnitudes del informe de la ITSS. A mucha distancia de los Pacos, en un digno segundo lugar, se sitúa la hostelería (los Manolos). Y ya a menos distancia van siguiendo los demás sectores empresaUriales.

      En esta hoja de cálculo están los datos.

      ResponderEliminar
    9. https://twitter.com/eidergorostiza/status/1327891588673105920?s=09

      ResponderEliminar