• Servicio profesional de consultas laborales privadas sin mencionar la empresa implicada.
  • Suscríbete gratis y recibirás los nuevos artículos por email y/o Twitter.
  • Todos los artículos de Laboro son 100% originales. Quien sabe no necesita copiar ni imitar.

  • 02 noviembre 2016

    Negociar un despido con la empresa.


    En este momento hay usuarios conectados a Laboro leyendo los cientos de artículos y miles de comentarios publicados.

    Muchos lectores de Laboro habéis pasado y seguiréis pasando por una situación similar a la siguiente. Por la razón que sea, el empresaurio os quiere despedir pero en lugar de efectivamente despediros y pagaros inmediatamente la indemnización correspondiente, de momento no os despide y dice que quiere "negociar". Todo empresaurio entiende como negociar el pagar menos y/o el pagar más tarde. Es decir que sencillamente le jode pagar inmediatamente la indemnización que corresponda según vuestra antigüedad y salario y quiere negociar con vosotros para que aceptéis un aplazamiento y/o una rebaja de la indemnización e incluso de posibles deudas anteriores. ¿Y a cambio de qué? Eso es lo más gracioso: a cambio de nada o mejor dicho a cambio de despediros inmediatamente en cuanto alcancéis el acuerdo.

    ¿Como es posible que haga una propuesta tan absurda? Muy sencillo, porque es empresaurio y esa es su forma de competir y sobre todo porque cuela. El mundo está lleno de padefos que aceptan negociaciones de este tipo y el empresaurio lo sabe de sobra porque seguramente ya haya conseguido antes acuerdos de esa índole. No solo eso sino que hay padefos que, a cambio de que "les den el paro", admiten el despido sin indemnización o con simulación de cobro de indemnización.

    El propósito de este artículo es que los trabajadores que no sean padefos (los padefos no lo van a leer por la propia definición de padefo) entiendan los hechos básicos en relación al despido, que no deberían necesitar mención ni explicación por ser de simple sentido común. Pero por razones metafísicas desconocidas, trabajadores altamente formados como ingenieros, médicos, astronautas y cosas así creen que hay una especie de reforma laboral, que ninguno se ha leído, que permite a las empresas despedir sin despedir, pagar sin pagar o conceder el paro cual hada madrina.

    1. El empresaurio solo tiene dos opciones: despedirte o no despedirte. Si te despide te tiene que pagar la indemnización (con la excepción del despido disciplinario procedente) y el resto de conceptos del finiquito. Si no te despide te tiene que seguir pagando tus retribuciones y la cotización a la SS. Que elija lo que más le guste. Esto lo descubrió Ramón y Cajal mirando por el microscopio y le dieron el Premio Nobel.

    2. Si decide despedirte solo tiene tres formas de hacerlo: despido disciplinario, despido objetivo y despido reconocido como improcedente. El 1º es sin indemnización, el 2º con indemnización de 20d/año y el 3º con indemnización de 45d/año de tu antigüedad anterior al 12/2/12 y 33d/año de la posterior.

    3. El único despido sin indemnización es el disciplinario procedente. Quien decide que el despido sea disciplinario es el empresaurio, pero quien decidiría si fuera procedente, improcedente o incluso nulo sería el juez en caso de demanda de impugnación, que el empresaurio no puede evitar que ponga el trabajador. No lo decidiría el empresaurio ni su asesoría ni su primo. Los jueces suelen calificar como improcedentes los despidos disciplinarios incluso con faltas probadas pero no lo suficientemente graves y/o por fallos de forma. Por tanto difícilmente podrían declarar procedente un despido disciplinario por causas absurdas, inventadas, indemostrables, etc. etc. Eso los empresaurios lo saben muy bien y el hecho de que quieran negociar tu despido podría ser prueba de ello, ya que si existieran faltas lo suficientemente graves y demostrables no necesitarían negociar nada sino que directamente te despedirían sin pagar indemnización, aunque sí el resto de conceptos del finiquito que pudieran existir. Al respecto cabe recordar el truco del despido disciplinario con susto.

    4. Si el empresaurio quiere negociar seguramente será porque quiera hacerte un despido reconocido como improcedente o más probablemente un despido objetivo como excusa, pero en ambos casos rebajando y/o aplazando la indemnización. Pero como es obvio, tú no tienes obligación alguna de aceptar ni rebajas ni retrasos. El importe es el indicado en el punto 2 y si quiere despedirte que te lo pague y si no quiere pagártelo que no te despida, pero entonces que siga pagando retribuciones y cotización. Él verá lo que hace.

    5. Para un despido no se necesita un acuerdo ni que el trabajador firme un finiquito. Para efectuar un despido solo se necesita una carta en la que te comuniquen (una comunicación no es lo mismo que un acuerdo) el despido, la fecha y las razones del mismo. Dicho sea a la inversa: al empresaurio sí que le encantaría que le firmaras un finiquito con renuncia a reclamación posterior, pero que tú estuvieras de acuerdo con el despido no te haría necesario firmárselo. ¿Que no le gusta que no se lo firmes? Pues que no te despida y siga pagando retribuciones y cotizaciones. ¿Que te despide y no te paga por no haberlo firmado? Pues entonces se lo podrías cobrar por las malas y además con las posibilidades de añadir intereses e incluso sanciones y que si el despido fuera objetivo se transformara en improcedente y por tanto aumentara la indemnización a más o menos el doble, dependiendo de la antigüedad.

    6. Sería lógico que el empresaurio pretendiera que le firmaras una dimisión o baja voluntaria, porque en ese caso no tendría que pagarte indemnización al no tratarse de un despido, pero sí el resto de conceptos que existieran del finiquito. Al igual que también sería lógico que tú quisieras que él te regalara su BMW particular (pero puesto a nombre de la empresa para desgravarse su coste y gastos). Pero al igual que el empresaurio no te regalaría su BMW por muy conveniente para ti que fuera, tú tampoco tendrías por qué regalarle tu dimisión por muy conveniente para él que fuera. Si cuando se va a comprar coches no los regalan, cuando se va a comprar despidos tampoco deberían regalarlos.

    7. Si firmas un despido aceptando haber cobrado la cantidad X pero sin cobrarla realmente, esa cantidad saldrá de la empresa y se la quedará el empresaurio como persona física y libre de impuestos, porque teóricamente la habrías cobrado tú. Se habrían convertido de dinero "blanco" o A de la empresa en dinero "negro" o B del empresaurio. Firmar haber cobrado X€ pero sin cobrarlos es lo mismo que cobrarlos y luego regalárselos personalmente al empresaurio metidos en un sobre y sin que te firme recibo. ¿Aún no sabes que no es lo mismo el dinero de la empresa que el dinero del empresaurio? Pues puedes tener por totalmente seguro que él sí que lo sabe. Por eso el empresaurio hispánico en su hábitat natural prefiere un despido pactado simulando una indemnización X que el despido disciplinario pactado sin indemnización, porque de la 1ª forma la X se la queda él para gastársela en horteradas variadas pero de la 2ª forma no hay X que pueda quedarse.

    8. El empresario no te da el paro. Quien te lo daría sería el SEPE (antiguo INEM), le gustara o no al empresaurio. Todo despido genera derecho a paro reuniendo los otros requisitos habituales (tiempo cotizado, etc.) que no dependen del empresaurio. Si te despidiera y no te diera el certificado de empresa podrías pedir y cobrar el paro igual y además añadir una denuncia ante Inspección de Trabajo porque sería falta sancionable. Es decir que volvemos, como siempre, al punto 1: si te despide te tiene que pagar indemnización y resto del finiquito y tú cobras el paro aunque le joda. Si no te despide te tiene que seguir pagando sueldo y cotizaciones.

    9. Si el empresaurio se enfadara porque no quisieras negociar el despido a su manera y firmarle los papeles que él quisiera, podría despedirte a causa de su enfado. Pero el otro día la NASA miró hacia atrás en el tiempo por el telescopio Hubble y descubrió que resulta que ya quería despedirte antes de enfadicarse.

    10. Nadie puede impedirte que aproveches el despido no solo para no negociar rebaja ni retraso alguno en su pago sino para demandar las diferencias salariales que pudieran existir a tu favor y los intereses sobre las mismas. Por haber tenido una mala clasificación profesional, un convenio incorrecto, unas tablas salariales antiguas o todo a la vez. De esta forma incluso la indemnización podría subir porque dependería del salario correcto que pudieras probar que te correspondiera. Al igual que no necesitas renunciar a nada para presentar la baja voluntaria y puedes aprovecharla para pedir lo que antes no pediste, tampoco necesitas renunciar a nada en caso de despido y también lo puedes aprovechar para lo mismo.

    11. Tampoco podría impedirte nadie que si te obligaran a cobrar por las malas añadieras de paso unas denuncias ante Inspección de Trabajo por las cosillas que sucedan en la empresa con el resto de trabajadores. Contratos temporales en fraude, retrasos e impagos, horas extras ilegales, falta de registro de la jornada y un larguísimo etc.

    12. El empresaurio enfadicao puede hablar mal del trabajador despedido y perjudicarle, más aún en poblaciones pequeñas. Pero Sherlock Holmes vino el otro día con la lupa y dijo que el trabajador despedido enfadicao también puede hablar mal de la empresa y perjudicarla, especialmente ante sus clientes o potenciales clientes, y que el perjuicio también sería mayor en poblaciones pequeñas. Que cada cuál deduzca quién tiene más que perder en ello y quién sería más creíble.

    13. Que tú también quisieras el despido o incluso que lo hubieras propuesto tú no tiene por qué cambiar nada. Si el empresaurio no quisiera despedirte no lo haría y no habría negociación. Pero si hubiera negociación sería porque él también querría despedirte y en ese caso puedes volver a leer otra vez este artículo completo por si no lo hubieras terminado de asimilar. Es decir que de lo que se trata es de que el empresaurio quiera despedirte y en ese caso tendría poco que ver que tú también quisieras el despido. Como es obvio, no tendrías por qué darle muestras de que no te molestaría el despido sino todo lo contrario.

    Como conclusión cabe añadir que habitualmente el empresario listo y sobre todo el empresario grande no negocia despidos como un empresaurio patán sino que hace directamente despidos y los paga. Las reformas laborales del 2012 y 2010 (no, ésta no se olvida) ya le han puesto el despido y sobre todo los salarios (de los que dependen los despidos) lo suficientemente baratos para que no necesite arriesgarse a meterse en problemas. Sobre todo teniendo en cuenta que lo que le cuesten los despidos puede que lo hayan pagado antes los propios trabajadores.

    Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro "Tus Derechos en el Trabajo" (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

    Todos los artículos pubicados en Laboro son 100% originales. Quien sabe no necesita copiar ni imitar.

    9 comentarios:

    Vadorman dijo...

    Os cuento mi historia para que veais cuál ha sido mi negociación.
    Hace más de un año denuncié los impagos de la empresa (más de 9 meses de retrasos pero no más de 3 de impagos) y reclamé la disolución del contrato. En conciliación no hubo acuerdo y el juicio fue hace un mes. Durante este año no ha habido ningún contacto. A falta de 4 días me dicen que quieren que siga en la empresa pero sin subida de salario y sin nada a cambio (no admiten el impago ni ofrecen al menos una compensación económica). Llega el juicio y antes de entrar me ofrecen un despido objetivo con 21 días por año trabajado. Digo que no y al entrar el juez pregunta si ha habido algún tipo de acuerdo. La empresa dice que me ofrece 30 días por año trabajado. El juez dice que es un grandisimo acuerdo y que compre lotería porque tengo la suerte de cara, que nos deja un momento para deliberar. Al final lo acepto en vez de los 33 días que me corresponden ya que cabe recurso y tendría que trabajar hasta que salga la sentencia (que podría ser de un año). Así que más tranquilidad para mí que ahora puedo buscar otro trabajo y no estar viajando tanto o que se produzca algún tipo de represalia durante ese tiempo.... Y peor para la empresa que no encuentra ahora a nadie que supla a alguien que ha estado 10 años en la empresa. Por lo que he aprendido la justicia prefiere un acuerdo a la baja antes que dictar lo que dice la ley, con lo que es normal que los empresaurios intenten siempre tirar a la baja.

    alfonso galvez blanco dijo...

    Bastante claro está todo. No obstante, me gustaría comentar que con la ultima reforma laboral (2012) Ponía en la exposición de motivos que desaparecía el despido exprés, pero las empresas pueden seguir despidiéndote y reconociendo la improcedencia(pagándote la correspondiente indemnización 45/33 o 33 si es después de febrero de 2012)con el "inconveniente" de retener IRPF de esa indemnización. Así lo están haciendo muchas empresas. Aunque a mi me genera dudas.

    Gracias, sois muy claros en la exposición. Mi felicitación de nuevo

    TOMAS dijo...

    Como siempre, cuanta razón tienes, el problema es la cantidad de padefos que existen.
    Mi despido, que no quisieron negociar, lo realizaron con un ERE; tras la denuncia correspondiente, lo declararon nulo, me estuvieron pagando y cotizando 26 meses, para al final, volver a negociar y pagarme lo que solicitaba 3 años atrás, más salarios de tramitación y otras partidas; debo decir que el tema acabó en el supremo con sentencia favorable.
    En este caso, decirte que aunque la empresa era de las que despedía y pagaba, el jefe de recursos humanos se creía que estaba por encima del bien y del mal, en resumidas cuentas otro padefo que cree que la empresa se va a acordar de todo lo "bueno" que ha hecho por ella.
    Para finalizar darte mil gracias por todos y cada uno de los artículos que publicas.

    visentet dijo...

    Impresionante como siempre, claros y directos.

    lola hernandez dijo...

    Laboro, me gustaria un comentario sobre lo que ha dicho/echo el del primer comentario.

    FERNANDO OMEZ MAYORDOMO dijo...

    Es duro admitir que uno ha sido y es un "padefo" -aunque uno espera no seguir siéndolo- pero el hecho de desconocer tantas leyes en el ámbito laboral y muchas veces siendo mal aconsejado o defendido por los sindicatos (sin querer valorar las razones de esto último pues éstos realizan una función imprescindible y valiosa) es sencillo caer en la actitud de desidia e indefensiòn.
    Por fortuna tenemos a personas y profesionales que nos explican el derecho laboral desde el punto de vista de la parte débil en las relaciones laborales. Y por lo demás dichas explicaciones las llevan a cabo desinteresadamente (aunque puede que haya quien piense que no es así porque como el caso de Labor oferta sus consultas y libros).
    En lo que a mi respecta he consultado y comprado a Laboro, y gracias a ello espero que la parte de padefo que aún quede en mi se haya reducido. NO quiero con ello que se entienda que tengo algún interés en que el "negocio" de Laboro prospere y se "haga de oro", simplemente al haber consultado a Laboro e informarme con su libro, me he enriquecido yo. Y gracias a sus artículos con esa carga de humor me sigo enriqueciendo más e incluso puedo intentar ayudar a otros/-as trabajadores/-as, y esto es sencillamente gratificante:
    ¡NO MÁS PADEFOS! (ojalá se incluya el concepto en el glosario de nuestros diccionarios)

    manuel murillo dijo...

    FERNANDO, como dices:” muchas veces siendo mal aconsejado o defendido por los sindicatos...” Yo sí quiero valorar este comentario. Los sindicatos no son dioses, eso está claro, probablemente a lo que tú te refieres es a las secciones sindicales que son las que tienen presencia en las empresas. Las secciones sindicales son un equipo del sindicato en la empresa y la calidad de las mismas es directamente proporcional a la calidad de sus integrantes. Por muy bueno que pueda ser un sindicato (que no digo que no los haya, aunque yo no he visto ninguno bueno nunca), la acción sindical de la sección en la empresa, dependerá siempre en mayor medida de la validez de sus afiliados en la empresa y sobretodo de sus representantes o delegados, del interés que tomen y de lo luchadores que sean. Porque yo no he visto ningún sindicato, (que no digo que no los haya) que asesore y tutele la acción sindical de sus delegados en la empresa. Por ejemplo, en una negociación colectiva, cuando se está negociando un convenio de empresa, no he visto que los sindicatos envíen a sus abogados a sentarse a la mesa de negociaciones o incluso algo mucho más fácil, que el sindicato remita a sus abogados la propuesta de convenio antes de que sus delegados lo firmen. Ni siquiera la autoridad laboral que se supone debería comprobar que los convenios que se firman respetan el ordenamiento jurídico, lo hacen. Y se firman convenios contrarios a Derecho todos los días. Menos mal que la supuesta vista de la autoridad laboral antes de publicar los convenios en el boletín oficial correspondiente es una presunción iuris tantum. La negociación colectiva es una estafa. Así de claro!!! Siempre lo he dicho, sentamos a la misma mesa a profesionales bien entrenados, que saben lo que hacen porque lo están haciendo todos los días (llámalo como quieras: robar, estafar, engañar, etc.) y al otro lado los trabajadores. Que en la mayoría de los casos ninguno tiene la formación suficiente, y aunque la tuviera, ninguno tendrá la experiencia necesaria y sobretodo, el valor para enfrentarse a los que pueden darle una patada en ... ya me entiendes. Los sindicatos en Españistán tienen sus propios intereses y están alejados de los intereses de los trabajadores. Es triste reconocerlo pero es así, si les preocuparan los trabajadores y no sus propios intereses veríamos como los sindicatos formarían a sus delgados para poder afrontar la negociación colectiva sin claudicar en el intento, o actuarían de oficio ante incumplimientos del orden social patentes, no te digo cuestiones que sean difíciles de probar sino hechos, como convenios que incumplen las leyes, que pasan por las manos de los sindicatos y se firman sin ningún rubor y la autoridad laboral los publica en el boletín oficial de la provincia correspondiente. Mi opinión personal es que los sindicatos son el caballo de Troya de los trabajadores. Pueden ser una herramienta que ayude a solucionar problemas puntuales, pero una herramienta que tendrás que aprender a manejar porque no va a ser fácil conjugar los intereses de tu colectivo con los del sindicato.

    Por otro lado, la labor que realizan en Laboro es sencillamente impagable. He utilizado sus servicios cada vez que lo he necesitado y lo seguiré haciendo porque la información que proporcionan es útil, veraz y confiable. Además de la profesionalidad y rigurosidad con que se manejan. Chapeau!!

    Laboro dijo...

    Lo de las burradas de convenios publicados en boletines oficiales sería merecedora de un artículo de la sección de humor. No solo burradas de normativa laboral sino burradas de sentido común, por no hablar de faltas de ortografía y redacciones de artículos hechas COMO EL CULO sin sentido alguno. Incluso convenios que aún llaman "productor" al trabajador demostrando que más de un vividor ni se ha molestado en revisar ese punto en casi 40 años, ya que "productor" era el nombre que se usaba en el primer franquismo (el del brazo en alto) para evitar usar la palabra obrero.

    En el twitter de Laboro de vez en cuando se van publicando algunas perlas de convenios conforme se van encontrando. El record mundial registrado hasta la fecha es un convenio del personal de tierra de una famosa línea aérea en la que "voluntariamente" puede renunciar a la aplicación del convenio cualquier trabajador :-D :-D

    Por otro lado no es cierto que la autoridad laboral ni se mire los convenios, pero a lo mejor solo los mira para lo que le interesa. De hecho hace poco intervino para declarar contrario a derecho que se hubiera acordado con la patronal de un sector (en un acuerdo nacional sectorial) la prioridad de ese acuerdo sobre los convenios de empresa. Es decir que la autoridad laboral quería asegurarse de que los convenios de empresa siguieran siendo preferentes en todo caso para así poder seguir permitiendo que los trabajadores "voluntariamente" firmen convenios en los que curiosamente se bajan el salario o se aumentan la jornada respecto al convenio del sector. Es decir que vinieron a decir nada menos que mediante acuerdo nacional no se puede mejorar lo que dice el ET al respecto de prioridades de convenios.

    a.s. dijo...

    Buenas tardes a todos/todas,

    Un amigo me envió el enlace a esta pagina,porque he sufrido mobbing en la empresa donde trabajaba, a ver os contare que se trataba de una empresa familiar, uno de los jefes es el que me ha echo la vida imposible desde que empece a trabajar allí, mi función era de administrativo y un poco de todo tenia que saber ( eso fue hace 11 años y dos meses que se cumple el próximo día 19 de este mes), insultándome, faltando me el respeto, a veces quedarme a trabajar después del horario laboral que es cuando aprovechaba para intimidarme, insultarme y otras cosas.
    En el año 2013 estuve un mes de baja por mobbing, en esa época vivía en casa de mi hermana y su esposo ( es el otro socio de la empresa) y tras ese tiempo dije que me incorpora al trabajo solamente con la condicion que no me volviera a faltar el respeto, tuve la suerte de que me tocara un VPO y mudarme, a partir de alli fue cuando empece a plantarle cara que era el consejo que me habia dado el primer psicologo y a ver hasta donde ibamos a llegar, lo que es claro es que nunca quiso que estuviera trabajando alli y me dijo que me vaya igual que habia llegado: sin nada ( ni paro, ni indemnizacion).
    Desde la ultima baja que tuve lo que hizo cuando me incorpore al trabajo fue cargarme tanto trabajo que no pudiera hacerlo, pero si lo hacia aunque me tuviera que quedar en el descanso del medio dia, a veces sin comer para poder terminar el trabajo y salia a las 19:00 h.
    Tengo que hacer hincapie que tampoco podia ir a cursos de formación.
    El pasado mes de octubre fue la ultima intimidación y por si fuese poco insulto a mi madre, fui al medico de urgencia con la ansiedad que tenia y me dio la baja en el instante.
    De momento sigo de baja, pero mi hermana me presiona que vaya a hablar con su cuñado para que intentemos llegar a un acuerdo, siendo honesta no me apetece verle que me da asco como persona y es el que me provoca la ansiedad, pero no se que hacer, que haríais vosotros?

    Mil gracias por los artículos, están muy bien y me han ayudado mucho.

    NO SE CONTESTARÁN las consultas laborales que se hagan en los comentarios. Dichas consultas solo se admitirían y se contestarían mediante el servicio profesional de consultas laborales privadas, sin necesidad de que mencione la empresa implicada. Para escribir auténticos comentarios (no consultas laborales) pulse aquí.